Bronca en Melilla tras arrebatar el único diputado de Ciudadanos la presidencia a Imbroda

Eduardo de Castro consigue el cargo gracias los votos de CPM y el PSOE e Imbroda renuncia a ser la oposión y le acusa de 'traidor'

El único diputado de Ciudadanos (Cs) en Melilla, Eduardo de Castro, ha sido proclamado este sábado presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla con los votos de Coalición por Melilla (CPM) y el PSOE, y ha logrado desbancar al popular Juan José Imbroda tras 19 años en este cargo.

En el transcurso del pleno de la sesión de investidura de la Asamblea de Melilla, el parlamentario del partido de Albert Rivera ha dado la sorpresa porque, si bien este pasado jueves había anunciado que iba a abstenerse después de no llegar a un acuerdo con el PP, al no aceptar sus condiciones de que Imbroda renunciara a su acta de diputado por “regeneración” y no integrar a Vox en un futuro gobierno, finalmente Eduardo de Castro ha presentado candidatura a la Presidencia.

En una sesión bronca, en la que se han oído gritos de “traidor” entre las personas que llenaron el Salón Dorado del Palacio de la Asamblea, cuando se recontaban los votos de socialistas y cepemistas hacia Eduardo Castro y también cuando se dio a conocer el resultado de las votaciones, el diputado naranja finalmente ha logrado reunir 13 votos sobre 25 y convertirse en el nuevo presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla a pesar de pertenecer a la fuerza menos votada de las cinco que obtuvieron representación en la Ciudad Autónoma.

Eduardo de Castro y Juan José Imbroda tuvieron además un encontronazo cuando se cruzaron después de que se conociera el resultado de la votación y nada más divulgarse la decisión de la Asamblea, o cuando se oían los votos a De Castro, en los que se oía a Imbroda decir “vaya personaje”.

Asimismo, los diez diputados del PP y los dos de Vox abandonaron el salón de plenos después de que el vicepresidente de la mesa por edad, el socialista Mohamed Mohand, invitara a que se fueran a aquellos que gritaban “traidor” a Eduardo de Castro.

Tras tomar la palabra, Mohand ha manifestado que “esta Asamblea se ha constituido democráticamente y al que no le guste que se marche”, lo que ha originado las protestas de los populares al entender que esa no era su función como miembro de la mesa de edad.

Eduardo de Castro, natural de Melilla de 62 años, casado y con dos hijos, se convirtió hace cuatro años en coordinador de Cs y resultó elegido diputado autonómico en las elecciones de 2015, donde obtuvo dos escaños, y logró la reelección en 2019 aunque bajando la representación de dos a un diputado.

El nuevo presidente melillense es funcionario de carrera de la Administración General del Estado desde 1982 y fue desde 2003 a 2008 Director del Centro Educativo de Menores Infractores de la Ciudad Autónoma de Melilla hasta que fue cesado por el Gobierno de Juan José Imbroda. Eduardo de Castro es además diplomado universitario en Relaciones Laborales por la Universidad de Granada y tiene estudios de Derecho.

Imbroda: ‘es un traidor y un sinvergüenza’

Horas después, el ya ex presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla y líder del PP, Juan José Imbroda, ha tachado a su sucesor en el cargo, Eduardo de Castro (Cs), de “traidor” y “sin vergüenza” por no haber respetado el acuerdo nacional entre el PP y Cs para que el propio Imbroda siguiera de presidente.

En declaraciones a los periodistas, Imbroda también ha avanzado que dejará el acta de diputado autonómica en la próxima sesión plenaria, algo que dijo “tenía pensado hacer dentro de un año”, pero tras lo sucedido este sábado, he decidido “adelantar mi marcha”.

Imbroda, en cualquier caso, ha avanzado que trabajará para preparar una moción de censura a Eduardo de Castro al entender que se ha convertido “en un tránsfuga” dado que no ha cumplido con lo que le había consignado Cs a nivel nacional y espera, por tanto, que el PSOE nacional apoye esa moción de censura, dado que “los estatutos de los socialistas impiden gobernar con tránsfugas”.

El también presidente de los populares melillenses ha destacado que “el triunfador de hoy no es Melilla, es Mustafa Aberchan”, el presidente del principal partido de la oposición CPM, clave para sumar los 13 votos necesarios para hacer a De Castro presidente de la Ciudad con sus ocho parlamentarios, junto con los cuatro del PSOE y uno de Cs.

Imbroda ha acusado a Eduardo de Castro de ser “un títere” del dirigente cepemista y le reprocha que “le haya entregado el Gobierno de Melilla a Mustafa Aberchán”, un partido que considera “cuasi religioso”, algo con lo que cree que no estarán de acuerdo los melillenses que votaron a Cs.

Este planteamiento le ha llevado a referirse de nuevo a su sucesor como “un traidor sin escrúpulos que retuerce la democracia” al convertirse en presidente de la Ciudad con un solo diputado y siendo la fuerza menos votada de las cinco con representación de la Asamblea, frente a los diez escaños del PP, y “apoyándose en partidos como CPM”.