Desarrollan un microscopio que identifica los tumores en tiempo real para ayudar a la cirugía

Un equipo de científicos del Leibniz-Institute of Photonic Technology (Alemania) han desarrollado un microscopio compacto que hace visible el tejido canceroso a través de la luz láser. Esto les permite proporcionar al equipo quirúrgico información en tiempo real para identificar de forma fiable los tumores y los márgenes tumorales y decidir la cantidad de tejido que se debe cortar.

Pueden pasar hasta cuatro semanas antes de que los pacientes puedan estar seguros de si el tumor completo ha sido extirpado durante la cirugía de cáncer. Un tiempo de agonizante incertidumbre en el cual cualquier célula tumoral remanente ya puede multiplicarse de nuevo.

Este nuevo microscopio combina tres técnicas de imagen y utiliza muestras de tejido para generar imágenes de alta resolución espacial de la estructura del tejido durante la cirugía. El ‘software’ hace visibles los patrones y los detalles moleculares y los procesa con la ayuda de la inteligencia artificial (IA).

“El análisis automatizado es más rápido y promete resultados más fiables que los diagnósticos de secciones congeladas que se utilizan actualmente, que solo pueden ser evaluados por un patólogo experimentado y que aún deben ser confirmados posteriormente”, aseguran los científicos en un artículo publicado en la revista ‘Head & Neck’.

Este método óptico ayuda a evitar que los pacientes debilitados tengan que someterse a otra operación. Por lo tanto, contribuye de manera significativa a mejorar sus posibilidades de recuperación. Sus creadores predicen que el microscopio compacto podría estar en la clínica dentro de cinco años. Esto podría ahorrarle al sistema sanitario unos costes considerables, ya que el caso de tumores en el área de la cabeza y el cuello, por ejemplo, las células cancerosas se encuentran después de casi cada 10 operaciones.

Los investigadores están ya analizando una solución que les permita utilizar las propiedades únicas de la luz para detectar tumores dentro del cuerpo en una etapa temprana y extirparlos inmediatamente. “Para ello, necesitamos métodos novedosos que ya no funcionen con óptica rígida, sino con endoscopios flexibles”, apuntan los científicos.

Leer más noticias sobre