Muere el divulgador cientifico Eduard Punset a los 82 años

El divulgador científico ha fallecido en Barcelona tras una larga enfermedad

El exministro, escritor, periodista y divulgador científico Eduard Punset ha fallecido este miércoles en Barcelona a los 82 años tras un larga enfermedad, según ha informado su familia. “En el día de hoy, 22 de mayo, ha fallecido en Barcelona, tras una una larga enfermedad, Eduard Punset”, ha escrito la familia en el perfil de Twitter del científico, donde ofrece una serie de imágenes en su recuerdo.

En la misma red social, la familia ofrece una serie de imágenes “en su recuerdo y homenaje” y destaca que “a lo largo de toda su vida dedicó su formidable talento y energía a divulgar y compartir ideas y conocimientos, apoyándose en su insaciable curiosidad y su eterno optimismo”.

Nacido en la capital catalana en 1936, estudió derecho en la Universidad Complutense de Madrid, cursó Ciencias Económicas en Londres y París y ejerció el periodismo económico en la BBC y en The Economist.

Punset entró en política tras la muerte de Francisco Franco y fue elegido diputado en las primeras elecciones al Parlament en 1980 por Centristes de Catalunya-UCD. Ejerció como ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas entre 1980 y 1981 y fue eurodiputado por el CDS durante siete años.

Posteriormente alcanzó gran popularidad como divulgador científico en diversos programas de televisión, como “Redes”, emitido por Televisión Española a partir de 1996.

El optimista y poliédrico hombre de curiosidad inabarcable

Si por algo se ha caracterizado, ha sido por una curiosidad inabarcable y un extremado optimismo, que le llevó a advertir en alguna ocasión: “No está demostrado que yo me vaya a morir”.

Punset, que era hijo de un médico rural, se licenció en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y estudió Ciencias Económicas en Londres y París. Tras militar en el Partido Comunista en los años 50, dejó España en 1958 y durante una década residió en Francia, Suiza e Inglaterra.

En 1962 se instaló en Londres y fue redactor de la BBC y director económico de “The Economist”. En 1969 ingresó como economista en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en 1971 fue nombrado representante de esta institución en el Caribe.

De regreso a España, se incorporó en 1973 al Banco Hispano Americano como subdirector general de Planificación y Estudios Económicos y Financieros y, entre 1977 y 1978, fue secretario general técnico del Ministerio de Industria y Energía.

A finales de 1979 entró en el gobierno de la Generalitat provisional de Josep Tarradellas, que reunió a políticos de todas las tendencias, como conseller de Economía y Finanzas.

En las primeras elecciones autonómicas de 1980 fue elegido diputado por Centristes de Catalunya UCD y posteriormente entró en el último gobierno de Adolfo Suárez, en el que desempeñó el cargo de ministro sin cartera de Relaciones con las Comunidades Europeas, desde el 9 de septiembre de 1980 a finales de febrero de 1981.

En 1982 abandonó UCD y fue elegido diputado independiente por las listas de Convergencia i Unió (CiU) en las elecciones generales hasta su renuncia en 1983 para reincorporarse como asesor al Banco Hispano Americano.

Elegido en 1984 presidente del Círculo Catalán de Madrid, el 17 de abril de 1985 ingresó en el Centro Democrático y Social (CDS) de Adolfo Suárez y en las elecciones de 1986 se presentó como candidato, pero no obtuvo escaño.  En 1987 fue elegido eurodiputado por el CDS y reelegido en 1989.

Presidente del Instituto Tecnológico Bull y profesor en el Instituto de Empresa, en 1991, tras las elecciones municipales del 26 de mayo, decidió abandonar el CDS, pero no su escaño en el Europarlamento, donde estuvo hasta 1994.

Fue tras esta etapa marcada por su actividad económica y política cuando alcanzó gran popularidad como divulgador científico, especialmente como director y presentador del programa “Redes”, emitido por la 2 de Televisión Española desde 1996 a 2014.

En sus 600 ediciones, el espacio se acercó a los espectadores a los más importantes investigadores y a sus ideas de vanguardia, con la premisa de conciliar el conocimiento con el entretenimiento, convirtiéndose en el referente de la divulgación científica. En 2012, “Redes” incorporó la sección “La mirada de Elsa”, en la que su hija Elsa Punset, filósofa y escritora, abordaba la inteligencia emocional.

Eduard Punset también ejerció como profesor de Ciencia, Tecnología y Sociedad en la Facultad de Economía del Institut Químic de Sarrià, adscrito a la Universitat Ramon Llull.

Su peculiar voz le llevó a ser uno de los personajes más imitados del país, estuvo siempre muy cerca de la cultura y no sólo publicó numerosos libros y una novela científica, sino que también fue fuente de inspiración de una “ópera cuántica” titulada “Viajes”, que se estreno en el festival Grec en 2012.

Entre los libros de temática política, social, científica o de inteligencia emocional que escribió figuran “España, sociedad cerrada, sociedad abierta” (1982), “La España impertinente” (1987), “Cara a cara con la vida” (2004), “El alma está en el cerebro” (2006) y “¿Por qué somos como somos?” (2008).

De 2010 es “El viaje al poder de la mente”, obra que cerró una trilogía que inició en 2005 con “El viaje a la felicidad” y continuó en 2007 con “El viaje al amor. Las nuevas claves científicas”.

En 2011 publicó “Excusas para no pensar” y “Viaje al optimismo. Las claves del futuro” y en 2013 presentó “El sueño de Alicia”, su primera novela científica.

Recibió numerosos premios y distinciones, como la “Gran cruz de la Orden de Carlos III” (1981), la Creu de Sant Jordi de la Generalitat (2011) o el Premio Ciudad de Alcalá de las Artes y las Letras (2012).

Obtuvo también el Premio de la Asociación Española de Científicos (2001), el Premio Nacional de Periodismo Digital “José Manuel Porquet” (2006), el Premio Jaime I de Periodismo (2007) y el Micrófono de Oro (2012).

Fue nombrado asimismo doctor “honoris causa” por la Universidad de las Islas Baleares en 2011 y formó parte de jurados como el que otorga el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica.

El divulgador científico por antonomasia se atrevió también con la publicidad y puso cara tanto a firmas de pan como a marcas automovilísticas y a consolas de videojuegos.

RELACIONADO