Rivera ignora las críticas y Arrimadas dice que mantendrá su estrategia ‘firme’ frente al sanchismo

La portavoz en el Congreso de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha lamentado la marcha de Toni Roldán del partido y ha asegurado que la formación naranja “no va a cambiar de estrategia ni de criterio respecto a los pactos” y ha ratificado que continuarán con el ‘no’ a Sánchez porque siguen “apostando por el cambio”. Algo que, ha recordado, la Junta Nacional aprobó por unanimidad en el mes de junio cuando el propio Roldán era miembro de la misma.

En rueda de prensa tras la celebración de la ejecutiva del partido, Arrimadas ha anunciado que Marcos de Quinto sucederá a Roldán en su puesto en éste órgano y el abogado del Estado Edmundo Bal en su cargo como portavoz adjunto en el Congreso.

Dirigentes de Cs se encuentran algo descolocados con la salida del portavoz adjunto del grupo y responsable de programas y acción sectorial y, desde fuentes parlamentarias, han recordado que incluso participó en las negociaciones para formar gobierno en Andalucía donde gobiernan junto al PP con el apoyo de Vox y que “estaba muy satisfecho”.

Por esta razón, Arrimadas considera que quien debe explicar su cambio es el propio Roldán sobre el que ha dicho, “sólo tiene buenas palabras” y le desea “lo mejor”. “Tengo muchísimos recuerdos y experiencias y le deseo lo mejor a nivel nacional, pero nosotros vamos a seguir aplicando el mandato de la ejecutiva”, ha comentado.

La portavoz en el Congreso, considera que el acuerdo del PSOE con Geroa Bai en Navarra marca un antes y un después, ya que demuestra que “Pedro Sánchez ya ha elegido el camino de los nacionalistas, independentistas y populistas” para que le apoyen para formar gobierno. “Nunca he visto un escenario tan claro como el de ahora”, ha comentado.

A primera hora de la mañana llegaba la sorpresa que el propio Roldan había negado el viernes cuando un periódico publicó que se estaba planteando la dimisión. Los primeros en saber la noticia han sido el propio líder de los naranjas Albert Rivera y José Manuel Villegas. Después ha llamado a la portavoz en el grupo parlamentario y le ha comunicado su decisión.

En la ejecutiva que comenzó pasadas las 10 de la mañana, los rostros eran de preocupación y en todo momento, sus componentes estaban prestando atención a sus móviles cuando Roldán (a las 11:30) ha dado las explicaciones de su marcha desde el Congreso y decía que se iba porque Cs había dado un giro a la derecha que el no compartía.

Se empañaba así una ejecutiva en la que se iban a felicitar por los acuerdos de gobierno que habían logrado a última hora con el PP  u otros que están avanzando a marchas forzadas en algunas comunidades como el de Castilla y León y en Murcia donde han pactado 100 medidas con el PP pero necesitarían del apoyo de Vox.

Arrimadas no se ha salido del guión a la hora de dar explicaciones y ha negado la mayor. Ellos, ha dicho, continúan siendo firmes contra Sánchez y así se ha reflejado en las urnas con más de 4 millones de votos. “Se están dando pasos para que haya acuerdos de gobierno moderados, liberales y de regeneración con partidos constitucionalistas”, ha insistido.

Por último, Arrimadas a evitado responder a las críticas de Roldán sobre el giro de Ciudadanos a la derecha y a sus palabras de que “vinimos a superar la dinámica entre rojos y azules y nos hemos convertido en azules”. Simplemente ha sacado pecho por los resultado de las generales en las que han pasado de 32 a 57 diputados.

Hacia la 1:30 llegaba la segunda sorpresa, Javier Nart, uno de los fundadores del partido, abandonaba su puesto en la ejecutiva tras haberse rechazado una propuesta presentada por Luis Garicano para que el partido modificara su postura respecto a la investidura de Pedro Sánchez y que se iniciara una negociación con el PSOE. El resultado de la votación fue de 24 votos a favor de mantener la estrategia de veto, 4 votos en contra y 3 abstenciones. Según ha trascendido los cuatro votos en contra han sido los de Luis Garicano, el propio Nart, Francisco Igea y Fernando Maura.

Poco después ha llegado otra dimisión, el candidato de Ciudadanos en las elecciones autonómicas en Asturias, Juan Vázquez, también renunciaba al escaño en el parlamento regional alegando discrepancias con la política de pactos del partido.

En Murcia, Miguel López Bachero, exsecretario de Programas y Áreas Sectoriales de la formación naranja en la región, se ha sumado a a estas dimisiones y ha abandonado el partido por su política de pactos, según ha informado La Verdad. En un comunicado, Bachero ha comentado que es “un día triste” para los que confiaban “en el carácter progresista y regenerador” del partido.