Los árbitros hacen balance positivo del primer año del VAR en LaLiga Santander

La tasa de acierto fue del 96,92% en las decisiones sobre penaltis, del 98,32% en tarjetas amarillas y 94,61% en fueras de juego

La implantación del sistema de videoarbitraje (VAR) en LaLiga Santander tuvo un efecto beneficioso y de ayuda para los colegiados españoles, sobre todo en el mejora del acierto en las jugadas de penalti, cuyo número de señalizaciones se ha elevado respecto a anteriores campañas.

El Director del Proyecto VAR, Carlos Clos Gómez, detalló este miércoles ante los medios, acompañado por el presidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), Carlos Velasco Carballo, las cifras que había dejado el campeonato, que registró un total de 812 incidentes en el área de penalti.

De todos ellos, 93 fueron señalados por los colegiados, que en otros 719 decidieron abstenerse. “Entendemos que en 743 acertó y que de los 69 errores, el VAR corrigió en 44 por ser un claro y manifiesto error y no lo hizo en los otros 25”, señaló Clos Gómez, que cifró en un 96 por ciento el nivel de acierto por el 91 de la temporada pasada. “El VAR nos ha ayudado, no al pleno acierto, que es imposible, con o sin él”, añadió.

“El árbitro deja de pitar penaltis si no tiene la seguridad. Con la implantación del VAR se ayuda a detectar errores claros y manifiestos y es lógico que el número de penaltis señalados se eleve, lo esperábamos y va a seguir sucediendo porque ahora tenemos una red de seguridad”, advirtió el aragonés.

En cuanto al número de tarjetas amarillas, se mostraron 1.967, con un acierto del 98,32 por ciento, mientras que 32 fueron las rojas directas, 25 a través del propio árbitro y siete a través del VAR. “No se mostraron siete rojas que debieron serlo”, informó Clos Gómez.

Para este, el arbitraje español demostró “un nivel altísimo” en la señalización de los 4.697 fueras de juego porque los asistentes acertaron “en un 93,53 por ciento”. “El VAR ayudó menos porque sólo interviene en situaciones que acabaron en gol, penalti o situación clara”, puntualizó el exárbitro.

Además, el sistema de videoarbitraje tuvo “incidencia directa” en 60 de los 983 goles marcados en LaLiga Santander, mientras que el total de revisiones en los 380 partidos ascendieron a 121, con una por cada 3,14 partidos, “un poco más” que en el pasado Mundial (1 de cada 3,2).

De todas ellas, 60 fueron por gol, 49 por penaltis (40 para concederlo y 9 para cancelarlo), 9 para rojas y 3 por confusión de identidad. “En 112 de los casos, el árbitro siguió la recomendación del VAR, es una tasa muy alta (92,56 por ciento”, celebró Clos Gómez, que indicó que la media de revisiones por partido ha sido de doce y que de 121, en 66 se aconsejó ir al monitor.

Además, se ha producido una bajada en cuanto a las tarjetas por protestas y, de manera “más grande”, por simulaciones (de 19 a 6), mientras que en lo referente al tiempo medio de intervención fue de 83 segundos cuando no hizo falta acudir al monitor y de 129 cuando sí.