El PP reconvierte a trabajadores fijos en eventuales para ahorrarse un millón de euros en despidos

Los seis trabajadores afectados, con más de 30 años de antigüedad, recibirán un 96% menos de lo que les correspondería de indemnización

El Partido Popular ha despedido a seis de sus trabajadores fijos en el Congreso y el Senado, a los que ha reconvertido en “eventuales” pese a tener más de 30 años de antigüedad, para ahorrarse buena parte de la indemnización, según informa Javier Ruiz en la Cadena Ser.

Según esta información, el partido trasladó a los trabajadores afectados al Grupo Parlamentario en “excedencia forzosa”, garantizándoles la “reserva la plaza, categoría, nivel, trienios y demás derechos”. Sin embargo, ahora el PP asegura que los empleados son eventuales de la XII legislatura que ha terminado y solo les corresponde la indemnización por ese tiempo, es decir, cuatro años.

De esta forma, el PP se ahorra pagar indemnizaciones por despido por antigüedad, y solo les abonará 12 días de indemnización por año trabajado.  El ahorro para la formación es evidente, pues los trabajadores tendrían que recibir un millón de euros en indemnizaciones por ser fijos durante treinta años, y ahora solo percibirán 37.000 euros. Así, se ahorra el 96,5% de indemnizaciones que la ley le obliga a pagar.

La formación que lidera Pablo Casado afirma que se ha pedido un informe jurídico para “actuar en consecuencia”, pero el caso es que los trabajadores aseguran que la Seguridad Social ya les ha notificado el despido y el partido ha dado orden al personal del Congreso para que no les deje entrar al interior del edificio.

Los especialistas en derecho laboral consultados por la Cadena Ser aseguran que el personal fijo no puede ser transformado en “eventual” y califican de “fraudulento” y de “chapuza” todo el procedimiento. Por ello, creen que se trata de un despido “nulo”. Todo hace indicar que los despidos acabarán en los tribunales.

En su camino, el PP también se ha encontrado con otro problema, aunque en absoluto vinculante, y es que el partido no ha obtenido el aval del Congreso para ahorrarse el 96,5% de las indemnizaciones. La formación había pedido ‘ayuda’ a los letrados de la Cámara y éstos han respondido: “La Cámara es ajena a las relaciones entre los grupos y el personal contratado por los mismos”.