El nuevo partido XAV romperá con 28 años de alcaldes del PP en Ávila

Por Ávila logró este domingo 11 concejales y se quedó a las puertas de la mayoría absoluta

El expresidente de la Diputación de Ávila y fundador del nuevo partido Por Ávila (XAV), Jesús Manuel Sánchez Cabrera, romperá el próximo 15 de junio con una dinámica de 28 años de alcaldías del PP en la capital abulense, tras obtener este domingo 11 concejales y rozar la mayoría absoluta.

Al frente de la jovencísima formación Por Ávila, creada tras romper con el Partido Popular al no ser elegido como candidato a la Alcaldía de la capital, Sánchez Cabrera ha protagonizado una de las irrupciones más destacadas del panorama nacional en las elecciones municipales.

Ahora, justo dos meses después de la moción de censura presentada por el PP y que, con el apoyo de UPyD, le desbancó de la Presidencia de la institución provincial, se ha convertido en el preferido por los abulenses de la capital para presidir su Ayuntamiento, después de estar al frente de la Diputación cuatro años.

De esta manera, Sánchez Cabrera romperá con 28 años de alcaldes del PP en la capital, desde que en 1991 el exministro Ángel Acebes fuera elegido regidor con el 46,67 por ciento de los votos, cuando aún existía el CDS.

El relevo de Acebes lo tomó la primera y única mujer que ha sido alcaldesa de Ávila, María Dolores Ruíz-Ayúcar, que consiguió un 63,79 por ciento de los votos.

Por sorpresa, en 1999 tomó el relevo de Ruíz-Ayúcar, Agustín Díaz de Mera, que dos años después abandonó el Ayuntamiento de la capital para convertirse en director general de la Policía y más tarde en eurodiputado.

El encargado de sustituirle fue el por entonces joven político Miguel Ángel García Nieto, que permaneció en el puesto desde 2001 hasta 2015, obteniendo sucesivas mayorías absolutas hasta que en 2015 José Luis Rivas obtuvo el peor resultado de la historia del PP en la capital, con el 33 por ciento de los votos.

Su relevo lo tenía que haber tomado Jesús Manuel Sánchez Cabrera, ya que era la elección que había hecho el PP abulense, hasta que una decisión inesperada de la dirección nacional de la formación hizo que el pasado 22 de diciembre se diera a conocer el nombre de la teniente de alcalde de Cultura, Educación y Deporte, Sonsoles Sánchez Reyes, como aspirante a la Alcaldía.

Esta última ha empeorado aún más los resultados de los populares, con el 21,5 por ciento de los votos y seis concejales, que todo hace pensar que situarán a esta formación en la oposición.

Frente a este resultado, Por Ávila consiguió 11 representantes, mientras que el PSOE pasó de 4 a 6 y Ciudadanos de 5 a 2, lo que sitúa a la formación naranja como posible aliado de Jesús Manuel Sánchez Cabrera en el caso de pactos, sin descartar al PSOE.

Lo sucedido el 25 de junio de 2015 en el pleno de constitución de la Diputación de Ávila, con la presencia de Pablo Casado, entonces vicesecretario general de Comunicación del PP, puede estar en el origen de esta situación de enfrentamiento entre Sánchez Cabrera y el PP.

Aquel día, Sánchez Cabrera se convirtió en presidente de la corporación provincial tras un sorprendente golpe de mano y postularse contra su propio compañero de partido y preferido de la dirección, Pablo Luis Gómez, que finalmente no resultó elegido.

Ahora, Sánchez Cabrera se trasladará desde el Torreón de los Guzmanes, sede de la Diputación provincial, hasta el Ayuntamiento de Ávila, para presidir una institución que se encuentra a poco más de 200 metros de la que ha sido su casa durante los últimos cuatro años.