Prisión provisional para uno de los tres detenidos por la muerte de David Carragal

Los otros dos jóvenes han quedado en libertad al considerar la magistrada que no fueron participantes directos de la agresión

El Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo ha ordenado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza para uno de los tres jóvenes detenidos por la mortal agresión sufrida por David Carragal, de 33 años, durante las fiestas del barrio ovetense de La Florida, según fuentes judiciales.

La titular del juzgado ha tomado esta decisión para J.C., de 18 años y vecino de Llanes, por un delito de homicidio doloso, mientras que los otros dos jóvenes han quedado en libertad al considerar la magistrada que no fueron participantes directos de la agresión.

No obstante, siguen vinculados a las diligencias con obligación de estar a disposición del juzgados por si fuera necesaria una nueva declaración o cualquier otra diligencia, así como el deber de comunicar cambio de domicilio o cualquier otra circunstancia que pudiese dificultar su localización.

J.C., que ha sido enviado al Centro Penitenciario de Asturias, ha reconocido ante la magistrada que lanzó una patada a la víctima, aunque sin poder precisar si le había alcanzado o en qué parte del cuerpo había impactado.

La magistrada, que imputa a los tres jóvenes un delito de omisión del deber de socorro, ha dictado la orden de prisión provisional ante “la gravedad de las consecuencias finales de los hechos”.

Los tres jóvenes se entregaron en Comisaría el lunes por las noche, pocas horas después del fallecimiento de Carragal en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde permanecía ingresado en estado crítico desde que sufriera la agresión en la madrugada del 11 de junio.

En su declaración ante los agentes, según relató su abogado, los jóvenes afirmaron que la víctima les increpó por mirar a una de las dos mujeres que le acompañaban en las fiestas.

Uno de ellos admitió que reaccionó realizando “un gesto de darle una patada“, si bien dijo desconocer con seguridad si le había alcanzado mientras que los otros dos negaron su participación en ningún tipo de agresión.