Rivera se equivoca rompiendo con Manuel Valls

Inés Arrimadas, portavoz de Ciudadanos ha anunciado que el partido que preside Albert Rivera ha roto con Manuel Valls , que se presentó el pasado 26 de Mayo  a la Alcaldía de Barcelona con la plataforma “Barcelona , capital europea” , apoyada por Ciudadanos y que acudió a las elecciones como BC N Canvi-Cs.

La decisión, tomada personalmente por Rivera,  se produce cuarenta y ocho horas después de que Valls votase, junto con el ex Ministro de Trabajo del PSOE Celestino Corbacho y Eva Parera, ninguno de ellos adscrito al partido naranja, votasen a favor de Ada Colau como Alcaldesa de Barcelona para evitar que saliese elegido  Ernest Maragall, el candidato independentista de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) .

La decisión de Rivera, según fuentes allegadas a Ciudadanos, tiene bastante que ver con la ofensiva desencadenada contra el partido por sus errores estratégicos y sería una llamada de atención a los que están presionando a favor de que el partido recapacite sobre su estrategia general y su  papel en la investidura de Sánchez. Este sector, es un sector importante del partido y Rivera habría querido poner de manifiesto quien manda en el partido.

Igualmente, siempre según esas fuentes, la decisión tomada contra Valls, ex primer Ministro socialista francés, sería  una  respuesta indirecta al primer  ministro francés Emanuel Macron que se muestra muy crítico con el partido y su acercamiento a la extrema derecha de Vox. No sólo ha habido una crítica personal del primer ministro francés al camino que está siguiendo el partido español, sino que están pidiendo explicaciones, como aliados políticos en el Parlamento europeo, de los acuerdos que está haciendo Ciudadanos con la derecha de Vox en algunos Ayuntamientos.

La decisión aniunciada por Arrimada ha sorprendido en círculos políticos después del protagonismo que este fin de semana ha tenido Manuel Valls , que se negó a saludar al Presidente de la Generalitat Quim Torra , y le dijo a Joaquin Forn  , rebatiendo su discurso, que en España no había presos políticos ni exiliados y que contábamos con un sistema democrático consolidado.

Frente a la llamada al dialogo de Forn , que había recibido permiso del Supremo para estar presente en el acto. Valls  aclaro a Forn,  que sí, pero “con una condición previa: el respeto a la Constitución del 78, del Estado de derecho y de la separación de poderes, de la justicia y de la ley. Entiendo la emoción de muchos aquí con su presencia. Pero en España no hay presos políticos y no hay exiliados. Es así”. Hay políticos responsables de sus actos. La justicia tiene que actuar como la política mañana tendrá que actuar. Voluntad en definitiva de renovar los grandes pactos que hicieron posible una convivencia entre los diversos y bien seguro la consolidación de la democracia y de la unidad de España”.

“El nacionalismo insistía Valls a pesar de los abucheos de la mayoría de los asistentes – acaba fatalmente en el supremacismo y muchas veces,  en guerra. Son las grandes lecciones del siglo XX. Lo que nos jugamos ahora en Barcelona es tan importante que no nos podemos equivocar sometiéndonos a unas visiones sectarias y pequeñas de partidos. Debemos ser generosos y abiertos. He aquí la razón última de mi decisión, de nuestra decisión, de votarla señora Colau”.