El Gobierno de Tsipras cierra su mandato con un nuevo aumento de superávit primario

El Gobierno griego de Alexis Tsipras llega al final de su mandato superando nuevamente con creces los objetivos para el superávit primario.

tsipras grecia

Según los datos publicados este martes por el Ministerio de Finanzas, en los primeros cinco meses del año este excedente que excluye el pago de intereses y de deuda alcanzó los 916 millones de euros, 63 millones mas que en el mismo periodo de 2018.

La cifra es especialmente llamativa si se tiene en cuenta que los presupuestos generales del Estado partían de un déficit primario de 1.447 millones de euros en el citado periodo.

Los datos de hoy son los últimos que presenta el ministerio antes de las elecciones anticipadas del próximo 7 de julio, en las que se augura una victoria clara de la oposición conservadora.

Si bien el déficit presupuestario creció un 76 %, hasta los 1.760 millones de euros, se quedó muy por debajo de los 4.050 millones presupuestados.

Tras años de gestión muy austera, el gasto del Estado creció en el periodo en cuestión y alcanzó los 21.945 millones de euros, 2.604 millones más que hace un año y 255 millones más que lo proyectado en los objetivos fiscales.

También los ingresos, que alcanzaron 20.186 millones de euros, aumentaron sensiblemente: en un 10 % respecto al mismo periodo de 2018 y en un 14,4 % respecto a lo presupuestado.

Sin embargo, este incremento se debió sobre todo a dos factores extraordinarios: la ampliación del contrato de explotación del aeropuerto de Atenas, que permitió ingresar 1.119 millones de euros, así como otros 644 millones procedentes de los beneficios que obtuvieron los bancos centrales de la eurozona con la compra de bonos griegos.

Las inversiones públicas sumaron 1.161 millones de euros, 140 millones menos de lo presupuestado y 371 millones más de lo gastado en los primeros cinco meses del año pasado.

El resultado de los primeros cinco meses contrasta con las advertencias de las instituciones acreedoras sobre un posible descarrilamiento a causa de las recientes medidas fiscales aprobadas por Tsipras, como la bajada del IVA, entre otras.