El PSOE facilitará el Ayuntamiento de Pamplona a Navarra Suma sin renunciar al Gobierno foral

El PSOE facilitará el Ayuntamiento de Pamplona, gobernado desde 2015 por EH Bildu, a Navarra Suma, la coalición de derechas que integran UPN, PP y Ciudadanos, según ha informado este lunes el diario 'El País'. Pese a ello, el PSN no renuncia a gobernar Navarra, aunque necesitaría la abstención de la izquierda abertzale, con quien no negociará. Además, los socialistas no apoyarán en ningún caso a las candidaturas de los independentistas en las más de 270 localidades navarras.

Ante las acusaciones de la derecha que continuamente vinculan a los socialistas con los partidos soberanistas, el PSOE facilitará el próximo sábado el Ayuntamiento de Pamplona al tripartito de UPN, PP y Ciudadanos. De esta forma, el candidato de UPN, Enrique Maya, relevará en el cargo al alcalde en funciones de Pamplona, Joseba Asiron (EH Bildu).

Con este movimiento, el PSN quiere enterrar el relato de la derecha, al mismo tiempo que sigue aspirando al Gobierno de Navarra si la coalición de derechas emula su gesto, de tal forma que no requeriría la abstención de EH Bildu.

Este lunes, el secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos, afirmó que la gobernabilidad en España y la investidura de Pedro Sánchez no depende de la formación de gobierno en Navarra, justo lo contrario del mensaje que emitió la la vicepresidenta del Ejecutivo en funciones, Carmen Calvo, hace escasos días.

Si Calvo vinculó los pactos en Navarra con la prioritaria formación de gobierno en España, este lunes Ábalos ha llegado a decir que la operación de permitir a la coalición de Navarra Suma  gobernar la comunidad foral a cambio de que los dos diputados de UPN favorezcan la investidura de Sánchez en una segunda vuelta con su abstención tendría un efecto colateral indeseado: la pérdida de los apoyos de los seis diputados de PNV.

"La gobernabilidad (de España) pasa por los principales partidos", ha sostenido Ábalos refiriéndose a PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos. "No pasa por lo que ocurra en Navarra. La gobernabilidad no depende de Navarra. La investidura ahora tampoco está en función de dos votos", indicó en alusión a los dos diputados de UPN. "No es trascendente esta situación. Lo que hemos dicho es que no nos vamos a apoyar en Bildu. A partir de ahí cada uno hace lo que quiere. No vamos a mantener ninguna negociación", dijo Ábalos, que no ha cerrado de este modo la puerta a que Chivite pueda sacar adelante su investidura con la abstención de Bildu.

Y la prueba de que los socialistas no van a negociar nada con Bildu estará el día 15 con la constitución de los ayuntamientos, avanzó Ábalos.