Vox exige la firma de PP y Cs en un acuerdo programático para investir a Díaz Ayuso en Madrid

“No es indispensable sentarnos a una mesa las tres partes. Lo que es indispensable es tener un programa único firmado por las tres partes”. Con estas palabras ha resumido Rocío Monasterio sus exigencias para apoyar a la candidata del PP a presidir la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. La máxima responsable de la formación de ultraderecha a nivel regional ha comparecido en la Asamblea de Madrid para exponer sus condiciones de cara a una negociación después de que Vox anunciara el martes que pasa a la oposición en el Ayuntamiento de la capital por considerar que no se ha cumplido el pacto que firmó con los populares.

De lo dicho por Monasterio se desprende que Vox no plantea necesariamente su entrada en el Ejecutivo autonómico, pero sí quiere tener la garantía de que el partido de Albert Rivera asume lo que se acuerde. En el caso del Ayuntamiento, se ha podido comprobar cómo el documento firmado sólo por los secretarios generales del PP y Vox, Teodoro García Egea y Javier Ortega Smith, involucra a la formación naranja sin que su firma aparezca por ningún sitio. De ahí que en Cs hayan repetido por activa y por pasiva que a este partido sólo le compromete lo que ha firmado con el PP.

Monasterio ha tendido la mano a todos los partidos que pretendan llegar a un acuerdo de investidura durante el mes de julio en la Comunidad de Madrid. La fecha tope para el pleno de investidura es el 11 de julio, lo que significa que el 2 de julio tendrá que ser propuesto el candidato / a por parte del presidente de la Asamblea de Madrid, el diputado de Ciudadanos Juan Trinidad.

Si el 11 de julio no hubiera candidato, Monasterio ha avisado de que “tenemos todo el verano para seguir trabajando”. Y es que según la última reforma del Reglamento de la Asamblea de Madrid, el presidente puede convocar un pleno sin candidato “en el supuesto de que, tras la consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación en la Cámara, la Presidencia de la Asamblea no pudiera proponer al Pleno un diputado como candidato a la Presidencia de la Comunidad”. En dicha sesión, “se dará cuenta al Pleno de la imposibilidad de proponer un candidato, abriéndose un turno de intervención de diez minutos por grupo para explicar su posición”. Esto conllevaría nuevas negociaciones, con fecha límite el 11 de septiembre para realizar un nuevo pleno de investidura con un candidato ya consensuado.

Las condiciones de Vox para que sus 12 diputados apoyen a la candidata del PP son básicamente tres: la firma del documento programático, el “compromiso” en torno a esa firma de un programa único común y “lealtad” para cumplir lo que se firma. Cualquier acuerdo que suscriba Vox, por otra parte, deberá incluir tres principios: “prosperidad, libertad y legalidad”.

Entre las propuestas para garantizar la “prosperidad”, Monasterio ha apostado por eliminar o bajar los impuestos en la Comunidad de Madrid, realizar una auditoría exhaustiva de las subvenciones que se han otorgado en los últimos años, la supresión de las subvenciones destinadas a financiar ‘chiringuitos’ y entidades que “tengan carácter ideológico” y la creación de una Consejería de Familia y Natalidad.

Para avanzar en la “libertad de educación y de pensamiento”, ha propuesto la derogación de aquellos artículos de la legislación que atenten contra la libertad de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones morales y la aprobación de protocolos en los centros educativos que aseguren protección frente a situaciones de discriminación, acoso o violencia.

Con el objetivo de cumplir con la “legalidad”, ha abogado por identificar a todos los inmigrantes que se encuentren en la Comunidad de forma ilegal, repatriar de los menores extranjeros no acompañados, evitar el turismo sanitario, promover la ilegalización de organizaciones que cooperen con las mafias de tráfico de personas y suprimir las ayudas a los inmigrantes ilegales.

Monasterio ha explicado que Vox ha establecido “un marco de negociación”, en la que “las tres partes negocian, ceden y tienen que salir contentas”. “No es indispensable sentarnos en una misma mesa las tres partes, lo que es indispensable es que tengamos un programa único firmado por las tres partes”, ha subrayado. Al ser preguntada si Vox pedirá alguna consejería en el Gobierno regional, ha resaltado que la prioridad de su partido es “defender ideas” y no “pedir consejerías”. Ha destacado, además, que “se rompe el acuerdo por el cual el PP es un socio preferente” de Vox y se fijan unas condiciones de negociación para cualquier partido que quiera hablar con Vox para elegir un candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

El programa único de este periodo de negociación deberá contemplar “como mínimo” las medidas propuestas por Vox, según la candidata, quien ha reconocido que podrá haber más propuestas, aunque no podrán ser incompatibles con sus medidas. “No somos responsables de que haya otros partidos cuya política de pactos se la dicte el presidente francés, Emmanuelle Macron”, ha dicho Monasterio. En respuesta a la diputada de Ciudadanos Inés Arrimadas que ayer afirmó que lo que dice Vox no va a misa, ha replicado que “París bien vale una misa” y ha indicado que en España “no estamos acostumbrados a que un presidente extranjero dicte la política de pactos”, por lo que ha instado al PP a denunciar esta “injerencia extranjera”.

RELACIONADO