Ante la investidura

Iglesias, Rivera y Casado rechazan la investidura de Sánchez, lo que conduce a la repetición electoral

Con duras críticas a Pedro Sánchez y al PSOE Pablo Iglesias ha rechazado la oferta de Pedro Sanchez de ‘colaboración’ en el futuro Gobierno con ‘cargos administrativos’ para dirigentes de Podemos y ha vuelto a exigir un Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos, con el propio Iglesias y otros de sus dirigentes en el Consejo de Ministros, lo que parece definitivamente descartado por el PSOE. Ante esta situación, y en plena crisis de Cs por el abandono de la Ejecutiva de Toni Roldán y Javier Nart, Pedro Sánchez se ha reunido de urgencia y en secreto con Pablo Casado en La Moncloa para intentar alcanzar el pacto de la investidura con el PP, recordando que el PSOE (pero no Sánchez) facilitó la investidura de Mariano Rajoy en 2016. Pero Casado le ha dicho que no y le ha recordado lo que el PSOE ha hecho en Navarra y en Cataluña.

Lo que parece la última oportunidad fallida de Sánchez porque Iglesias, su más cercano aliado en la Izquierda ayer le dijo que ‘no’ y acusó a Sánchez de ‘faltar el respeto a sus votantes, amenazar con la repetición de elecciones y lanzar ultimátums’. Clara negativa de un Iglesias enfadado con Sánchez, lo que sumado a la negativa frontal de Rivera (ayer el 77% de su ejecutiva se opuso al pacto con Sanchez) y al ‘no’ de ayer mismo de Casado solo le deja a Sánchez con la única opción de la repetición electoral.

En declaraciones a los medios tras reunirse con UGT y CCOO, el líder de Podemos ha señalado que una negociación de gobierno es “algo serio” y ha instado al PSOE a no usar los medios de comunicación para ofrecer propuestas y lanzar ultimátums, pues ya ha avisado de que la formación morada no entrará en esa “dinámica de partido de ping pong”. “Hemos escuchado en los últimos días elementos contradictorios, hemos escuchado al Partido Socialista decir que un gobierno de cooperación era lo de la Comunidad Valenciana, lo cual nos parecía razonable, y después han dicho que el problema no eran los ministros que el problema era yo, después dicen que no, que el problema es si son los cargos intermedios –ha relatado–. Cada día dicen cosas diferentes a través de los medios de comunicación”.

Iglesias ha garantizado que serán discretos en la negociación para “mantener la confianza”. Según ha explicado, las reuniones que mantengan ambos partidos han de servir primero para definir los programas y después será el momento de elegir los equipos. Y, además, debe haber “respeto”, ha añadido, y no una “dinámica del partido de ping pong”. Sin embargo, Iglesias ha recordado que ya han pasado dos meses desde que se celebraran las elecciones generales, y que la Constitución Española “obliga al candidato designado por el Rey a buscar los acuerdos necesarios para una investidura de gobierno”.

Para el secretario general de Podemos, eso implica en primer lugar hablar de programa, y ahí ellos quieren poner sobre la mesa la fiscalidad, la temporalidad, la precariedad en el empleo y “como mínimo” la derogación de la Reforma Laboral del PP de 2012. Tras esto, añade, vendrá el momento de hablar de “garantías” y ahí entra negociar equipos “para implementar un programa de gobierno izquierdas”. A su juicio, todo esto se debe hacer en reuniones entre ambas formaciones y no a través de los medios, como denuncia está haciendo el PSOE.

Este fin de semana el PSOE ha recordado a Unidas Podemos que Sánchez ya se ha movido de su posición inicial de gobernar en solitario, con su oferta del gobierno de cooperación, y ahora le toca al líder del partido morado hacer lo mismo y renunciar a su aspiración de gobernar en coalición. A juicio de Iglesias, esta posición de los socialistas equivale a decir: “No, es que no vamos a compartir decisiones, es que las voy a tomar yo, y, en todo caso, algunas de las ideas que son tuyas las voy a llevar a cabo yo”. Sin embargo, ha recordado, es el candidato a la investidura quien tiene que “arremangarse” para ser investido: “La clave para que haya acuerdos es respetar al aliado”.

“Tener ministros no garantiza la gobernabilidad”

Ante estas demandas, el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha replicado que la presencia de Podemos con ministros en el Gobierno “tampoco es que garantice nada en cuanto a gobernabilidad”.  Ábalos ha señalado que la oferta a Podemos “ha sido clara” y que se establece “a tres niveles de colaboración: uno programático, otro en el legislativo y otro de participación en las tareas de gobierno”. Y ha defendido que los socialistas han “priorizado siempre las políticas más allá de las presencias en el Gobierno”, con una oferta a la que esperan respuesta. “Yo creo que nos hemos acercado a una posición, y entre una posición y otra lo correcto sería encontrar un punto de encuentro”, ha añadido el también secretario de Organización del PSOE, quien no cree que el debate sea “la presencia o no de ministros” en un gobierno.

Además y a preguntas sobre la posibilidad de tender la mano a otros partidos, Ábalos ha recalcado que ha habido un mandato claro de la urnas respecto a qué partido quiere que gobierne España y ha pedido a los que se sitúan como oposición que asuman ese rol. “Pero claro, para asumir el rol de oposición previamente hay que saber a quién se la haces, a qué gobierno. Por lo tanto, pedir ser la oposición y no dejar gobernar, no deja de ser una de las paradojas que nos brinda la situación política actual”, ha ironizado.

Por ello, el dirigente socialista ha advertido de que al resto de partidos políticos “le quedan dos opciones: o asumir el resultado de las urnas o bloquear la situación”, con el carácter “negativo” que eso tiene, ha advertido. Y ha pedido, sin mencionar a ninguna formación política, que “levanten el bloqueo y que dejen que se materialice la expresión de las elecciones”.

Ábalos ha subrayado, además, que España necesita un gobierno y ha asegurado que la investidura será “en breve”. “La voluntad es hacerlo lo más pronto posible, porque en definitiva España necesita un gobierno que trabaje sin estar en funciones y lo que reclama la sociedad es estabilidad con un horizonte de legislatura”, ha afirmado. También ha negado que haya planteado un adelanto electoral, aunque ha argumentado que la Constitución establece que si fracasa una investidura o se hace imposible esto lleva a elecciones. “Yo no amenazo con la realidad. La realidad está siempre ahí y el procedimiento constitucional también”, ha señalado Ábalos.

Por lo que se refiere a Ciudadanos, el dirigente socialista ha sacado a relucir la fractura que la política de pacto de Albert Rivera ha causado en su dirección con la salida de Toni Roldán que ha abandonado totalmente la formación, y del eurodiputado Javier Nart, que ha anunciado que deja la Ejecutiva aunque mantendrá el acta de parlamentario. “¿Cuántos diputados de Cs tienen que dimitir para que Cs sea lo que se espera del partido?”, ha preguntado Ábalos. “Le pedimos a Cs que se abstenga o que apoye la investidura”, ha afirmado con claridad y ha reprochado que se le recrimine al PSOE que haya apoyado un gobierno del PNV en Bilbao donde los nacionalistas vascos tuvieron un 43% de los votos “sin tener en cuenta que la alternativa era empoderar a Bildu”. El llamamiento a Cs es significativo por el enrocamiento de la formación naranja que no parece dispuesta a levantar el cordón sanitario que ha impuesto al PSOE de ninguna de las maneras.

Casado cierra la puerta a una posible abstención

Mientras las posiciones de PSOE y Unidas Podemos continúan bastante alejadas, Sánchez ha mantenido este lunes una reunión con Pablo Casado en La Moncloa. En el encuentro, que ha sido privado y se ha producido a petición de  Sánchez, Casado le ha insistido en que su partido no va a facilitar la investidura con una abstención.

También han conversado sobre Navarra -el líder del PP ha reprochado al presidente “la gravedad de los pactos con Bildu”- Cataluña y las negociaciones sobre el reparto institucional europeo. Sobre Cataluña, apuntan las fuentes consultadas, el líder popular ha insistido a Sánchez, como en reuniones anteriores, en la necesidad de afrontar medidas legales para poner freno a los independentistas.

Fuentes del Partido Popular han explicado que Casado ha acudido a la llamada de Sánchez para celebrar este encuentro por “lealtad institucional”. Y añaden que el formato privado del encuentro ha sido el pedido por Moncloa.

En las últimas semanas Sánchez ha insistido en apelar a la responsabilidad de PP y de Ciudadanos para que con su abstención faciliten la investidura y la gobernabilidad, aunque en todo momento ha recibido por respuesta la negativa tanto del partido de Casado como del de Albert Rivera.

La dirección del PSOE ha confirmado el encuentro entre Sánchez y Casado y que ambos han estado conversando sobre las instituciones comunitarias, las futuras citas europeas, el G-20 y la sesión de investidura del candidato socialista. Sobre este asunto, ha constatado que las posturas de los líderes de ambos partidos siguen estando alejadas.

Cs rechaza volver a reunirse con Sánchez

A diferencia del líder del PP, Rivera rechazó mantener una segunda reunión “discreta” con Sánchez, solicitada por la Moncloa el lunes de la semana pasada para tratar la investidura, según han confirmado fuentes de la formación naranja.

El partido justifica la negativa de Rivera a volver a sentarse con Sánchez con que ya le transmitió “en dos ocasiones y en persona, y otra en la reunión con el jefe de Estado”, que sus votantes esperan que haga una “oposición seria, firme y constructiva”, y que eso es incompatible con un supuesto apoyo al líder del PSOE.

También se apoya en que la Ejecutiva del partido ha respaldado no apoyar “ni por activa ni por pasiva” la investidura de Sánchez. Así lo ha ratificado este lunes la dirección de Ciudadanos por 24 votos, frente a los cuatro que sí pedían abrir una vía de negociación con el líder socialista y tres abstenciones.

Las mismas fuentes aseguran que Rivera ya pidió a Sánchez en la última reunión pública que mantuvieron que formara gobierno “cuanto antes”.

RELACIONADO