Iglesias responde que quiere el Gobierno de coalición y el PSOE baraja retrasar la investidura

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha reclamado este lunes al PSOE que se siente a hablar de programa y equipos para formar un gobierno de coalición y deje atrás presiones y "dinámicas de ruido". Iglesias ha insistido en la idea de que su partido debe compartir la mesa del Consejo de Ministros con los socialistas, algo que en Ferraz han rechazado reiteradamente, hasta el punto de que cunde la sensación de bloqueo y de que sería precipitado convocar la investidura para la primera quincena se julio. Más probable es, dicen, la segunda quincena.

“Toca proteger las negociaciones, no compartimos estilo de mandar mensajes a través de medios de comunicación. Hemos aprendido la lección de 2016”, ha señalado Iglesias en una entrevista en Radiocable. “No es sensato negociar así, como si fuera un partido de tenis”, ha afeado al PSOE, al que ha contestado que no va a entrar en “dinámicas de provocación”. A su juicio, ello implica “hablar de programas y de equipos de trabajo y de gobierno”. “Es lógico que ante esta propuesta haya sectores minoritarios que tengan nostalgia de la época del bipartidismo, pero estamos ante una oportunidad histórica”, ha añadido.

Las declaraciones de Iglesias son las primeras que se producen después de su último encuentro con Pedro Sánchez, hace exactamente una semana, que se celebró en secreto pero del que trascendió que no había habido avances por el empeño de los dos interlocutores en la defensa de sus respectivas posturas de máximos. El líder de Podemos quiere ministerios y en el PSOE rechazan de plano la idea sin explicar los motivos concretos. Los portavoces habituales del partido se han limitado a abundar en la excusa -Podemos no suma lo suficiente para alcanzar la mayoría absoluta y en cambio resta otros posibles apoyos- pero no han llegado a entrar en el fondo del desencuentro. Lo que se sospecha, es que ni Sánchez ni la cúpula del socialismo se fían de un partido que defiende estrategias muy distintas a las suyas en temas tan sensibles como Cataluña.

Iglesias, por su parte, trata de presionar exhibiendo su sintonía con organizaciones sociales como los sindicatos. Unidas Podemos se reunirá este lunes con Comisiones Obreras (CCOO) y con la Unión General de Trabajadores (UGT) con el objetivo de tratar las medidas que el futuro gobierno debe afrontar en materia laboral, y con la intención de hacer frente común en la exigencia al PSOE de que se derogue la Reforma Laboral de 2012. A la reunión, que se producirá por la tarde en el Congreso de los Diputados, asistirán el propio Iglesias, el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, y los diputados Rafa Mayoral, Noelia Vera y Yolanda Díaz. Por parte de los sindicatos, están convocados sus secretarios generales, Pepe Álvarez (UGT) y Unai Sordo (CCOO).

Este encuentro se produce después de que desde Podemos hayan avisado a los socialistas de que la derogación de la Reforma Laboral impulsada en 2012 por el PP y acabar con los aspectos más lesivos de la reforma socialista de 2010 serán imprescindibles en la negociación para llegar a un acuerdo de gobierno entre ambas fuerzas. Además, durante estas últimas semanas, han mantenido que lucharán por sacar adelante medidas como el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 1.200 euros en la legislatura, acabar con el abuso de los contratos temporales, o poner fin a la figura del falso autónomo.

RELACIONADO