Los presos del ‘procés’ aprovechan su acreditación en el Congreso para hacer campaña por la secesión

El Congreso de los Diputados ha vivido este lunes el prólogo de la sesión constitutiva de las Cortes surgidas del 28-A. Eso ocurrirá este martes y allí estarán los cuatro exdirigentes del procés que cumplen prisión preventiva y que han sido elegidos diputados: Oriol Junqueras, de ERC, y Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull, de Junts. Los cuatro han sido autorizados a abandonar brevemente la cárcel de Soto del Real este lunes para recoger sus credenciales. Raül Romeva de Esquerra, que ha sido elegido senador, lo ha hecho en la Cámara alta. Según las instrucciones del Supremo, no podían tener contacto alguno con los medios de comunicación. Eso no les ha impedido, sin embargo, grabar vídeos y colgarlos en Twitter haciendo campaña por la independencia.

El primero en colgar su vídeo ha sido el líder de ERC, Oriol Junqueras, que ha empezado escribiendo este mensaje en Twitter, refiriéndose a su situación personas y a la de su compañero de partido Raül Romeva, que ha sido elegido senador: “Hoy hemos podido salir de la prisión de Soto del Real gracias a vuestros votos para recoger las credenciales que nos acreditan como senador y diputado del Congreso. Sus votos nos han hecho libres. Y el domingo nos harán libres en Europa”. Pero, inmediatamente después, el líder de Esquerra ha colgado un vídeo en la misma red social agradeciendo los apoyos recibidos y pidiendo el voto a su formación en las elecciones del próximo domingo “para llevar al país a la libertad”, es decir, para proclamar la independencia y la república catalana.

Jordi Sànchez ha seguido el ejemplo, acompañando su vídeo de un texto en el que dice: “La gente de @juntsxCat trabajará  para que en Cataluña votar no sea delito, para que podamos decidir conjuntamente cuál debe ser el futuro y para que a través del diálogo ganemos la democracia plena, ganemos la libertad”.

“Estamos rellenando los papeles para ser diputados del Congreso, de acuerdo con el compromiso que adquirimos. Esperamos que no nos impidan que podamos ejercer de diputados, y que podamos sacar adelante mucho trabajo. Estamos aquí para servir a los ciudadanos de Cataluña”, ha escrito Jordi Turull.

“La nuestra no es sólo la causa de Cataluña, es la causa de la libertad. Nos mantendremos en pie. Tenemos las convicciones, los ideales y la determinación más fuertes que nunca, porque quien nos da la fuerza es el pueblo de Cataluña”, es el texto de Josep Rull que acompaña a su vídeo en el que, además, destaca la “situación irreal y surrealista” que supone ser diputado y no poder hacer reuniones y estar vigilado.

Raül Romeva, que se ha acreditado como senador, ha colgado otro vídeo en el que se le ve en la Cámara alta saludando a las personas que le han recibido antes de recoger sus credenciales pero sin mensaje alguno a sus votantes.

Los cinco presos han sido “debidamente custodiados” tras haber sido adoptadas por la Presidencia de ambas cámaras “las decisiones oportunas para que dichos trámites se practiquen sin dilación y para que sean reintegrados al centro penitenciario a la mayor brevedad posible”. Para cumplir con este mandamiento, se ha previsto un fuerte dispositivo policial en torno al Congreso. Un dispositivo similar se organizó el pasado 20 de febrero de 2018 durante la comparecencia en la comisión de investigación del Congreso sobre la supuesta financiación ilegal del PP con el responsable de Gürtel en la Comunidad Valenciana, Álvaro Pérez, conocido popularmente como ‘El Bigotes’, quien se encontraba en prisión preventiva en Soto del Real. A su llegada al Congreso, efectivos policiales del Congreso le escoltaron hasta que entró en la sala donde se celebraba la comisión de investigación y, una vez en su interior, quedó en manos del presidente de este órgano parlamentario. Al término de la sesión, de nuevo entraron los policías a la sala y se lo llevaron para entregarlo a la Guardia Civil para su traslado de vuelta a prisión.

Dado que los trámites que han tenido que afrontar los diputados electos para recoger sus actas incluyen la entrega de distinta documentación, la cumplimentación de hasta tres declaraciones escritas (de bienes, de actividades y de intereses económicos), e incluso posar para la fotografía de la ficha oficial del Congreso, los policías de la Cámara han tenido que acompañarles por todo el recorrido a través de sucesivas dependencias. A los diputados recién acreditados les han entregado la cartera aunque no se la han podido llevar. La han dejado en la Cámara para que la custodien sus compañeros de grupo. No les han dado ni el móvil ni el iPad que les correspondería en circunstancias normales, es decir, si no estuvieran cumpliendo prisión preventiva, porque no les está permitido utilizarlos. A Romeva, los otros doce senadores de ERC le han despedido con un aplauso tras estrecharle las manos. Según se ha sabido después, sus compañeros de grupo le han hecho un regalo: un traje para que se lo ponga en la sesión constitutiva del martes.

La diputada de JxCat Laura Borrás ha considerado una “vergüenza” que diputados “que deberían tener sus derechos políticos intactos” hayan tenido que regresar a la prisión automáticamente después, sin poder participar en ninguna reunión del grupo. Por cierto que Borrás ha aprovechado para lanzar un mensaje a la Mesa del Congreso que se constituirá este martes. Se ha mostrado convencida de que el órgano de gobierno de la Cámara no suspenderá de sus funciones como futuros diputados a Sànchez, Turull y Rull -la diputada posconvergente no se ha referido en ningún momento a Junqueras- y ha hecho extensivo ese sentimiento a los presos: “Ellos están convencidos de que la Mesa del Congreso va a defender los derechos de los diputados, nos han pedido que lo traslademos así, con esta determinación”.

El martes 21, todos ellos volverán a abandonar la prisión para acudir a la sesión constitutiva de las Cortes. Pero la gran pregunta es qué ocurrirá después, una vez que hayan adquirido su condición de diputados. ¿Podrán participar en debates como el de investidura que se prevé celebrar a principios de julio? Si no fuera así, la mayoría absoluta que está fijada en 176 diputados pasaría a situarse en los 174, una vez descontados los cuatro presos que están siendo juzgados.

A día de hoy, no será el Supremo el que despeje la incógnita. El Alto Tribunal quiere que sea el propio Congreso el que lo resuelva conforme a lo establecido en el artículo 21.2 de reglamento de la Cámara: “Cuando, concedida por la Cámara la autorización objeto de un suplicatorio y firme el auto de procesamiento, se hallare en situación de prisión preventiva y mientras dure ésta”. De las tres premisas contempladas en la norma -previa concesión del suplicatorio, firmeza del procesamiento y situación de prisión preventiva- se cumplen literalmente las dos últimas, pero no la primera. Y es precisamente por eso por lo que el Supremo estima que debe ser la Mesa del Congreso la instancia que decida si este precepto de su reglamento es aplicable, y en qué términos.

El Supremo, al parecer, no quiere que se le acuse de que invade las competencias del legislativo, como ocurrió cuando el juez Llarena suspendió a los dirigentes independentistas como diputados del Parlament -fueron elegidos en las autonómicas de 2017- tras dictar auto de procesamiento contra ellos por el delito de rebelión y teniendo en cuenta que ya estaban en prisión provisional. El juez aplicó el artículo 384 bis de la ley de Enjuiciamiento Criminal y en un principio les permitió que pudieran delegar su voto en otros parlamentarios de su mismo grupo. Cuando el Supremo confirmó los procesamientos por el delito de rebelión, en julio de 2018, Llarena abrió la posibilidad de que pudieran ser sustituidos. Junqueras y Romeva aceptaron la fórmula. Turull, Rull y Sànchez, en cambio, la rechazaron por considerar que se estaba produciendo una invasión de competencias por parte del poder judicial al interferir en la vida parlamentaria y limitar la autonomía del poder legislativo catalán.

RELACIONADO