Vox fulmina al líder de la formación en su bastión de El Ejido

La formación de extrema derecha expulsará al líder municipal, Juan José Bonilla, y a otra concejala de la localidad almeriense por "anteponer sus ambiciones personales al interés del partido"

Vox ha iniciado los trámites de expulsión del partido de dos de sus concejales en el municipio almeriense de El Ejido por hacerse con un acta en la diputación provincial en contra del criterio de la dirección nacional, que había decidido que ese puesto lo ocupase otro de sus representantes en la localidad de Adra.

En un comunicado, este partido justifica así la decisión tomada después de que los concejales se hayan hecho con el acta de diputado provincial por el Partido Judicial de Berja (Almería) contra la directriz de la dirección nacional del partido.

El resultado de Vox en las elecciones del pasado 26 de mayo le otorgaba dos asientos en la Diputación de Almería, uno de ellos para la zona de Berja donde había logrado siete concejales en El Ejido y otros dos en Adra.

La dirección del partido decidió que este asiento lo ocupara el concejal de Adra Juan José Ibáñez. Sin embargo, en el momento de la votación ante el Partido Judicial de Berja, el partido asegura que los concejales de Vox Juan José Bonilla López y Rosa María Martín lograron hacerse con el acta –como titular y suplente– “anteponiendo sus ambiciones personales al interés del partido“.

Según asegura Vox, durante los últimos días su departamento de Organización del partido ha intentado que Bonilla cumpliera las directrices marcadas, a lo que este “se ha negado alegando que ese cargo le correspondía a él”.

“Todo ello a pesar de que se le ha explicado la necesidad de su trabajo en un municipio clave en la estrategia de Vox y en el que debía centrar su trabajo”, lamenta la formación liderada por Santiago Abascal.

De hecho, el partido apunta que el propio Bonilla fue quien llevó a cabo la negociación para la formación del equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de El Ejido y ya entonces “impuso la necesidad de mantener como liberados, a cargo del consistorio, a seis de sus concejales, contando con que él sería liberado como diputado provincial”.

“Tras saber que la decisión del partido no era que el ocupase el puesto en la diputación, decidió anteponer su interés personal, secundado por Rosa María Martín como suplente, en lugar de permitir que una zona más deprimida como Adra tuviera representación“, censura Vox.

Ante esta actitud, Vox avisa de que “no tolerará personalismo” ni va permitir que ninguno de sus cargos electos “use este partido como plataforma para satisfacer sus intereses personales”. Un extremo del que ya se le había advertido durante la campaña de las pasadas elecciones municipales desde el equipo de Organización del partido ante actitudes poco claras de Bonilla”, ha reconocido.

Tras esta decisión el partido ha iniciado ya la reestructuración de la formación en El Ejido, dado que Bonilla era su coordinador en la localidad y portavoz municipal.