Cs presidirá la Asamblea de Madrid y Vox presume de acordar con el PP su entrada en el Gobierno

Vox ha anunciado la firma de un acuerdo con el PP para gobernar la Comunidad de Madrid, que incluye su entrada en el Ejecutivo, según ha dicho su candidata, Rocío Monasterio, acuerdo que Ciudadanos rechaza y que el PP niega al describirle como un "documento interno aséptico". Monasterio ha hablado del acuerdo en declaraciones a los medios tras el pleno de constitución de la Asamblea de Madrid, que presidirá Juan Trinidad, de Ciudadanos, al sumar los votos de PP y de Vox, que ha conseguido una vicepresidencia en la Mesa, de la que han quedado fuera Más Madrid y Podemos.

“Hemos firmado un acuerdo con el PP que incluye las posiciones en la Mesa (de la Asamblea de Madrid) y por supuesto las posiciones de Gobierno, consejerías, entes... en proporción a los escaños que tenemos, como es lógico”, ha declarado Monasterio, que ha añadido: “Luego ya veremos si Ciudadanos se quiere sumar o no”.

El presidente de la formación naranja, Albert Rivera, ha asegurado que su partido ni ha firmado ni va a firmar un acuerdo para gobernar junto a Vox en la Comunidad de Madrid, porque tiene el “mandato” de su Ejecutiva de pactar este gobierno con un solo socio, preferentemente con el PP.

Fuentes del PP han desmentido, en declaraciones a Efe, haber firmado un acuerdo de gobernabilidad con Vox y hablan de un “documento interno aséptico” en el que se fija una “hoja de ruta” antes de llegar a un pacto en este sentido. En este documento, han precisado, solo se recogen posibles repartos de entes de la Comunidad y en la proporcionalidad de los presupuestos, pero no en las consejerías.

Monasterio ha asegurado que hubiera preferido firmar con el PP el acuerdo para la Mesa y para la Comunidad antes para haber “ahorrado a los madrileños muchos días de tortura” y ha tendido nuevamente la mano al partido de Rivera. “Ciudadanos tendrá que elegir si se quiere unir a este pacto del PP con Vox o quiere que no siga adelante la investidura, pero entiendo que sí”, ha insistido.

Por el momento, no ha conseguido que Ciudadanos firme ningún acuerdo directamente con Vox, ni para la formación de Gobierno ni para la composición de la Mesa de la Asamblea. Tampoco en la reunión que, según Monasterio, ha mantenido el martes por la mañana con el candidato de Ciudadanos, Ignacio Aguado, y con el recién elegido presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, también de la formación naranja. “Yo he estado primero con Ciudadanos y luego con el PP sentada en una mesa negociando condiciones de investidura, un preacuerdo de investidura y de la Mesa de la Asamblea. Hemos negociado y como no ha querido firmar (Ciudadanos) el papel que yo le he traído, me he levantado de esa mesa”, ha explicado.

En concreto ese papel, según Monasterio, pretendía abordar un reparto de las consejerías y otros puestos en el Gobierno regional, que previsiblemente estaría encabezado por la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso.

Este acuerdo, que asegura que está firmado con el PP, ha tenido como antesala el reparto de los puestos de la Mesa de la Asamblea, donde los tres partidos de derecha han obtenido cinco de los siete puestos en juego. “Yo no daría mis votos, los votos de Vox en la Mesa de la Asamblea, con un acuerdo de cero (…) Antes de dar los 12 votos cierro las partes que interesan a los votantes de Vox porque ése el trabajo para que yo estoy aquí”, ha señalado.

Trinidad de Cs, presidente de la Asamblea

Juan Trinidad, de Ciudadanos, ha sido elegido presidente de la Asamblea de Madrid por mayoría absoluta con los votos de todos los diputados de su grupo, del PP y de Vox en el pleno de constitución del Parlamento madrileño. La otra aspirante a la Presidencia, Pilar Llop, del PSOE-M, ha conseguido 64 votos (de los socialistas, Más Madrid y Podemos) frente a los de 68 Trinidad.

Hasta última hora de la mañana de este martes se han sucedido los contactos entre PP, Ciudadanos y Vox, que no se ha ido de vacío tras dar sus votos a Trinidad después de varios días de tiras y aflojas. Así, Cs ha tenido que ceder y dar su apoyo a Vox para estar representado en el órgano de la Cámara regional por medio de José Ignacio Arias Moreno, que ha sido elegido vicepresidente tercero. Por su parte, Paloma Adrados (PP) ha logrado la vicepresidencia primera de la Asamblea de Madrid, y Diego Cruz (PSOE) la segunda.

Ciudadanos ha conseguido también la Secretaría Tercera, que ocupará Esther Ruiz. La Secretaría Primera la ocupará la diputada del PP María Eugenia Carballedo, y la Segunda Encarnación Moya, del PSOE.

Por su parte, el candidato de Más Madrid a presidir la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, ha criticado el “pacto de la vergüenza” de las tres derechas por “amordazar” la Mesa de la Asamblea de Madrid, y ha anunciado que su partido acudirá al Tribunal Constitucional (TC) para denunciarlo.

“El pacto de la vergüenza en Madrid arranca con una estafa democrática que atenta contra el Estatuto de Autonomía. Amordazan la Mesa de la Asamblea y Cs da entrada a Vox (8,8% voto) dejando fuera a Más Madrid (14,7%) y a Unidos Podemos (5,6%). Iremos al Tribunal Constitucional”, ha denunciado Errejón en su cuenta de Twitter tras conocerse las votaciones.

El caso es que la unión de las derechas abre el camino para el futuro Gobierno autonómico, que encabezaría la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, y en el que entraría Ciudadanos. Queda por ver el papel que jugaría la formación de Abascal, que no descarta pedir consejerías. La fecha tope para el Pleno de investidura es el 11 de julio.

Respecto a la posibilidad de que Vox entre en el gobierno regional, la portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, ha cerrado totalmente esa puerta a la formación de Abascal: “una cosa es la mesa y otra los gobiernos”, ha dicho.

En la rueda de prensa en el Congreso posterior a la reunión de la Junta de Portavoces, donde Arrimadas se ha estrenado, ha recordado el acuerdo de la Ejecutiva de Cs, adoptado por unanimidad hace más de una semana, por el que se decidió por unanimidad que no habría ningún pacto tripartito para gobernar ninguna comunidad autónoma ni ningún ayuntamiento.

“Nuestro socio preferente es el PP, ha asegurado la dirigente naranja, quien ve más cerca ahora llegar a un acuerdo con el PP para gobernar la Comunidad de Madrid. Según Arrimadas, “es un primer paso, un paso de gigante para que haya un gobierno de cambio, liberal y de centro” en la comunidad, donde hasta ahora ha estado gobernando el PP con el apoyo desde fuera de Ciudadanos.

PP y Vox ya habían anticipado el pacto

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, había confirmado este martes que PP, Ciudadanos y Vox habían llegado a un acuerdo para controlar las Mesas de las Asambleas de Madrid y Murcia. “En principio las Mesas de los dos parlamentos tendrán mayoría de centroderecha que no es sino el resultado del 26 de mayo”, ha asegurado García Egea en una entrevista en EsRadio, en la que ha aplaudido el acuerdo para que las Mesas “reflejen” el resultado de los comicios en dichas comunidades.

Asimismo, García Egea ha asegurado que Vox tendría representación en estos órganos en Madrid y Murcia. “Lo hemos defendido siempre y Ciudadanos ha dado muestra de entendimiento”, ha asegurado, sobre la entrada del partido de Santiago Abascal en las Mesas.

Poco antes, la candidata de Vox a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, había anunciado que había un “preacuerdo” para la Mesa de la Asamblea de Madrid y había advertido de que Ciudadanos tendría que olvidarse del “asquito” que, al parecer, le produce la formación de Abascal porque este mismo martes se iban a sentar a “firmar acuerdos”.

En una entrevista en Cope, Monasterio ha indicado que a lo largo de la mañana se iban a sentar y entonces sería cuando Ciudadanos pediría “formalmente” a Vox sus votos para que el presidente de la Mesa fuese Juan Trinidad. 

Ese encuentro entre Aguado y Monasterio finalmente se ha producido minutos antes de la constitución de la Asamblea de Madrid, según han confirmado fuentes de la formación naranja, y todo se ha decidido contrarreloj, estando el acuerdo por momentos pendiente de un hilo.

En ese sentido, Monasterio ha indicado que están “en la misma disposición que el primer día y es una pena que se hayan perdido 15 días”. “Esto lo podíamos haber hecho el primer día y nos hubiéramos ahorrado a los madrileños 15 días de tortura de pactos para empezar a hablar de qué se puede hacer”, ha entendido. Y es que ha indicado que ella no es “partidaria” de hacer las cosas en el “último momento” pero Vox no lideraba la negociación, ha recordado. “Es algo absurdo, en empresa privada nunca habríamos hecho una cosa así”, ha reiterado.

RELACIONADO