Investigación

Desarrollan unos baratos sensores que comprueban si un alimento es apto para comer

Investigadores del Imperial College London (Reino Unido) han desarrollado unos nuevos sensores, conocidos como sensores eléctricos de gas basados en papel (PEGS, por sus siglas en inglés), que podrían ayudar a detectar el deterioro y reducir el desperdicio de alimentos tanto en supermercados como en los hogares.