El Elíseo desmiente a Rivera: Macron no le ha felicitado por sus pactos ‘ni en público ni en privado’

El Palacio del Elíseo ha negado este jueves que el presidente francés, Emmanuel Macron, haya apoyado "ni en público ni en privado" los pactos de Ciudadanos en España, es decir, su alianza con la extrema derecha de Vox para conseguir gobiernos autonómicos y municipales. La presidencia francesa ha salido así al paso de una sorprendente declaración de Albert Rivera, el líder del partido naranja, afirmando todo lo contrario. Y eso contradecía a su vez la sucesión de requerimientos que han llegado últimamente desde París para que Cs respete una regla no escrita pero aceptada por todos los liberales europeos: no es aceptable blanquear a la ultraderecha pactando con ella y dejándola que toque poder al nivel que sea.

“Es una información errónea. El presidente no ha pronunciado esas palabras ni en privado ni en público”, ha señalado una fuente del Elíseo al ser preguntada por las declaraciones de Rivera. Y es que Rivera sigue comportándose como si Vox fuera un problema completamente ajeno a él pese a haber echado mano de sus votos para alcanzar pactos de Gobierno en Andalucía y Madrid, por mencionar los dos ejemplos más significativos.

“Hablamos con el Elíseo directamente. Macron apoya nuestros pactos. Nos han felicitado tanto en Andalucía como los acuerdos que estamos consiguiendo. Hoy los liberales estamos más unidos. Es una gran noticia que haya un partido liberal de gobierno fuerte en el sur de Europa. Cada vez que vengo a Bruselas lo que recibo son apoyos, felicitaciones y ánimo. Por eso vengo a menudo”, ha asegurado Rivera ante los periodistas que le aguardaban en la capital belga, donde el líder de Cs ha participado en una reunión de los liberales europeos que se celebra al hilo del Consejo Europeo de jefes de Estado y de Gobierno.

En definitiva, el líder de Cs ha ignorado el aluvión de críticas que le ha llovido por estos pactos, incluidas las de su candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, que este mismo jueves le instaba a dejar de cortejar a Vox y apoyar la investidura de Pedro Sánchez para favorecer la gobernabilidad del Estado. El reciente divorcio entre Cs y Valls atenúa la importancia de los reproches del exprimer ministro francés. Pero no puede decirse lo mismo, ni mucho menos, de las que proceden del presidente galo, Emmanuel Macron, que han sido especialmente duras.

Hace una semana, fuentes del Elíseo subrayaron en un encuentro con periodistas españoles que “cualquier trabajo de fondo con la ultraderecha es muy grave” y que “no se puede ignorar” el escenario autonómico y local en España. Aunque se expresaran con cierta cautela, esas fuentes dejaron claro que el aparente acercamiento de Ciudadanos a Vox en el marco de la renovación de las instituciones “no es una anécdota”, sino “un tema importante” para el Gobierno galo.

La propia secretaria de Estado de Asuntos Europeos, Amélie de Montchalin, aseguró que Francia sigue con “gran preocupación” las negociaciones de Ciudadanos a nivel local en España y avisó al partido de Rivera de que cualquier alianza con Vox podría suponer su exclusión de “Renew Europe”, que es como se ha rebautizado al grupo de los liberales de la UE. El mandatario francés aspira a conformar un grupo “renovado” en la Eurocámara y, de hecho, la hasta ahora Alianza de Liberales y Demócratas Europeos (ALDE) pasará a llamarse Renovar Europa (Renew Europe, en inglés). Dicho grupo aún debe conformar su “perímetro” y el Elíseo ha puesto en cuestión el grado de “cooperación política” que puede haber entre Ciudadanos y LREM. .“No transigiremos con la idea de que, cuando uno está en un grupo proeuropeo, no se trabaja con la extrema derecha. Pediremos a los eurodiputados procedentes de Ciudadanos que clarifiquen su situación respecto a su partido”, escribió Montchalin en Twitter.

Rivera no ha querido responder a otra pregunta directa sobre cuál es el motivo, a su juicio, de que los liberales franceses y alemanes se unan para aislar a la ultraderecha si ven con tan buenos ojos sus pactos con Vox. “No lo sé. Pregúntele a ellos”, se ha limitado a contestar al periodista que se la ha planteado dejándole con la palabra en la boca. Inmediatamente después, se ha dado media vuelta y se ha marchado poniendo punto final a sus declaraciones.

De lo que no cabe duda es que no habrá ninguna iniciativa de Cs para favorecer la investidura de Pedro Sánchez. Las relaciones de Rivera y el presidente en funciones no pueden ser peores como lo demuestra la reacción de Cs al pacto entre el Partido Socialista Navarro (PSN) y Geroa Bai sobre el Parlamento foral y previsiblemente sobre el Gobierno de la Comunidad. Rivera ha acusado a Sánchez de haber pisado “una línea roja muy grave” con el pacto “de la vergüenza y de la infamia” del PSOE con Geroa Bai en Navarra, al tiempo que ha afirmado que el líder socialista “no tiene remedio” y que “está quebrando todas las líneas de los últimos 40 años de constitucionalismo”. “El señor Sánchez no tiene remedio.

El señor Sánchez prefiere a Batasuna de socio que a los constitucionalistas de UPN o de Ciudadanos, esto es intolerable”, ha afirmado y ha remachado: “Sánchez pisa una línea roja muy grave (…). Con este ‘sanchismo’, con este PSOE, no podemos ir de la mano a ningún sitio porque está quebrando todas las líneas de los últimos 40 años de constitucionalismo”.

Para Rivera, este acuerdo “de la vergüenza” y “de la infamia” es la “antesala” de lo que será un pacto “contra la mayoría constitucionalista” para el gobierno de Navarra. “Navarra ha votado cambio, ha echado al nacionalismo de las instituciones, pero Sánchez prefiere apoyarse en Batasuna y en el PNV”, ha apuntado, para después añadir que Ciudadanos no va a tolerar que Sánchez “se ría en la cara de la mayoría de navarros” y “utilice Navarra como moneda de cambio”.

Además, Rivera ha instado a Sánchez a “ponerse a trabajar” y a negociar con la próxima legislatura, al tiempo que ha afirmado que “a nadie le va a sorprender que “gobierne con sus socios”, en alusión a formaciones nacionalistas. “Tiene mayoría y lo que tiene que explicarnos es cómo la va a poner en marcha”, ha señalado. En cualquier caso, el presidente de Ciudadanos ha garantizado que cualquier gobierno podrá contar con la formación ‘naranja’ en asuntos de Estado como si la gobernabilidad del país no lo fuera. “Esa es la diferencia entre Ciudadanos y el bipartidismo”, ha expresado.

RELACIONADO