El PSOE gana poder territorial pero la derecha retiene la Comunidad de Madrid y desbanca a Carmena

Madrid ha vivido una noche de infarto tanto a nivel municipal como autonómico. Los sondeos a pie de urna y los primeros datos del escrutinio apuntaban a un vuelco en el Gobierno regional, desplazando al PP en favor de una mayoría de la izquierda y poniendo punto final a 24 años de poder popular. Esos mismos datos indicaban que Manuela Carmena repetiría en la alcaldía con el apoyo solo del PSOE ya que Madrid en Pie, la candidatura avalada por Podemos y encabezada por el exconcejal de Carmena Sánchez Mato, ni siquiera ha conseguido representación en el nuevo ayuntamiento. Pero, a medida que ha avanzado el recuento, el equilibrio de fuerzas ha variado totalmente.

José Luis Martínez Almeida será el próximo alcalde e Isabel Díaz Ayuso se instalará en la Puerta del Sol. Es un balón de oxígeno para Pablo Casado, cuyo liderazgo habría peligrado seriamente si hubiera  perdido Madrid tras el mal resultado del 28-A. En la Comunidad, PP (30 escaños), Ciudadanos (26) y Vox (11) alcanzan la mayoría absoluta, que está en 67 diputados. El PSOE gana las elecciones con 38 diputados pero la izquierda no logra escaños suficientes para gobernar. La suma de los socialista con los 20 escaños de Más Madrid y los 7 de Unidas Podemos se queda por debajo, en 65 diputados.  En el Ayuntamiento, Más Madrid de Carmena ha conseguido 19 concejales y el PSOE de Pepu Hernández 8, lo que suma 27. En cambio, el PP tendrá 15, Ciudadanos 11 y Vox 4, es decir un total de 30 de los 57 que componen el consistorio. La mayoría será, pues, para las tres derechas.

De los resultados madrileños se pueden extraer algunas conclusiones: el PP sigue son su tendencia a la baja (pierde 19 de los 48 diputados que tenía), Ciudadanos no culmina el ‘sorpasso’ con el que soñaba y sigue estando por detrás de los populares, y la división interna de Podemos con el enfrentamiento de dos candidaturas que pescaban en el mismo caladero de votos, la del partido morado y la nueva marca de Errejón, resta a la izquierda siendo la formación liderada por Pablo Iglesias la que sufre el gran batacazo.

Carmena ha comparecido pasadas las doce de la noche para reconocer que no podrá seguir siendo alcaldesa. “Más Madrid ha ganado. Estamos satisfechos pero sabemos que no podremos gobernar”, ha dicho y ha añadido: “Es un resultado que no es el que queríamos, pero esa diferencia que podía ser determinante ha sido determinante”. La todavía alcaldesa en funciones no ha querido culpar a nadie de la derrota a propósito de la fragmentación de la izquierda que sin duda ha propiciado estos resultados. Sobre la presentación de Madrid en Pie ha dicho: “Lo habrán valorado y habrán sido conscientes de los resultados que podían tener. (…) Para ellos era importante presentarse como candidatura alternativa a Más Madrid. Están en todo su derecho y ellos valorarán la incidencia que ha podido tener en este resultado, nada más”.

El presidente del Gobierno en funciones y líder socialista, Pedro Sánchez, ha comparecido en Ferraz acompañado, entre otros, del número uno de su lita a la Eurocámara, Josep Borrell, y ha lanzado un mensaje clarísimo a Ciudadanos: “Es hora de que se levante el cordón sanitario al Partido Socialista, que ha ganado las elecciones rotundamente, que apuesta por entenderse y dialogar con todos dentro del marco constitucional y apartar a la ultraderecha, que lo único que está planteando es la involución en los derechos, las libertades y muchas de las conquistas de la democracia”. El partido de Albert Rivera ha hecho de su negativa a pactar con el PSOE el mensaje central de su campaña, tanto para estas elecciones como para las generales del 28-A.

El PSOE, en cualquier caso, puede considerarse vencedor en los tres frentes electorales en liza, como ha destacado el propio Sánchez: “El PSOE se ha confirmado como la primera fuerza política de largo en el sistema político español. Hemos ganado las elecciones municipales, hemos ganado las europeas, en la mayor parte de comunidades autónomas vamos a ser de largo la primera fuerza política. Es decir, los españoles comparten el diagnóstico, el análisis y las recetas del PSOE”.

Por lo que se refiere a los datos, en las elecciones municipales el PSOE ha conseguido el 30% de los votos frente al 22% que se ha anotado el PP, ha aumentado su representación en diez de los doce parlamentos regionales que se elegían y ha arrasado en las elecciones europeas, consiguiendo 20 de los 54 eurodiputados que le correspondía elegir a España. Aparte del caso de la Comunidad de Madrid, el mapa nacional se tiñe de rojo salvo en Cantabria, donde ha ganado el Partido Regionalista de Cantabria (PRC), y en Navarra (donde se ha impuesto Navarra Suma (NA+), la alianza de UPN, PPN y Ciudadanos. Es muy significativo el caso de Castilla y León, el tradicional feudo del PP, donde el PSOE ha ganado con 34 diputados (tenía 25), frente a los 31 del PP, que ha perdido 11 escaños. En Castilla-La Mancha, los socialistas consiguen una amplia mayoría absoluta gracias a sus 19 diputados (11 para el PP y 3 para Ciudadanos) y lo mismo ocurre en Extremadura, donde los socialistas alcanzan 33 de los 65 diputados, tres más que en 2015.

Entre los récords del PSOE hay que destacar el de Vigo, donde el alcalde socialista Abel Caballero ha roto su techo de 17 concejales en 2015 y ha llegado hasta los 20 ediles. El veterano político socialista ha aglutinado el 67,5 % de los votos en estas elecciones municipales y se ha quedado a solo un concejal de los 21 que pronosticó en varias ocasiones. El PP ha vuelto a empeorar sus registros, con cuatro concejales, frente a los 7 ediles que obtuvo en 2015 y los 12 de 2012, siendo entonces la fuerza más votada en la ciudad. La Marea de Vigo ha retenido dos de los tres concejales que obtuvo en los pasados comicios y el BNG ha regresado a la corporación viguesa con un concejal.

Barcelona, Valencia y otras grandes capitales

En Barcelona, ERC y Barcelona en Comú empatan a 10 concejales aunque Esquerra ha sido el partido más votado con el 21,35% de los sufragios, casi 5.000 más que la hasta ahora alcaldesa Ada Colau, que ha logrado el 20,71%, mientras que el PSC se sitúa en tercer lugar con 9 regidores. Barcelona pel Canvi-Cs, la lista liderada por Manuel Valls, obtiene 6 concejales, mientras que JxCat logra 4, el PPC obtiene 2 y la CUP se queda sin representación. No es un buen resultado para Ciudadanos que en las pasadas elecciones generales tuvo que conformarse con un 11% de los votos en Cataluña, lo que podría indicar que el partido de Rivera ha tocado techo en esa comunidad. En una comparecencia ante los medios, Valls ha asumido su “responsabilidad” por no haber logrado sus objetivos y se ha reafirmado en que su compromiso con Barcelona “sigue vivo”, de manera que será regidor en el consistorio barcelonés. Ha querido lanzar también un mensaje a nivel nacional y, sin mencionar explícitamente a Ciudadanos, ha advertido de que cualquier acuerdo con Vox “sería un motivo suficiente para romper con un partido”.

La candidatura de JxCat encabezada por el preso Joaquim Forn y Elsa Artadi se ha desplomado cayendo de los diez concejales de CiU a cinco, pero ha celebrado que Barcelona tenga un “alcalde independentista”, Ernest Maragall (ERC), al que se han ofrecido para propiciar un gobierno “cien por cien” soberanista. Artadi ha comparecido en el hotel donde JxCat ha seguido la noche electoral junto con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el presidente del PDeCAT, David Bonvehí, entre otros dirigentes y candidatos. La número dos de Forn se ha dirigido a Maragall para que no pacte con Ada Colau y ha advertido de que la “falta de unidad” entre JxCat y ERC se ha traducido “en una reducción de concejales, de 18 -CiU, ERC y CUP- a 15 -JxCat y ERC-“. A su juicio, la consecuencia que hay que extraer es que hay que apostar “más que nunca por esta unidad” antes de que llegue la sentencia del Tribunal Supremo sobre el “procés”.

Colau, por su parte, ha felicitado a ERC y a Maragall por haber ganado las elecciones y ha interpretado que “el resultado es clarísimo: la ciudadanía nos pide a las fuerzas de izquierdas un gobierno amplio y transversal de izquierdas”. Colau ha comparecido ante los simpatizantes de los comunes cuando ya estaba claro que BComú se ha quedado “a pocos votos de la victoria”. “ERC ha ganado, pero por pocos votos, y el PSC ha obtenido muy buen resultado”, ha subrayado.

La candidatura del PP encabezada por el empresario Josep Bou ha salvado los muebles por los pelos, al obtener el 5,01% de los votos válidos emitidos y, por tanto, haber superado por la mínima la barrera del 5% que le permitirá formar parte del consistorio. Pero, en general, los populares siguen deslizándose por la curva descendente como se vio en las recientes elecciones generales, cuando la candidatura liderada por Cayetana Álvarez de Toledo registró la peor marca de los populares en Cataluña al lograr un solo diputado para el Congreso de los Diputados. Xavier García Albiol y Manuel Reyes han vencido en Badalona y Castelldefels, ambas en la provincia de Barcelona, aunque no tienen aseguradas las alcaldías, mientras el Pp sí revalidará seguro el gobierno en Pontons (Barcelona), donde ha logrado la mayoría absoluta.

Además de Madrid y Barcelona, en Valencia, la tercera gran ciudad del país, consigue mantenerse el alcalde de Compromís, Joan Ribó, al sumar sus 10 concejales y los siete del PSPV-PSOE, los 17 necesarios para la mayoría absoluta. En Sevilla, otra de las diez grandes ciudades de España, el PSOE revalida su mayoría con el alcalde Juan Espadas que ha obtenido 15 concejales que sumados a los cinco de Adelante Andalucía, le permite holgadamente la mayoría absoluta fijada en 16. En Zaragoza, el alcalde Pedro Santisteve, uno de los regidores del cambio, pierde la alcaldía al no sumar la mayoría absoluta ni con el apoyo de PSOE y Podemos. Mayoría que sí conseguiría la suma de PP (8), Cs (6) y Vox (2).

Andalucía, repartida, y Kichi, la gran excepción

PP y PSOE se han repartido este domingo las victorias electorales en las principales ciudades andaluzas, ya que los populares han sido los más votados en una decena de ellas y los socialistas en otras siete. En Málaga, por ejemplo, el alcalde del PP Francisco de la Torre se mantendrá al frente de la corporación, que gobierna desde hace 19 años, si sus 14 concejales se suman a los dos concejales de Cs consiguiendo así los 16 necesarios para la mayoría absoluta.

En Andalucía se ha producido también la gran excepción al descalabro generalizado de Unidas Podemos, que ha perdido todos sus ‘alcaldes del cambio’ menos uno, José María González, Kichi, que revalida al frente de la corporación de Cádiz rozando la mayoría absoluta, al obtener el 43,59 por ciento de los votos. La confluencia liderada por Kichi ha obtenido 13 concejales y se queda a uno de obtener la mayoría absoluta. En la Peña Juanito Villar, donde Adelante Cádiz ha celebrado los resultados, Kichi y sus seguidores han coreado “Cádiz resiste, Cádiz, resiste”. El alcalde, visiblemente contento, ha animado a celebrar la victoria para ponerse este lunes “a trabajar” y ha apuntado que este triunfo le hará volver a gobernar la ciudad otros cuatro años con “humildad” y “responsabilidad”.

La otra rareza a la izquierda del PSOE es Zamora, donde ha ganado con mayoría absoluta Francisco Guarido, que los últimos cuatro años ha sido el único alcalde de IU en una capital de provincia española tras gobernar en coalición con el PSOE. Ahora, podrá dirigir el ayuntamiento en solitario tras lograr catorce de los veinticinco ediles de la corporación municipal a costa del PP, que ha perdido cuatro concejales, y del PSOE, que ha bajado dos, mientras que Cs se mantiene igual y no entra ninguna otra fuerza política. Tras conocer los resultados, Guarido ha declarado que pese a la nueva situación que les da una “mayoría estable”, IU continuará con su “vocación de diálogo con todos”, especialmente con los grupos que les han acompañado en el último mandato, el PSOE en el equipo de Gobierno, y Cs con pactos puntuales presupuestarios.

En Murcia, el PP ha logrado 11 escaños que sumados a los cuatro de Cs le permitirá continuar con el bastón de mando. Vox entra en este Ayuntamiento con dos, mientras que el PSOE no podrá gobernar pese a aumentar de seis a nueve concejales y Podemos obtiene dos.

El PSOE es, por otra parte, la primera fuerza en Las Palmas de Gran Canaria, con 10 escaños (tres más que en 2015), y el alcalde Augusto Hidalgo podrá revalidar su pacto con Nueva Canaria y Podemos, con tres concejales cada uno. En Palma, los socialistas tienen nueve concejales y alcanzaría una mayoría absoluta ajustada de 15 con los tres de Més-APIB y otros tres de Podemos, mientras que el PP se queda con 6 tres menos que en las últimas municipales, y Vox entra con cuatro concejales, los mismos que Ciudadanos.

Bilbao sigue siendo feudo del PNV, que con 14 concejales se queda a uno de la mayoría absoluta, lejos de los cinco del PSOE, cuatro de Bildu y tres para Podemos y PP, respectivamente. Se puede decir que el PNV no sufre el desgaste de su gobierno en las tres diputaciones forales. Si en 2015 logró 23 de los 51 escaños en Bizkaia, 18 en Gipuzkoa y 13 en Álava, convirtiéndose en la primera fuerza en las tres Juntas Generales, los parlamentos provinciales, en este 2019 ha ganado ocho escaños para reforzar y consolidar su victoria. Con estos resultados el PNV tendrá 17 junteros en Álava, seguido de los 12 de la izquierda abertzale y los 10 del PSE que ha doblado la representación. El PP, que presentaba a Iñaki Oyarzabal, se ha dejado cuatro escaños.

RELACIONADO