Presos, nuevos diputados y despedidas se cruzan el día antes de la constitución de las Cortes

Este lunes en el Congreso de los Diputados se ha vivido un día inédito. Mientras los presos del procés, hacían los trámites para recoger sus actas como diputados en la primera planta, justo enfrente, en la Sala Constitucional, se reunía la última Diputación Permanente, en la que muchos de ellos decían adiós como diputados. Otros como el exministro de Justicia, Rafael Catalá, coincidan con los independentistas en la sala donde sus señorías recogen las actas.

Oriol Junqueras, de ERC, y Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull, de JxCAT han entrado por el parking público situado enfrente del Hotel Palace a las 10:05, desde donde hay un acceso directo al Congreso custodiados por grandes medidas de seguridad. Tras salir del ascensor diputados de JxCAT, ERC y Bildu les han recibido como héroes y con numerosos aplausos y con algunos incluso se han abrazado.

Tras firmar su acta y acompañado de Gabriel Rufián, Junqueras no ha querido hacer comentarios a la prensa. Sí lo ha hecho Alberto Garzón (IU) quien ha estado con los presos independentistas y ha comentado a república.com que “Oriol ha estado muy amable y que todo había ido muy bien”.

Junqueras no ha dicho palabra, no fuera que le amonestara el juez, pero sí se ha manifestado a través de las redes sociales en un vídeo en el que comentaba que estaba “rodeado de amigos y colegas. Es un privilegio extraordinario. Les he dicho que cuando los veo en la tele siento un orgullo infinito. ¡Debéis ganar el domingo y llevar al país a la libertad!”.

En todo momento han estado asesorados por letrados de la Cámara, un derecho con el que cuentan todos los diputados, aunque también ha estado presente el exdiputado inhabilitado y abogado Francesc Homs.

Tras presentar sus credenciales y recibir el acta como diputados, los presos independentistas han recibido la cartera que ha quedado custodiada por sus grupos ya que no la pueden usar. Además han renunciado a hacerse la foto pertinente a las segunda planta y tampoco han recibido los dispositivos móviles a los que tienen derecho, ya que no los van a poder utilizar en prisión.

La portavoz de Junts en el Congreso, Laura Borrás, ha acompañado también a los diputados electos presos durante su estancia en el Congreso y ha comentado que le parecía una “una vergüenza” que el Supremo no les hay permitido ni celebrar reuniones con sus grupos ni hablar a los medios, tal y como han hecho el resto de diputados y hayan tenido que hayan tenido que regresar a la prisión automáticamente después.

Mientras en la Sala Constitucional, también en la primera planta, llegaban a la última Diputación Permanente, históricos del PP y exministros del Gobierno de Rajoy que ya no van a dedicarse a la política o que han sido relegados a otros puestos políticos. Entre ellos estaban, Fatima Bañez, Alvaro Nadal, Íñigo Méndez de Vigo, Cristobal Montoro, Fernando Martínez Maillo o Rafael Hernando.

En este caso, la reunión ha durado escasos minutos, bajo la dirección de la la presidenta del Congreso, Ana Pastor, en su último día en el cargo, aunque este martes pasará a ser vicepresidenta de la Cámara a propuesta del PP. Algo de lo que ha dicho se sentirá “encantada”.

También han esperado hasta el último momento para recoger sus actas los líderes del PP y de Cs, Pablo Casado y Rivera. Ambos tenía previsto acudir a hacer este tramite a las 11:30, pero finalmente lo han retrasado. Han evitado así encontrarse con los presos que han estado unos 70 minutos en las salas habilitadas para acreditarse.

Cs y PP piden la suspensión inmediata de los presos

Precisamente Rivera cuando ha acudido a recoger su acta como Diputado por Madrid a las 14:10h ha anunciado que Ciudadanos pedirá el primer día al Congreso, la suspensión “automática” de los cuatro diputados en prisión preventiva, Oriol Junqueras, Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sànchez, nada más concluir la sesión constitutiva de la nueva Cámara Baja este miércoles, y ha avanzado que le pedirán a la nueva presidenta, Mertixell Batet, que actúe con “absoluta celeridad”

En su opinión, no tiene “ningún sentido” que personas procesadas por delitos de rebelión puedan ocupar un escaño en la sede de la soberanía nacional, aquella que los presos independentistas, ha dicho, han intentado “liquidar”.

También el líder del PP, Pablo Casado, ha exigido que se tomen las medidas necesarias para que los cinco presos independentistas que están siendo juzgados por el Tribunal Supremo por dar un “golpe a la legalidad” sean “suspendidos” como parlamentarios en aplicación del Reglamento y de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. De hecho, fuentes del PP confirman que será la primera petición que el Grupo Popular llevará a la Mesa del Congreso y a la del Senado, que se constituirán este martes.

Así se ha pronunciado en la reunión plenaria del Grupo Popular que se ha celebrado en la Cámara Baja, donde ha afirmado que es “ofensivo” que la legislatura arranque con ese “espectáculo de provocación” por la “acreditación de los cinco parlamentarios procesados por haber dado un golpe a la legalidad” y que ha extendido a su participación este martes en la sesión constitutiva de las Cortes. “Creo que es un escarnio del que tenemos que reponernos rápidamente y acompañar a los españoles en la resolución de este tipo de cuestiones”, ha señalado.