Vox amenaza el Orgullo Gay: “Habrá que ver si seguimos permitiendo que lo organicen”

Espinosa de los Monteros critica el veto de la organización a algunos partidos y Abascal subraya que la homosexualidad no es patrimonio de la izquierda, pues hay gays de su formación, de Ciudadanos y del PP

El portavoz en el Congreso de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, criticó este martes a la coordinadora Gay de Madrid (COGAM) por excluir de la marcha del Orgullo a Ciudadanos y PP: “Habrá que ver si seguimos permitiendo que organice en Madrid cosas que solo están hechas para algunos”.

Ha tachado a COGAM de ser una organización “sectaria, un chiringuito, un núcleo de poder” que solo permite “una forma de ser LGTBI” y que no representan a todos los gays, lesbianas y transexuales.

Se trata de una asociación subvencionada, ha señalado en declaraciones en la Cámara, que excluye a una parte del colectivo homosexual.

Se ha referido así al “veto” de COGAM a Ciudadanos y al PP por no firmar un decálogo de medidas a favor de las personas LGTBI+, que en uno de sus puntos instaba a los partidos a no valerse de los votos de extrema derecha para gobernar.

Un día después de esas polémicas declaraciones, el presidente de Vox, Santiago Abascal, ha censurado en la misma línea que los organizadores de las fiestas del Orgullo 2019 hayan excluido a todos los partidos que pacten con ellos y les ha reprochado que en cambio sí den cabida a comunistas o simpatizantes de regímenes donde se “ahorca” a homosexuales.

En declaraciones a Antena 3, Abascal ha defendido que “muchos homosexuales” defienden las posturas de Vox, el PP o Ciudadanos porque no se trata de “un patrimonio de la izquierda” y sin embargo son excluidos de la cabecera del Orgullo y el desfile de carrozas.

En cambio, ha censurado que “dan cabida a los comunistas”, quienes “han perseguido siempre a los homosexuales”, o a los “simpatizantes de regímenes donde se les ahorca”. “Y se excluye a quienes respetamos los derechos civiles y la igualdad de las personas”, ha lamentado.

Abascal ha reconocido así estar “por una vez” de acuerdo con el presidente del PP en Álava, Iñaki Oyarzabal, quien definió a los organizadores del Orgullo LGTBI de Madrid como una “panda de sectarios” por sus exigencias a los participantes a comprometerse en la defensa de los derechos del colectivo y frenar a la ultraderecha.