El ‘postcarmenismo’ obliga a Más Madrid a refundarse en un previsible escenario de goteo de marchas de candidatos

La renuncia a su acta de la alcaldesa en funciones, Manuela Carmena, abre a Más Madrid en canal, una plataforma constituida 'ad hoc' por la candidata y diseñada con un gobierno listo para gobernar. Tras los resultados de anoche, y a pesar de ser la fuerza más votada de la capital con 503.000 apoyos, Más Madrid tiene que hacer frente al 'postcarmenismo', rearmarse para plantar batalla a las derechas desde la oposición, buscar y dar con nuevos liderazgos y hacerlo ante el más que previsible escenario de goteo de salidas de candidatos.

“Sabemos que no vamos a poder gobernar y que no voy a seguir siendo alcaldesa”, declaraba, visiblemente rota, la todavía alcaldesa de Madrid pasada la medianoche de este domingo, cuando ya no había tiempo para la esperanza.

Seguirá como alcaldesa en funciones hasta que se constituya la nueva Corporación, lo que ocurrirá en un pleno a celebrar el 15 de junio. Entonces entregará el bastón de mando y renunciará a su acta. Su renuncia no será la única: pocas horas después del desconsuelo que el domingo tomó el espacio de coworking que Más Madrid utilizó como centro de operaciones en el recuento electoral, son varios los candidatos que piden tiempo para reflexionar sobre su futuro, sobre si seguir en el Ayuntamiento o hacer oposición pero desde la sociedad civil.

Tocará hacer análisis de los resultados, ver por dónde se han escapado esos votos necesarios para revalidar un gobierno que habría sido el de la culminación de proyectos iniciados en esta legislatura y ya sin el corsé del Plan Económico Financiero (PEF). Y lo harán ante el temor de que peligren algunos de los puestos en marcha, desde Madrid Central hasta la policía comunitaria, por ejemplo.

La autocrítica deberá estar en la base de la refundación. Carmena anoche hablaba de “esa diferencia que se preveía (por los votos a Madrid en Pie)” y que fue “determinante”. Los liderados por Carlos Sánchez Mato obtuvieron 42.855 votos, un 2,63 por ciento, muy lejos del 5 necesario para obtener representación.

No obstante, aunque Madrid en Pie Municipalista (conformada por IU, Anticapitalistas y Bancada Municipalista) hubieran apoyado a Carmena, como ocurrió en 2015 cuando concurrían juntas todas estas corrientes de izquierdas, no hubiera alterado mucho el panorama electoral de la capital.

Sumados los votos de ambas candidaturas hubieran logrado 556.845 sufragios y 20 concejales, frente a los 19 con los que cuenta ahora Más Madrid. Arrebatarían un escaño al PP pero no sumarían la mayoría absoluta con el PSOE, ya que este partido obtuvo 8 ediles, frente a los 9 de 2015.

El domingo Carmena no culpaba a nadie. “No culpo a nadie que haya tomado la alternativa de presentarse a las elecciones. Quien haya generado una candidatura habrá valorado las consecuencias de los resultados a obtener. Puede ser que haya tenido incidencia pero hablamos de democracia”, remachaba.

Pero Más Madrid no parte de cero en el ‘postcarmenismo’ porque tienen en su haber experiencia de gestión e ideas para seguir mejorando la ciudad.

La primera lectura de lo ocurrido anoche la ha dado Inés Sabanés en Twitter. “Mil gracias a las 503.990 personas que habéis confiado en Manuela Carmena y en Más Madrid. Ahora se requiere analizar con calma los resultados”, ha escrito, además de abogar por un “traspaso en condiciones” si se confirma el pacto de las derechas. “Madrid lo requiere y, a pesar de los gritos, la política requiere ejemplaridad, como siempre ha defendido Manuela Carmena”, ha apuntado.