El Tribunal de Cuentas asegura que el sistema de la Seguridad Social está en quiebra

El sistema se encuentra "en patrimonio neto negativo" y reclama "las reformas precisas" que resuelvan la situación

El Tribunal de Cuentas asegura que el sistema de la Seguridad Social se encuentra en “patrimonio neto negativo”, según informa El Mundo  en la edición de este martes. El sistema se encontraría en quiebra técnica después de registrar 100.000 millones de pérdidas acumuladas desde 2010, según indica un informe que el Tribunal ha hecho llegar al Congreso de los Diputados. A pesar de que se trata de la fiscalización de la Cuenta General del Estado de 2017, el informe anticipa que la situación no ha mejorado en 2018.

La situación descrita por el organismo presidido por María José de la Fuente dibuja un panorama más desolador que en el año anterior y extiende el patrimonio neto negativo a todo el conjunto del sistema y con cifras multimillonarias. “El balance de la Seguridad Social recoge, a 31 de diciembre de 2017, un patrimonio neto negativo de 13.720,6 millones de euros con origen en las operaciones de gestión ordinaria», afirma el informe de este organismo fiscalizador que preside María José de la Fuente. Además, hace un llamamiento a los partidos políticos para que traten de poner medidas que frenen la situación.

Además, muestra un empeoramiento en 2016, año en que el patrimonio negativo de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) fue de 176 millones de euros, pero el organismo matizaba que “en el conjunto del sistema de la Seguridad Social esta magnitud es positiva, por 4.730,4 millones, ya que las mutuas cuentan con un patrimonio neto positivo, de 4.906,4 millones”.

El informe entregado al Congreso focaliza el problema en las continuas pérdidas del sistema a lo largo de la crisis, según resalta El Mundo. “El origen está en sus resultados económico patrimoniales negativos del período 2010 a 2017 (99.503,2 millones). Tales resultados derivan de las operaciones de la gestión ordinaria de estas entidades, porque los recursos de esta naturaleza(mayoritariamente cotizaciones sociales y, en menor medida, transferencias recibidas del Estado) resultaron insuficientes para la cobertura de los gastos del mismo origen (prestaciones contributivas, fundamentalmente pensiones, y prestaciones no contributivas), provocando desequilibrios financieros, presupuestarios y de tesorería”.

“Resulta necesario promover y llevar a cabo las reformas que sean necesarias para resolver, de forma estable, esta situación”.  Ante la falta de consenso político hasta ahora, el Tribunal de Cuentas recomienda que “hasta que se puedan ejecutar esta clase de soluciones”, el Gobierno tiene que seguir proporcionando “financiación estatal”, pero mediante “transferencias corrientes de la Administración General del Estado y no por concesión de nuevos préstamos”.

RELACIONADO