La JEC frustra el intento de Puigdemont de conseguir su acta de eurodiputado sin pasar por Madrid

Este lunes estaba previsto que los eurodiputados que fueron elegidos el pasado 26 de mayo empezaran a comparecer ante la Junta Electoral Central, en el Congreso de los Diputados, para jurar o prometer la Constitución, un trámite previo y obligado para acreditarse como parlamentarios de la Eurocámara. Aunque era previsible que los fugados Carles Puigdemont y Toni Comín no aparecieran por la orden de detención que pesa sobre ellos, existía cierta expectación ya que el expresidente catalán está decidido a ocupar un escaño desde el que busca seguir internacionalizando su causa independentista y mantener el pulso al Estado español.

En lugar de acudir al Congreso, lo que hubiera supuesto su inmediata detención, Puigdemont ha enviado a su abogado, Gonzalo Boye, con la documentación que según esta representación legal hubiera podido cumplimentar el trámite. Entre esa documentación figura una declaración ante un notario belga, en la que supuestamente el político independentista se compromete a acatar la Carta Magna en el desempeño de su cargo. Es al menos lo que ha contado Boye, quien no ha querido enseñar los papeles a los numerosos periodistas que le han interpelado.

El letrado ha explicado que la Junta Electoral no ha querido siquiera ver esa documentación porque, según él, lo único que se ha pretendido desde el principio es detener a su representado. Lo cierto es que la Cámara ha incrementado significativamente su seguridad y, además, era previsible que esa detención se produjera después de que el Tribunal Supremo haya impedido que saliera de prisión para recoger su propia acta el líder de ERC, Oriol Junqueras, que está pendiente de sentencia por su actuación durante el ‘procés’. De los 54 eurodiputados que le corresponden a España, solo 51 podrán hacer el trámite en el Congreso.