Estados Unidos aprueba una tregua de tres meses antes de imponer las sanciones a Huawei

El Gobierno da tiempo a las compañías para que se preparen de cara al veto, que impedirá a la china actualizar los móviles con Android

El Departamento de Comercio de Estados Unidos ha expedido una licencia de 90 días que levanta durante ese periodo el veto a Huawei y a sus empresas filiales para preparar una transición sin presencia del gigante tecnológico chino. El secretario estadounidense de Comercio, Wilbur Ross, dijo en un comunicado que la licencia expedida por su departamento “otorga a los operadores tiempo para tomar medidas“.

También “espacio al departamento para determinar las medidas a largo plazo apropiadas para los estadounidenses y los proveedores de telecomunicaciones extranjeros que actualmente dependen del equipo Huawei para servicios fundamentales”. El alto funcionario detalló que “a corto plazo” la licencia permitirá que las operaciones sigan para los usuarios de teléfonos móviles Huawei y para las redes rurales de banda ancha.

El Departamento de Comercio explicó que la licencia permite que ciertas actividades necesarias continúen para respaldar los servicios móviles y redes existentes, “incluida la investigación de ciberseguridad crítica para mantener la integridad y fiabilidad de las redes y equipos existentes y totalmente operativos”.

Sin embargo, “cualquier exportación, reexportación o transferencia dentro del país de artículos sujetos” al veto “seguirá requiriendo de una licencia especial” que el Departamento de Comercio debe otorgar “bajo presunción de denegación”.

El Gobierno de EEUU incluyó la semana pasada a Huawei en una lista de compañías y personas a las que se veta el acceso a tecnología estadounidense. “La venta o transferencia de tecnología estadounidense a una compañía o personas de la lista requiere una licencia, y la licencia puede denegarse si la venta o transferencia perjudica la seguridad nacional de EEUU o sus intereses en política exterior”, apuntó el Departamento de Comercio.

Como consecuencia de este veto, Alphabet, la empresa matriz de Google, ha retirado las licencias a los productos Huawei, que no vendrán con Gmail o Google Play, lo que significa de facto la imposibilidad de acceder a todas las aplicaciones diseñadas para Android que no estén en código abierto. Asimismo, la china no podrá sacar actualizaciones del sistema operativo, lo que dejará sus móviles obsoletos, aunque éstos sigan funcionando.

A pesar de ello, de acuerdo con Google, los servicios de Google Play y la protección contra el ‘malware’ de Google Play Protect continuarán funcionando en los teléfonos Huawei que se encuentran actualmente en circulación.

Esta decisión ha generado preocupación entre los usuarios de ‘smartphones’ de la marca china, que solo en el primer trimestre de 2019 vendió 59 millones de unidades de sus teléfonos móviles en todo el mundo, muchos de ellos en España, donde uno de cada tres móviles son de Huawei.

Pese a que el veto de Alphabet es el más inmediatamente perceptible para el usuario y el que ha causado más revuelo mediático, seis fabricantes de componentes electrónicos estadounidenses y uno alemán también han anunciado que rompen relaciones comerciales con Huawei.

Las compañías de procesadores de EEUU Intel, Qualcomm, Xilinx y Broadcom, la alemana Infineon Technologies y los fabricantes de chips de memoria estadounidenses Micron Technology y Western Digital dejarán de suministrar a Huawei también en cumplimiento de la orden de Trump, lo que podría demorar los planes de adopción de la red 5G a nivel mundial.

La respuesta de Huawei

Intentando contener la ola, el gigante tecnológico chino ha reaccionado este lunes asegurando que ofrecerá actualizaciones de seguridad a todos sus equipos, mientras que el Gobierno de Pekín mostró su apoyo a la empresa para que tome “medidas legales y defienda sus derechos”.

Huawei ha hecho contribuciones sustanciales al desarrollo y crecimiento de Android. Como uno de sus socios clave globales, hemos trabajado estrechamente con su plataforma de código abierto para desarrollar un ecosistema que ha beneficiado tanto a los usuarios como a la industria”, dijo la compañía en respuesta a la decisión estadounidense de limitar su aprovisionamiento y viabilidad.

La tecnológica china prometió que continuará proveyendo actualizaciones y servicios posventa a todos sus equipos, tanto “a los que ya se han vendido como a los que están aún en almacenamiento” y que seguirá construyendo un “ecosistema de software seguro y sostenible” para todos sus usuarios.

Entretanto, el Gobierno chino dijo que apoya a sus compañías para que se defiendan de este último órdago que se enmarca dentro la disputa comercial y tecnológica que el país mantiene con EEUU. “China apoya a las empresas chinas para que tomen medidas legales y defiendan sus legítimos derechos”, aseveró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Lu Kang en una rueda de prensa.

Por su parte, Google China señaló que la compañía está ahora “cumpliendo la norma” y “revisando sus implicaciones”, aunque indicó que los usuarios actuales de teléfonos inteligentes de Huawei podrán actualizar sus aplicaciones, así como los servicios de Google Play.

La duda es qué pasará en el momento en que Google lance una nueva versión de su sistema Android, puesto que Huawei en principio no podrá ofrecer la actualización en sus teléfonos. y ahora habrá que saber cual es la posición de empresas como WhatsApp o Facebook, que podrían asestar el golpe de gracia a la compañía china.

“La peor pesadilla que una empresa pueda imaginar es que se interrumpa su cadena de suministro”, comentó este lunes la analista Kiranjeet Kaur, de IDC Asia-Pacífico, en declaraciones al diario hongkonés ‘The South China Morning Post’.

“Huawei aún puede continuar con Android usando código abierto y crear sus propias aplicaciones y servicios, pero eso no sucederá de un día para otro”, sostiene Kaur, para quien la medida tendrá un “gran impacto” en el mercado exterior del gigante chino.

Sin embargo, la empresa lleva “años” trabajando para afrontar un “escenario de supervivencia en condiciones extremas” con “planes de contingencia que podrían activarse de la noche a la mañana”, de acuerdo con declaraciones de He Tingbo, presidenta de HiSilicon, fabricante de microprocesadores de la tecnológica, recogidas por la publicación económica china Caixin.

En una carta dirigida el viernes a los empleados y recogida por Caixin, la compañía asegura que estos planes permitirán a la empresa continuar con su negocio en caso de que, algún día, no puedan adquirir chips y tecnología avanzada de Estados Unidos.

Por otro lado, el fundador y presidente ejecutivo de Huawei, Ren Zhengfei, indicó el sábado en una entrevista con la publicación japonesa Nikkei Asian Review que Huawei se ha estado preparando para el veto y “no va a tener problemas para funcionar sin chips estadounidenses”.

Ren reconoció que Huawei “crecerá ligeramente a la baja” debido al veto, pero “Estados Unidos va a perder credibilidad al amenazar a sus socios de comercio”.

Mientras, el rotativo oficial China Daily expresó que la decisión tendrá un impacto “limitado” en el mercado chino, puesto que la mayoría de los servicios que ofrece la empresa estadounidense tiene “alternativas” en competidores locales como Tencent y Baidu.

Facua pide a la UE una respuesta contundente a EEUU

Por su parte, Facua-Consumidores en Acción ha reclamado este lunes a la Comisión Europea una respuesta “contundente” a la decisión de Estados Unidos de declarar la “guerra” comercial a China, y ha considerado que debe censurar que Google y las grandes tecnológicas de EEUU corten sus suministros a Huawei.

En declaraciones a Efe, el portavoz de Facua, Ruben Sánchez, ha lamentado que los consumidores “nos hayamos convertido en rehenes” del conflicto comercial entre Estados Unidos y China.

Esperamos que haya una respuesta contundente por parte de la Comisión Europea. No es de recibo que un país decida condenar a una serie de empresas por ser chinas y que ninguna administración vaya a responder cuando hay tantos consumidores europeos afectados”, ha criticado.

La organización de consumidores esgrime que los consumidores tienen derecho a reclamar compensaciones económicas en el momento en que sus móviles pierdan prestaciones, es decir, que no pueda actualizarse el sistema operativo o dejen de funcionar accesos como la tienda de Google.

Cuando ocurra esto, un consumidor podrá ejercer el derecho legal a que le devuelvan la totalidad del dinero si su móvil es un Huawei recién comprado o a una cantidad proporcional al importe que pagó en su momento por el aparato si hace ya varios años, ha explicado el portavoz.

Facua sostiene que el derecho a reclamar iría más allá de los dos años de garantía del teléfono, ya que los fabricantes tienen un obligación de garantizar el mantenimiento de cualquier producto tecnológico, pese a que hayan pasado los dos años, cosa que habría que calibrar caso a caso.