Los empresarios catalanes afean a Torra la parálisis de una Generalitat solo centrada en el referéndum

El presidente del Círculo de Economía, Juan José Brugera, ha alertado este jueves de que "la pérdida de poder económico de Cataluña empieza a notarse", y ha pedido dar prioridad a la gestión del día a día. Brugera ha lanzado este mensaje en presencia del presidente de la Generalitat, Quim Torra, que ha inaugurado la XXXV Reunión del Círculo de Economía, que se celebra en Sitges.

Ha asegurado que si bien “no se han hecho realidad aquellos augurios que presagiaban una caída radical de la actividad económica en Cataluña, la perdida de poder económico empieza a notarse”, lo que puede llevar a un “deterioro” de la economía catalana, ha avisado.

Como es tradicional, el presidente del Círculo de Economía, un importante lobby empresarial catalán, ha aprovechado la inauguración de estas jornadas económicas para trasladar al presidente de la Generalitat sus inquietudes sobre el clima político, marcado por el conflicto político catalán.

Brugera ha instado a los poderes públicos a “compartir una hoja de ruta” con el empresariado para “recuperar la voz y la influencia” de Cataluña en los “centros de poder españoles y europeos”.

Al igual que en otras ediciones de estas jornadas económicas, el Círculo de Economía ha insistido en la conveniencia de “encauzar” el conflicto catalán “por la vía del diálogo y la negociación”. De hecho, el presidente del Círculo ha recordado a Torra, citando la última encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO), que la llamada “tercera vía” es la opción que más apoyos suscita entre los catalanes.

“A pesar de la gravedad (del conflicto político), nos negamos a pensar que la única perspectiva que haya por delante es el deterioro de la convivencia cívica, la polarización política y la desconfianza empresarial”, ha sentenciado Brugera.

En esta línea, Brugera ha puesto el Círculo de Economía, del que forman parte las grandes corporaciones catalanas, “a disposición” del Govern y de los partidos políticos catalanes para “conformar un proyecto factible, compartido y ambicioso” para Cataluña.

Durante su discurso introductorio, Brugera ha opinado también que “mientras se van dando pasos en la búsqueda de una salida consensuada al conflicto político, creemos que es fundamental priorizar el gobierno de las cosas”.

De esta forma, el presidente del Círculo ha llamado al ejecutivo catalán a atender prioritariamente la gestión del día a día, porque “la orientación a menudo única al conflicto político nos lleva a debilitar la acción de gobierno en cuestiones que afectan al día a día de los ciudadanos”, ha dicho.

En este punto, Brugera ha urgido a “preservar la calidad de los servicios públicos” e incluso a abrir un debate acerca de la orientación de las políticas públicas en cuestiones como la educación, la sanidad o el bienestar social, y ha lamentado que no se pueda abrir este debate porque “el conflicto político lo llena todo”.

Torra insiste en la vía del referéndum

Un diagnóstico sensiblemente distinto al que ha hecho Torra,quien ha pedido al empresariado catalán que se “implique” para defender en Cataluña y en Madrid la celebración de un referéndum de autodeterminación; una opción de “radicalidad democrática”, ha dicho, que “quiere el 80 % de los catalanes”.

Torra se ha dirigido a los empresarios y directivos presentes en la jornada para reclamarles “que tomen parte” y se involucren en la búsqueda de una “solución transformadora” para Cataluña. “No se trata de si somos independentistas o unionistas”, ha subrayado el president, que ha reclamado a los empresarios que se sitúen “en primera fila” a la hora de defender un referéndum “para decidir el futuro del país”, que “es el único camino de estabilidad y progreso posible”.

Torra ha incidido en esta idea y ha emplazado a los empresarios a hablar “alto y claro aquí y en Madrid” para hacer saber que están “al lado de la radicalidad democrática y al lado de lo que los ciudadanos decidan en las urnas”. “Pido su implicación para hacer de Cataluña un país mejor y para exigir que la pulcritud y calidad democrática de las instituciones del Estado español se correspondan a la Europa del siglo XXI”, ha insistido Torra.

Y es que, según ha relatado el presidente, en estos momentos, el Estado español se halla inmerso en una “deriva represiva” que empezó en octubre de 2017 y que no se ha atenuado con la llegada del PSOE al Gobierno. La persistencia de la represión, a su juicio, es evidente en las resoluciones que ha adoptado la Junta Electoral en el reciente ciclo electoral, así como con la suspensión de diputados y senadores, y las “amenazas” sobre eurodiputados electos.

“Si no se frena esta deriva represiva, si se quiere alterar en los tribunales lo que ha votado la ciudadanía, es imposible que se imponga una solución democrática al conflicto político”, ha avisado.

Torra ha sostenido que las divergencias políticas “no se pueden resolver por la vía de los tribunales, la cárcel y juicios”, sino que una sociedad madura tiene que poder decidir su futuro “hablando, proponiendo, debatiendo y votando”.

Para intentar convencer a los empresarios presentes, ha planteado un paralelismo: “¿Ustedes podrían salir adelante si no dispusieran de todo el poder de decisión para emprender caminos que les hagan ser más competitivos? Eso es lo que queremos. Son ustedes lo que mejor pueden entender que queramos tener todas las herramientas y competencias para nuestro país”.

Torra, que se ha propuesto hacer una intervención “optimista”, ha reivindicado que, pese a la falta de recursos y competencias, la economía catalana marcha bien, ajena al contexto político.