El Gobierno apela a la responsabilidad del PP y Cs para evitar una investidura con apoyo de independentistas

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha apelado este viernes a la responsabilidad del Partido Popular y de Ciudadanos para que la investidura de Pedro Sánchez no dependa de los independentistas, aunque ha dejado claro que quieren que Unidas Podemos siga siendo "socio preferente", aunque pero asegura que "se abre una nueva etapa".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra de Educación y portavoz del Ejecutivo, Celaá ha señalado que la posibilidad de cumplir con esta fecha estimada “estará en función de si PP y Ciudadanos” ven igual de urgente que el Gobierno el que para entonces pueda haber un nuevo Ejecutivo.

La ministra ha pedido a PP y Ciudadanos que hagan un ejercicio de responsabilidad para que el Gobierno de España “no dependa de fuerzas independentistas”. Por tanto, ha incidido, de PP y Ciudadanos “depende que se obstaculice o salga adelante la investidura” que Sánchez quiere intentar “cuanto antes”. De ellas depende también por tanto que esta investidura “llegue antes o después”, ha abundado.

La formación cuanto antes de un Gobierno estable en España no sólo sería una buena noticia para el país, sino también para Europa, ha resaltado. Celaá no ha respondido a la pregunta de qué estaría dispuesto el Gobierno a ofrecer a Unidas Podemos como compensación por su apoyo. La ministra se ha escudado en que ese asunto es competencia exclusiva del presidente Sánchez, la decisión sobre si incorpora o no en su gabinete a algún representante de la formación ‘morada’.

No obstante, Celaá ha indicado que los socialistas quieren que Podemos “siga siendo socio” porque el Gobierno va a hacer políticas progresistas. Sánchez se reunirá este próximo martes con los líderes de Podemos, Pablo Iglesias; Ciudadanos, Albert Rivera, y PP, Pablo Casado, precisamente para ir avanzando en la investidura.

Con el resto de fuerzas políticas con representación parlamentaria, los socialistas también hablarán, pero ya no será Sánchez el que se siente con sus líderes.

El Gobierno en Navarra

Preguntada por cómo la formación del Gobierno en Navarra puede afectar a la investidura, en el sentido de que si los socialistas dejan gobernar a la coalición de derechas de Navarra Suma los dos diputados de UPN podrían abstenerse en el Congreso, permitiendo la investidura de Sánchez en segunda votación, Celaá ha evitado posicionarse.

Se ha limitado a decir que tanto el PSOE como su partido en Navarra, el PSN, están de acuerdo en que con Bildu no se ha de acordar nada (la abstención de la izquierda abertzale es imprescindible para que se forme un Gobierno alternativo presidido por la socialista María Chivite) y no ha querido pronunciarse sobre si el apoyo del PNV en la investidura estaría en riesgo si los socialistas renuncian a gobernar con los nacionalistas de Geroa Bai y ceden la comunidad a Navarra Suma.

Con el PNV, se ha limitado a recordar, los socialistas gobiernan en coalición en el País Vasco y tienen unas “excelentes relaciones”.

Diálogo con Torra

Por otra parte, Celaá ha dado por hecho que el Ejecutivo restablecerá el diálogo institucional con el Govern catalán en cuanto se forme un nuevo Gobierno. Ahora, estando en funciones, el Ejecutivo está “en un tiempo de silencio general“, ha zanjado.

Esta semana, la vicepresidenta, Carmen Calvo, aseguró que Sánchez no se reuniría en ningún caso con el president de la Generalitat, Quim Torra, como le ha urgido éste por carta, ya que su intención es hablar del poder judicial y del juicio del ‘procés’, una aspiración que tildó de inaudita en una democracia.