Junqueras y el resto de los presos del ‘procés’ piden su traslado a cárceles de Cataluña

Los nueve procesados por rebelión en el juicio por el 'procés' independentista en Cataluña que quedó visto para sentencia el pasado miércoles en el Tribunal Supremo ya han solicitado a las prisiones de Soto del Real y Alcalá-Meco, ambas en Madrid, donde cumplen prisión preventiva su traslado a cárceles catalanas.

Así lo han señalado a Europa Press fuentes de las defensas de los encausados, que añaden que la petición se ha realizado directamente por los presos ante la autoridad de cada prisión. Los exconsejeros Oriol Junqueras, Raül Romeva, Joaquim Forn, Jordi Turull, Josep Rull y el expresidente de Asamblea Nacional Catalana lo han hecho en Soto del Real (Madrid), mientras que la exconsejera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell ante la dirección del Centro Penitenciario de Alcalá.

La decisión última de los traslados, que podrían producirse en los próximos días, corresponde al Ministerio del Interior, aunque la Sala que ha juzgado el caso confía en ser informada sobre cualquier iniciativa al respecto, han señalado a Europa Press fuentes jurídicas.

Como precedente está el acuerdo por el instructor del caso, el magistrado Pablo Llarena, hace justo un año cuando finalizó la investigación de los hechos. El juez ya dejó en manos del departamento dirigido por Fernando Grande-Marlaska la decisión de trasladar a los nueve presos a Cataluña, lo que se ejecutó a principios del mes de julio de 2018..

Los Jordis ingresaron en prisión el 16 de octubre de 2017 y el 2 de noviembre del mismo año lo hicieron Junqueras y varios de sus consejeros. Menos los exlíderes de organizaciones sociales, el exvicepresidente y Forn todos salieron poco después en libertad condicional.

Tras el auto de procesamiento, en marzo de 2018, se acordó mantener en prisión preventiva en Madrid a los nueve líderes independentistas a los que se atribuyó indiciariamente el delito de rebelión, si bien en julio el Ministerio del Interior acordó su traslado a Cataluña.

El pasado febrero, a petición del tribunal y por el inicio del juicio, los nueve presos fueron trasladados de nuevo a las cárceles madrileñas de Soto del Real (los hombres) y Alcalá Meco (Forcadell y Bassa), donde han permanecido desde entonces siendo trasladados al alto tribunal para cada una de las 52 sesiones que ha durado la vista oral.