Vox se querella contra Zapatero por ‘colaborar’ con ETA y rechaza el homenaje a las víctimas

Abascal dice que el expresidente habría "alertado" a la banda sobre "intervenciones policiales" en Francia, según su interpretación de las actas de la negociación entre Moncloa y la organización terrorista

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha anunciado este jueves que su partido ha interpuesto una querella criminal contra el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero en la Audiencia Nacional por “colaboración con organización terrorista” y “revelación de secretos”.

La querella, presentada ante la Audiencia Nacional, atribuye además a Rodríguez Zapatero el presunto delito de “omisión del deber de perseguir delitos”.

El líder de Vox ha explicado que la querella se sustenta en que el expresidente socialista habría “alertado” a ETA sobre “intervenciones policiales” en suelo francés, lo que condujo a algunos atentados con posterioridad, según su interpretación de las actas de la negociación entre Moncloa y la organización terrorista durante el gobierno de Zapatero.

Además, Abascal ha dicho en rueda de prensa en el Congreso que su partido no ha concurrido al homenaje institucional a las víctimas del terrorismo que se celebra este jueves en las Cortes, por considerar que se ha convertido en una “coartada para el blaqueamiento de ETA” y el proceso de negociación entre el Gobierno y la banda terrorista que, a su entender, está impulsando el PSOE.

“Nuestro único acto de homenaje a las víctimas del terrorismo será contribuir a que se haga justicia”, ha señalado el líder de Vox, que se ha negado a coincidir con el PSOE, ERC, PNV “o, incluso, Bildu, que ha anunciado que acudirá al minuto de silencio”.

Ha incidido en que con la querella y la no asistencia al homenaje, quieren denunciar la existencia de “dos procesos convergentes”: el “blanqueamiento de ETA” y el proceso separatista que lleva a un cambio de régimen.

Según ha advertido, se está permitiendo que Bildu asista a este tipo de homenajes sin que haya condenado los atentados de ETA, que haya homenajes sistemáticos en las calles del País Vasco y Navarra a los presos de la banda terrorista y que estos no colaboren para resolver los crímenes pendientes.

En ese sentido, ha enmarcado también dentro de ese proceso de negociación con ETA el fin de la denominada “doctrina Parot” por “estrategias y manejos en Estrasburgo” y que ha supuesto la excarcelación de “peligros criminales”, la aprobación de leyes de “abusos policiales” en los parlamentos vasco y navarro y pactos “en ciernes” del PSOE con Bildu en la comunidad foral.

La “guinda” de este proceso ha sido, según Abascal, la entrevista de este lunes a Arnaldo Otegi en Televisión Española, contra la que Vox está estudiando medidas, porque “no se puede dar voz a quien aún está inhabilitado y cumpliendo condena”.

Preguntado por la posibilidad de que Vox pudiera abstenerse en la investidura del secretario general socialista, Pedro Sánchez, ha recalcado que están responsabilizando al PSOE de un proceso de negociación con ETA que busca un cambio de régimen, la articulación de un frente popular y el desbordamiento del orden constitucional.

“No hay ninguna posibilidad de que nosotros nos sumemos a contribuir ni con un voto a favor ni con una abstención a que eso pueda consolidarse en España”, ha zanjado.