Rodrigo abandona el Atlético y pone rumbo a Inglaterra

Rodrigo Hernández, medio centro del Atlético de Madrid, ha tomado la decisión de marcharse del equipo rojiblanco este verano, previsiblemente al Manchester City, pendiente del pago de la cantidad estipulada en su cláusula de rescisión con el conjunto madrileño de 70 millones de euros.

Es la resolución, adelantada por ‘Marca’ y que pudo confirmar EFE, de un mes de dudas sobre su futuro y de reflexión del medio centro, apenas un año después de su reencuentro con el Atlético, del que surgió de la cantera, antes de irrumpir y despuntar en el Villarreal en su salto a la elite, incluido la selección española.

Ha elegido un cambio para proseguir con su emergente carrera. Afianzado ya en la selección española absoluta, con la que ha sido internacional en siete ocasiones, desde su debut el 23 de marzo de 2018, a las órdenes de Julen Lopetegui, en el 1-1 contra Alemania en Dusseldorf, su evolución se dirige ahora a la ‘Premier’ inglesa.

En todo ese proceso, con el aspecto deportivo como asunto definitivo para el medio centro en su valoración de cada oferta, Simeone habló con él. Le transmitió la importancia que tenía en el nuevo proyecto, pero no ha sido suficiente para convencerle.

Este martes, un mes después, ya hay decisión: se marcha del Atlético. Y eso supone que, por ejemplo, el equipo necesita ahora un medio centro. Hay varias opciones que maneja el club rojiblanco, la primera, por encima de todas, es Marcos Llorente, del Real Madrid, aunque hay alguna más. En ello ya trabaja la entidad madrileña.

Con esa nueva incorporación, Sin Rodrigo y con el fichaje del mexicano Héctor Herrera, el Atlético dispondrá de siete futbolistas para los cuatro puestos de medio campo habituales en el 4-4-2 de Simeone, junto a Koke Resurrección, Saúl Ñíguez, Thomas Partey, Thomas Lemar y Víctor Machín, ‘Vitolo’, con los que se cuenta para el curso que viene.

De momento, es la quinta baja confirmada, pendiente eso sí del pago de los 70 millones de euros, que deberá asumir el Atlético respecto a la pasada campaña, junto a Diego Godín, Juanfran Torres, Lucas Hernández y Antoine Griezmann. Los dos primeros han terminado contrato, el tercero fue fichado por 80 millones de euros por el Bayern y el cuarto pagará su cláusula de rescisión en julio.

A sus 22 años -el próximo 22 de junio cumplirá 23-, fichado el pasado verano desde el Villarreal, Rodrigo ha jugado una campaña en el primer equipo rojiblanco, en el que ha sido prácticamente fijo, salvo momentos puntuales, en el once de Simeone.

Al principio, por ejemplo, entró directo en la alineación para la Supercopa de Europa del pasado 15 de agosto ante el Real Madrid en Tallin -jugó 72 de los 120 minutos-, pero, a la vez, fue suplente sin minutos en dos de los primeros cuatro encuentros o en tres de los primeros ocho choques.

Desde entonces, con una importancia que fue creciendo de forma incontestable, sobre todo por su fútbol, e indemne de la plaga de lesiones que mermó al equipo todo el curso, siempre jugó en cada partido, salvo en el único duelo que se perdió en toda la temporada, el 0-4 al Alavés por sanción por ciclo de cinco tarjetas amarillas.

Ha terminado el ejercicio con 47 partidos disputados de los 51 de su equipo, como el tercer futbolista con más volumen de encuentros de toda la plantilla, sólo superado por Ángel Correa (49) y Antoine Griezmann (48).

De esos choques, ha jugado 42 de titular. Sólo de nuevo Griezmann y el portero Jan Oblak han partido desde las alineaciones titulares en más partidos que él.

Y ha acumulado un total de 3.650 minutos, tiempos añadidos incluidos de cada partido, para ser el sexto de la plantilla en ese sentido, con lo que supone, porque sólo le superan futbolistas más que consagrados en el esquema de Simeone: Diego Godín (4.440), Griezmann (4.404), Oblak (4.396), Saúl Ñíguez (4.125) y Koke Resurrección (3.689). Su carrera seguirá ahora fuera del Atlético.