Batet y Cruz prometen diálogo y convivencia pese al ‘sectarismo’ de los secesionistas

La ministra Meritxell Batet, candidata a presidir el Congreso, ha avisado este domingo de que los socialistas no se dejarán llevar por la "confrontación estéril" y responderán al "insulto y al uso partidista de las instituciones" con "dos, tres o mil tazas" en defensa de la "convivencia". Con esta afirmación, la ministra en funciones ha querido ir un paso más allá del líder del PSC, Miquel Iceta, que en el mismo acto ha exclamado, dirigiéndose a los independentistas que vetaron su candidatura a presidir el Senado: "Si no quieres caldo, ¡dos tazas!", refiriéndose así a que, pese al bloqueo independentista, finalmente habrá dos catalanes federalistas -Batet y Manuel Cruz- al frente del Congreso y del Senado, respectivamente.

Los tres han compartido escenario este domingo en el barrio barcelonés de La Marina, en un acto de la campaña del alcaldable del PSC por la ciudad, Jaume Collboni, que ha arrancado a ritmo de rumba. “Ante un problema podemos hacer tres cosas: no hacer nada, azuzar el fuego por interés o intentar apagarlo. Y los socialistas siempre hemos apostado por apagar el fuego y buscar soluciones”, ha expuesto Batet.

Para la ministra en funciones, la victoria socialista del pasado 28 de abril constituye un “mandato de entendimiento y consenso”, que obliga a los partidos a arremangarse y a apostar “por el diálogo y el acuerdo”. “No hay otra vía que esta, la política es diálogo dentro de las reglas del juego, de la Constitución y las leyes”, ha insistido.

En la misma línea, Iceta ha sostenido que, pese al veto que ha sufrido esta semana por parte del independentismo, mantendrá “pete quien pete” su espíritu “constructivo”, ya que su misión en política es “transformar las cosas”, no “vivir de problemas y conflictos”. Eso sí, ha cargado contra el presidente de la Generalitat: “Ya sabemos lo que ocupa el tiempo al presidente Quim Torra. Dijo: ‘Hemos acabado con Iceta’. Su vocación es acabar con los adversarios políticos. Ya lo arreglaremos”, ha advertido.

Además el líder del socialismo catalán ha sacado pecho a propósito de la apuesta por el diálogo socialista que ve también representado por el presidente Sánchez, que quiere situar a dos catalanes al frente de dos de las instituciones más importantes de España. “Sánchez quería un presidente del Senado catalanista, federalista, dialogante, y lo tendremos, porque el martes el Senado escogerá como presidente a Manuel Cruz, y esto nos sirve para recordar que la nuestra no es una carrera de sillas, sino de ideas y compromisos”, ha dicho.

Iceta ha defendido que votar socialista en las municipales y europeas del 26M es la mejor respuesta “contra la intolerancia, el sectarismo y la crispación” que, a su entender, generan tanto la derecha como los independentistas. A estos últimos les ha reprochado que no tengan una “visión plural del país” y que hablen en nombre de Cataluña, obviando a quienes no son partidarios de la secesión.

Precisamente, Jaume Collboni ha reivindicado la triple utilidad del voto al PSC para evitar que el bloqueo de la política catalana se traslade al Ayuntamiento de Barcelona, ya que los socialistas son garantía de progreso, buen gobierno y de que no haya un alcalde independentista que supedite los intereses de los ciudadanos al “procés”.

En el mismo acto también ha intervenido el senador electo Manuel Cruz, que se ha propuesto hacer del Senado “un nuevo espacio de diálogo y reformas”, en el que las comunidades autónomas intensifiquen las relaciones con el Estado y entre si. “Hace unos días no me imaginaba que estaría aquí, ya veis las vueltas que da la vida y la política. Estoy profundamente agradecido”, ha admitido este filósofo sin carné de partido.

Cruz, que encabezó la lista del PSC al Senado el 28A, ha recordado que en el programa electoral de los socialistas se defendía que la Cámara Alta debe ser “un lugar de encuentro” entre los diferentes territorios de España, y también entre las comunidades autónomas y el Estado. “Vamos a poner nuestro empeño para que así sea, nos jugamos mucho”, ha recalcado el filósofo barcelonés, que no tiene carné de partido. “Para mí que soy un universitario, un filósofo y un federalista convencido es un honor poder asumir este desafío”, ha explicado en el mitin.

RELACIONADO