Borrell renuncia al acta de eurodiputado y confirma que está dispuesto a ser comisario europeo

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, ha renunciado este miércoles al acta de eurodiputado y así se lo ha comunicado a la Junta Electoral Central y al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, a quien ha visto personalmente en Bruselas. Borrell fue cabeza de lista del PSOE en las elecciones europeas del 26-M pero siempre dejó abierta la puerta a la posibilidad de no llegar a ocupar su escaño en la Cámara que presidió entre 2004 y 2007. Y es que el nombre del jefe de la diplomacia española es uno de los que más suenan para situarse al frente de uno de los cargos de la UE que toca renovar por estas fechas. De hecho, en la rueda de prensa que ha ofrecido desde la capital belga, el propio Borrell no lo ha descartado.

Cuando le han preguntado si se ve como comisario europeo, la respuesta del ministro ha sido: “Creo que tengo capacidad para serlo, sin duda alguna”.

La UE debe renovar antes de fin de mes los cinco cargos de presidente de la Comisión, del Consejo y del Parlamento Europeo, así como el de Alto Representante para la Política Exterior de la UE, que conlleva una vicepresidencia de la Comisión, y la presidencia del Banco Central Europeo. Para el Gobierno español, tan importante es colocar a un español en un buen puesto como garantizar que los que no sean españoles compartan la visión española sobre el proyecto europeo. En principio, Borrell es un firme candidato para ocupar el puesto de Alto Representante de la UE para Política Exterior, uno de los más relevantes de la UE, aunque él personalmente prefiere una vicepresidencia económica, que otorgaría más peso político y más influencia a España.

El viernes pasado, en un acto con motivo de la cumbre europea de jefes de Estado y de Gobierno, Borrell bromeó con los periodistas sobre la posibilidad de ocupar uno de los altos cargos de la UE. La cumbre finalizó sin acuerdo por lo que las “quinielas” para la elección de candidatos siguen abiertas. A Borrell le preguntaron dónde se ve dentro del organigrama de la UE, a lo que respondió que “de momento soy ministro de Asuntos Exteriores y diputado electo del Parlamento Europeo”. “Y si le proponen un ‘top 5’ ¿estaría disponible?”, le repreguntaron, a lo que el jefe de la diplomacia española replicó en tono jocoso “hombre, ¡si es muy top!”.

La elección, en cualquier caso, no es fácil ya que, según explican fuentes de la negociación, hay que “encajar todas las piezas”. La designación de los puestos clave debe atender a criterios de distribución “norte-sur, este-oeste, hombre-mujer y por supuesto entre conservadores, liberales y socialdemócratas”. Esto significa que no está garantizado que Borrell vaya a alzarse con uno de los “top jobs” europeos, aunque sigue siendo “una baza clave” en la posición negociadora española. Hay una fecha clave que es el domingo 30 de junio. Ese día, se celebrará una nueva cumbre en la que los jefes de Estado y de Gobierno quieren acordar, al menos, el nombre del presidente de la Comisión Europea, el más importante de todos los puestos en juego. Inmediatamente después, el día 2 o el 3 de julio, la Eurocámara elegirá a su presidente y, de ese modo, se pondrá en marcha todo el juego de equilibrios para el resto de cargos pendientes de cubrir.

Hasta que se dilucide su posible futuro en Europa, Borrell seguirá al frente de la cartera que ha desempeñado desde hace casi un año. En la rueda de prensa, ha explicado que “las actuales circunstancias políticas tanto en España como en Europa han hecho pensar al presidente del Gobierno y a mí mismo que no era muy razonable que el puesto de ministro de Asuntos Exteriores quedara vacante durante un tiempo indefinido”. “Hay mucha incertidumbre sobre cuándo y cómo se podrá producir la investidura”, ha admitido. A su juicio, “no parece que la investidura esté garantiza en los próximos días o semanas” e incluso no ha descartado que “la pospongan hasta después de verano”. “Eso quien lo sabe mejor que nadie es el señor Iglesias”, ha ironizado el ministro en funciones. Por eso, ha considerado que su puesto como titular de Exteriores no se puede dejar vacante mucho tiempo “aunque sea ejercido por otro compañero del gabinete”. “Una cosa son 15 días y otra cosa son tres meses”, ha insistido.

Preguntado por si entendería que los ciudadanos se sintieran estafados después de que se presentara como cabeza de lista del PSOE a las elecciones europeas y ahora renuncie al escaño, su respuesta ha sido tajante: ‘No’. A lo que ha añadido que “hay muchos cabezas de lista que van a ejercer otras funciones dentro de las instituciones europeas”. Tal y como ha recordado, “ser parlamentario no es el único destino para trabajar para Europa y en Europa. No hace falta ser europarlamentario por ejemplo, es un ejemplo, para ser comisario, y yo creo que muchísima gente en España podría razonablemente pensar que mi destino final no hubiera sido el Parlamento sino otros puestos ejecutivos”.

En cambio, la eurodiputada del PP Dolors Montserrat cree que la renuncia al acta de Borrell demuestra que “todo ha sido un paripé y una estafa para rascar votos”. En un mensaje en su cuenta en Twitter, Montserrat ha recordado que en campaña ya había advertido que Borrell tenía que dimitir como ministro al ser candidato al Parlamento Europeo. “Y se negó”, ha subrayado. Montserrat también ha criticado que Borrell siga en el Gobierno pese a permitir “la reapertura de las falsas embajadas”, en referencia a las delegaciones de Cataluña en el exterior.

Cs se ha pronunciado en un sentido casi idéntico haciendo gala de la gran sintonía con su ‘socio preferente’ en la nueva legislatura. Su diputado Jordi Cañas ha tachado de “fraude democrático” que Borrell no quiera ocupar su euroescaño y ha interpretado, como Montserrat, que Sánchez, lo eligió para encabezar la lista europea con el fin de “conseguir el mayor número de votos” para el PSOE algo que, por otra parte, está en la esencia de la lógica electoral de los partidos.

Por su parte, Pedro Sánchez, ha puesto en valor la decisión de Borrell. “España necesita personas con el sentido de Estado que ha demostrado hoy Josep Borrell”, ha subrayado el jefe del Ejecutivo en funciones en un mensaje publicado en su cuenta personal de Twitter en respuesta a otro en el que el ministro de Exteriores explica que ha sido una decisión que ambos han tomado conjuntamente al considerar que “en las actuales circunstancias” es “más necesario” en el Ministerio. En este sentido, Sánchez ha recordado que “el momento que vivimos es decisivo” y ha recalcado que el Gobierno y el PSOE continuarán trabajando por España y para construir la Europa en la que creen. “Y para ello se requieren de los mejores. Gracias, Josep”, ha señalado.

RELACIONADO