Sánchez cierra las consultas del Rey con una investidura más complicada de lo previsto

Lo dijo este miércoles la diputada de Coalición Canaria Ana Oramas después de ser recibida por el Rey en el Palacio de la Zarzuela: “Me consta que Pedro Sánchez no ha llamado a nadie todavía para negociar su investidura”. La diputada, que se definió a sí misma como la más veterana de los actuales portavoces parlamentarios en estas lides, dijo que la situación la parecía “asombrosa”. El líder socialista llega pues este jueves al despacho con el monarca del que previsiblemente saldrá propuesto como candidato a la investidura sin los apoyos que necesita para superar el trámite y con una negociación por delante más complicada de lo que en un principio podría haberse pensado. Garantizados tiene sólo con los votos que le acompañan ‘de serie’, los de su propio partido.

Por lo demás, no tiene asegurados ni los de su socio preferente, Podemos, que sigue insistiendo en entrar en el Gobierno pese a la resistencia del líder socialista y presidente en funciones. Lo previsible es que su líder, Pablo Iglesias, vuelva a insistir en su exigencia a primera hora de la tarde, que es probablemente cuando comparecerá en el Congreso tras reunirse con Felipe VI. La presencia de Podemos en el próximo Ejecutivo e incluso la firma de un acuerdo programático con Sánchez sería motivo suficientes para que otras formaciones, como la propia Coalición Canaria, no facilitaran la investidura ni con su voto afirmativo ni con su abstención. Y el secretario general del PSOE no está en condiciones de desdeñar ni a las fuerzas minoritarias del Congreso.

El PSOE tiene 123 diputados y Unidas Podemos 42 por lo que la suma, 165, se queda a once votos de la mayoría absoluta de 176 e incluso podría no ser una mayoría simple suficiente si a los 147 votos que tiene el PP, Ciudadanos y Vox se unen los de algunas de esas fuerzas minoritarias desengañadas por las alianzas de Pedro Sánchez. Lo ideal para el presidente sería repetir la jugada de 2016 pero a la inversa, es decir, que el PP se abstenga ahora para propiciar la gobernabilidad del país igual que el PSOE se abstuvo entonces para hacer presidente a Mariano Rajoy y evitar unas terceras elecciones. Pero esa es una opción casi utópica que además choca de plano con el ‘no es no’ que en aquél momento llevó al propio Sánchez a abandonar su escaño y que después le impulsó para recuperar la secretaría general de su partido.

La tercera vía es Ciudadanos, con cuyos 57 votos Sánchez tendría 180 apoyos, cuatro más de los que necesita para ser investido directamente en primera vuelta. La dificultad con la que choca esta opción es que la confluencia en el centro, que fue posible entre el líder socialista y Albert Rivera en 2016, choca ahora con una doble dificultad: la ‘izquierdización’ de Sánchez y el giro a la derecha del líder naranja que se ha embarcado en una estrategia para ‘sorpassar’ al PP y arrebatar a Pablo Casado el liderazgo de la derecha.

El rey celebró ayer, miércoles, las primeras ocho reuniones y hoy va a recibir en el Palacio de la Zarzuela a los otros siete representantes políticos, en orden de menor a mayor número de escaños obtenidos por sus formaciones en las elecciones generales del 28 de abril. La primera que se va a encontrar con don Felipe es la portavoz de Junts per Catalunya (JxCat) en el Congreso, Laura Borrás, a las 10.00 horas. Borrás asume la representación de la formación independentista en lugar de Jordi Sánchez, a quien el Tribunal Supremo denegó la solicitud de acudir a Zarzuela al estar preso por la causa del ‘procés’.

Después de la diputada de JxCat, será el turno de Jaume Asens (En Comú Podem), a las 10.45; del líder de Vox, Santiago Abascal (11.30), y del de Unidas Podemos, Pablo Iglesias (12.15). Por la tarde, cerrarán la ronda de consultas el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (16.30), el del PP, Pablo Casado (17.15) y el secretario general del PSOE y jefe del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (18.00). ERC y EH Bildu han rechazado acudir a las conversaciones con Felipe VI, como ya hicieron en las dos últimas legislaturas.

A la conclusión de las reuniones, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, se desplazará a Zarzuela para que don Felipe le comunique el candidato propuesto para intentar conseguir la investidura, como establece la Constitución.

RELACIONADO