Compromís y PSPV sacan pecho en Valencia y Castellón y el PP respira en Alicante

La presencia de Podem ha quedado diluida en las alcaldías de la Comunidad de Valencia

El acuerdo del Botànic ha determinado este sábado la constitución de los ayuntamientos de la provincia de Valencia pendientes de pacto, mientras que el PSPV-PSOE se ha hecho fuerte en los municipios más grandes de Castellón y el PP ha recuperado varias de las principales alcaldías de Alicante, en un mapa en el que la presencia de Podem ha quedado diluida.

Las alianzas entre Compromís y el PSPV se han impuesto en Valencia, donde Joan Ribó (Compromís) repite como alcalde (esta vez sin la marca de Podemos València en Comú, sin concejales tras el 26M), y en municipios como Llíria, Oliva o Paiporta.

El pacto se ha incumplido en Sueca, donde el socialista Dimas Vázquez ha sido elegido con el apoyo del PP y Cs, y el PSPV ha acordado abrir un expediente de expulsión del partido a Vázquez y resto de concejales socialistas de la corporación por “omitir las directrices” sobre pactos con la derecha”.

El PSPV dirigirá Gandia con el voto de la coalición integrada por Compromís y Més Gandia Unida, y en Ontinyent el exsocialista Jorge Rodríguez ha sido reelegido por tercera vez consecutiva alcalde, en esta ocasión con los votos de La Vall ens Uneix, formación de nueva factura que lidera, con lo que el PSPV queda fuera del consistorio por primera vez.

En la provincia de Castellón, los socialistas han salido fortalecidos en los municipios más grandes y consiguen investir alcaldes (en ocasiones, con pactos, la mayoría con Compromís) en Vila-real, Burriana, Almassora, la Vall d’Uixò, Benicarló, Vinaròs o Almenara.

Además, en la ciudad de Castellón de la Plana, la socialista Amparo Marco repetirá como alcaldesa tras obtener los 15 votos (mayoría absoluta) de un acuerdo sellado anoche entre el PSPV-PSOE, Compromís y la confluencia Unides Podem-Castelló en Moviment-EU.

El PP ha obtenido mayoría absoluta en 63 de los 135 municipios castellonenses, entre ellos Onda, Peñíscola, Caudiel, Castellfort, Jérica, Moncofa, El Toro, Vall d’Alba, Barracas, Benassal y Tírig, pero en otros gobernará con pactos, como en el caso de Benicàssim (en alianza con Ciudadanos).

En cuanto a Alicante, el PP ha recuperado varias de las principales alcaldías de la provincia, especialmente Alicante, donde el popular Luis Barcala ha sido investido nuevo alcalde con el respaldo de Ciudadanos, y Torrevieja, además de Benidorm y Orihuela.

El PSPV mantiene algunas de sus plazas más emblemáticas (Elche y Alcoy), y Compromís pierde algún consistorio en el último momento (Muro de Alcoi) pero logra un feudo histórico del PP (Teulada/Moraira).

Además, José Luis Seguí (PP) es alcalde de Almudaina por undécima vez y se convierte en el edil más veterano de España (desde febrero de 1972) y en Elda el socialista Rubén Alfaro ha reeditado su mandato recibiendo la vara de mando de Manuel Azaña, bastón que conserva y exhibe esta ciudad que albergó la última sede de la II República.