Villarejo quiso influir para colocar a Moix como fiscal jefe Anticorrupción

"Teniendo al fiscal Anticorrupción y al fiscal general equilibramos un poco toda la debacle que tiene El Gato (Félix Sanz Roldán)", dice el excomisario a un socio en una conversación

Unos audios a los que ha tenido acceso ‘La Vanguardia’ demuestran como el excomisario José Manuel Villarejo, ahora en prisión, quiso influir para que Manuel Moix fuese fiscal jefe Anticorrupción. La etapa de Moix fue una de las más convulsas en la institución y tras una serie de escándalos acabó dimitiendo tras descubrirse que poseía el 25% de una compañía offshore en el paraíso fiscal de Panamá.

Si al final sale Moix eso me tranquiliza mucho. Teniendo al fiscal Anticorrupción y al fiscal general ya por lo menos equilibramos un poco toda la debacle que tiene El Gato. Ya nos gustaría a nosotros, la que podríamos liar. Se quedaría España como un erial”, dice en los audios Villarejo a uno de sus socios, Adrián de la Joya, tal y como recoge el diario catalán.

Se da la circunstancia de que estas conversaciones tuvieron lugar el 17 de febrero del 2017, cinco días antes de que Moix fuera nombrado jefe de la Fiscalía Anticorrupción.

El Gato, al que hace mención Villarejo, es el director del CNI (Centro Nacional de Inteligencia), Félix Sanz Roldán a quien el excomisario culpa de la persecución a la que se ha visto sometido y por la que ha acabado en la cárcel.

En el momento de las conversaciones, el fiscal general, y persona que debía designar a Moix, era el fallecido José Manuel Maza, quien según Villarejo era su “amiguete”. Maza fue reprobado 16 de mayo de 2017 por el Congreso junto al entonces ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el propio Moix.

El Congreso pedía la destitución de Maza por “incumplimiento grave y reiterado de sus funciones” y, junto con Moix, en la moción aprobada se les atribuían actuaciones tendentes a favorecer y proteger a personas del Partido Popular investigadas en causas judiciales.

El excomisario reconoce en las conversaciones que un íntimo amigo suyo, al que nombra como Pepelu, y que los investigadores sospechan que podría ser el comisario José Luis Olivera, habría sido quien habría hecho llegar a Maza la buena decisión que sería designar a Moix. “La prueba la vamos a tener el día 22. ¿No dicen que nombran a Moix? A ver si lo nombran (…) Pepelu sí tiene línea directa con Maza igual que yo también. Otra cosa es que Maza este se haya acojonado. Él es tronco, tronco, yo soy amiguete“, asegura.

No deja de ser curioso sin embargo que fue Moix quien ordenó iniciar una investigación contra Villarejo tras una información aportada por la UCO (Unidad Central Operativa) de la Guardia Civil.

RELACIONADO