El temor a un segundo referéndum del Brexit lleva a los conservadores a precipitar la caída de May

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, está preparándose para anunciar su dimisión este viernes, según ha informado el diario británico 'The Times'. Según el citado periódico, se espera que la primera ministra anuncie su dimisión tras reunirse este viernes con Graham Brady, el jefe del Comité 1922, el órgano de gobierno del Partido Conservador en el Parlamento, aunque muchos conservadores presionan para que la premier dimita inmediatamente para frenar su enésimo plan para salvar su Brexit, que esta vez abre la puerta a la convocatoria de un segundo referéndum.

Ante la revuelta en las filas conservadoras, May se ha visto obligada por sus propios ministros a posponer la cuarta votación parlamentaria sobre su controvertido acuerdo de Brexit, prevista para la primera semana de junio. Mark Spencer, uno de los encargados de disciplina del Ejecutivo, explicó, al presentar la agenda oficial en la Cámara de los Comunes, que el Gobierno informará sobre la tramitación de este texto tras el receso parlamentario de la semana próxima.

May seguirá como primera ministra mientras su sucesor es elegido en un proceso que tendrá dos etapas y bajo el cual dos candidatos finales se enfrentan a una votación de 125.000 miembros del Partido Conservador.

La jefa del grupo parlamentario del Partido Conservador en la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom, dimitió este miércoles porque no cree que el Gobierno de May vaya a cumplir con el Brexit. El diputado Mel Stride, hasta ahora miembro del Ministerio de Finanzas de Reino Unido, ha sido designado este jueves como nuevo líder conservador en la Cámara de los Comunes. Downing Street ha confirmado en un comunicado los cambios, que implican el ascenso de Stride y una cascada de nombramientos más. Jesse Norman, hasta ahora en el Ministerio de Transporte, ocupará el cargo que queda vacante en Finanzas, mientras que a Norman le sustituirá Michael Ellis, procedente de Cultura.

Leadsom explicó en su carta de dimisión que, aunque hasta ahora May ha tenido su “decidido apoyo y lealtad” para “dar forma y luchar por el Brexit”, a pesar de las “incómodas decisiones” que se han tomado para ello, ya no cree que el enfoque adoptado por el Gobierno “pueda cumplir con el resultado del referéndum” de 2016, en el que los británicos votaron para dejar la UE.

Así, ha indicado que no cree que Reino Unido siga siendo “verdaderamente soberano” bajo el acuerdo del Brexit que May pretende sacar adelante en el Parlamento y que el segundo referéndum que ha sugerido como plan B, si cosecha una cuarta derrota en Westminster, “sería peligrosamente divisivo”.

También “ha habido una ruptura de los procesos del Gobierno” porque algunas de las propuestas que se han hecho a la Cámara de los Comunes no han sido sometidas ni al debido escrutinio ni a la aprobación de los miembros del Gabinete, ha apuntado.

Con Leadsom ya son 36 los cargos que han abandonado el Gobierno de May en el marco del Brexit. Sin embargo, esta dimisión se produce en un momento crítico tanto para la primera ministra, que podría vivir sus últimos días en el puesto, como para el divorcio entre Londres y Bruselas.

May lleva en la cuerda floja desde que el acuerdo del Brexit negociado por las partes naufragó por primera vez en Westminster, el pasado 15 de enero. En estos meses ha sumado otras dos derrotas parlamentarias que han desatado una grave crisis política.

La ‘premier’ se comprometió a dimitir una vez que el acuerdo del Brexit recibiera el visto bueno de sus señorías, y después de arrancar a la Unión Europea un último aplazamiento que ha dado a los británicos hasta el 31 de octubre para prepararse para el divorcio, con o sin pacto.

May presentó este martes en la Cámara de los Comunes su última y compleja propuesta para salvar el acuerdo de salida, que fue recibida con hostilidad por la mayoría de diputados de todos los partidos.

Además, los medios afirman que May se negó a reunirse este miércoles con algunos ministros, entre ellos el de Interior, Sajid Javid, quien quería hacerle saber su oposición a un segundo referéndum. El miércoles, varios diputados declararon a los medios que May debería dimitir lo antes posible e incluso muchos estuvieron ausentes de la sesión semanal de preguntas a la primera ministra.

May adelantó que este jueves tomará parte en la campaña de su partido para las elecciones europeas. Los británicos están llamados a votar en medio de un ambiente de visible apatía ante la incertidumbre del Brexit, después de que el Parlamento rechazara tres veces el pacto negociado por May.

Los británicos eligen a los 73 eurodiputados que tiene el Reino Unido en el Parlamento Europeo, formado por 751 asientos, que deberán ser ocupados el próximo 2 de julio.