El PSN cerrará este viernes un acuerdo con Geroa Bai, Podemos e I-E y quedará en manos de EH Bildu

El PSN está a un paso de cerrar un acuerdo programático con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra (I-E) para hacerse con el Gobierno de Navarra, un pacto que los socialistas están convencidos que se cerrará este viernes. Con este acuerdo, la investidura de María Chivite quedaría en manos de EH Bildu, ya que requiere de su abstención.

Los cuatro partidos de este acuerdo están en minoría en la Comunidad Foral, ya que solo tienen 23 de los 50 parlamentarios que conforman la cámara territorial, por lo que necesitan de la abstención del partido liderado por Otegi.

Las cuatro fuerzas se han reunido este jueves para cerrar los acuerdos alcanzados en las siete mesas sectoriales que han trabajado durante los últimos días: educación, cultura y deporte; igualdad, Navarra social y juventud; salud; política lingüística; empleo, programa económico y fiscalidad; regeneración, memoria democrática y función pública; y administración local, medio ambiente, sostenibilidad y energía verde.

Al término de la reunión, los portavoces de estos partidos han mostrado su satisfacción por el avance en las negociaciones, que esperan concluir este viernes, aunque en todo caso las cuatro fuerzas suman 23 de los 50 parlamentarios de la Cámara, por lo que la investidura de la socialista María Chivite precisaría de la abstención de EH Bildu.

El secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, quien se ha mostrado convencido de que mañana se firmará el preacuerdo, ha explicado que se ha cerrado el trabajo de todas las mesas sectoriales excepto una, la de autogobierno, un tema que se debatirá este viernes.

También falta por concretar las “normas de funcionamiento” de los cuatro partidos durante la legislatura, por ejemplo en cuestiones como la presentación de iniciativas parlamentarias.

El dirigente del PSN, quien no ha concretado los temas en los que hay desacuerdos al no estar cerrado el pacto, ha apuntado que el preacuerdo deberá ser sometido después a la ratificación de las respectivas ejecutivas de los partidos.

Tras recordar que, cuando se negocia, “todos tienen que dejar cosas en el tintero en pro de la convivencia, de un acuerdo que beneficia a la ciudadanía navarra”, Alzórriz ha señalado que también han llegado a acuerdos en relación al euskera.

“El Partido Socialista no está en contra de la lengua navarra, lo que queremos es llegar a un consenso para que el euskera no se utilice políticamente”, ha dicho.

El portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha mostrado su satisfacción por lo que “es para nosotros casi ya un preacuerdo definitivo que sienta las bases de un gobierno progresista, plural y estable para Navarra”.

“Espero que mañana podamos decir que llevamos el preacuerdo en su globalidad a los órganos de Geroa Bai”, ha indicado Martínez, quien ha mostrado su deseo de que, el día 6, “los Sanfermines nos reciban con este preacuerdo”.

Por Podemos Navarra, Mikel Buil ha aseverado que en la reunión se ha llevado a cabo “un trabajo muy intenso, cordial” y “con lealtad” que ha culminado “en una mesa política en la que se ha tenido un buen tono en torno a las principales discrepancias”. Buil se ha mostrado contento por que Podemos ha logrado introducir “bastantes propuestas” en el texto que se está negociando.

Por su parte, Marisa de Simón, de I-E, ha insistido en que “lo más probable es que se llegue mañana a un preacuerdo de programa para este legislatura”, que en su caso deberán ratificar las dos fuerzas de su coalición: IU y Batzarre.