El independentismo tumba la designación de Iceta como senador marcado por la campaña del 26-M

El Parlament ha rechazado la designación del primer secretario del PSC, Miquel Iceta, como senador autonómico con 65 votos en contra (31 de ERC, 30 de JxCat y 4 de la CUP), 25 votos a favor (17 del PSC y 8 de los comunes) y 39 abstenciones (36 de Cs y 4 del PP). La votación ha certificado lo que ya se esperaba, pese a que antes del pleno en el que se ha producido la Comisión del Estatuto de los Diputados del Parlament ha determinado que Iceta cumple los requisitos necesarios para su designación. Es la primera vez que una asamblea legislativa tumba la propuesta de un grupo con ese objetivo y abre un peligroso precedente, además de marcar la campaña del 26-M.

En el debate previo a la votación, el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha reiterado el “no rotundo y nítido ante movimientos turbios” del socialismo para designar a Iceta como senador con el fin de que presida la Cámara Alta.

Ante el ruego de cortesía parlamentaria por parte del PSC, Sabrià se ha preguntado “dónde está la cortesía con los diputados en la prisión” y ha alertado de que solo se podrá avanzar cuando “el diálogo sincero derrote la táctica electoral”. Esto, ha añadido, “no funcionará con el chantaje” de que “viene la extrema derecha” si ERC no vota los presupuestos del Estado, ni el “míster Marshall de venir a Barcelona a cambiar el nombre del aeropuerto, ni con un nuevo presidente en el Senado que sea catalán”. “De lecciones de cortesía y de dignidad, ni una”, ha concluido.

En la pugna por ver quién es más independentista y en la que JxCat corre el riesgo de verse desplazado por ERC, el diputado de la formación de Carles Puigdemont Albert Batet se ha remitido nada menos que al 2017 para justificar su ‘no’ a Iceta. “¿Dónde estaba el diálogo el 1-O, el 3-O con el discurso infame del Rey, cuando vetaron a Puigdemont y a nuestros diputados, cuando prefirieron ir a elecciones…?, ha planteado Batet que ha lamentado que en su grupo están “cansados del falso diálogo”. Y ha añadido: “Hablamos de cortesía parlamentaria cuando hay plenos que ofenden, cuando se banaliza el dolor, cuando se desprecia el exilio… Señor Iceta, no nos puede pedir cortesía parlamentaria”.

El diputado de la CUP Vidal Aragonès ha justificado su rechazo a la designación de Iceta asegurando que el líder del PSC “representa lo que es, ha sido y será el régimen del 78”. Aragonés ha cuestionado la esencia misma de la designación, que tradicionalmente hace los grupos parlamentarios y el pleno se limita a certificar. Según él, sin embargo, si eso es así no tiene ningún sentido que el trámite incluya la votación del pleno. El diputado de la CUP cree, además, que Iceta no es la persona idónea para representar a la Generalitat, ya que “estuvo a favor de aplicar el artículo 155” de la Constitución en Cataluña y “fue a cabeceras de manifestaciones acompañado de la extrema derecha” y “blanqueándola”. Ha aludido así a la presencia del dirigente socialista catalán en la manifestación por la unidad de España que se celebró en Barcelona el 29 de octubre de 2017, dos días después de la declaración unilateral de independencia, y en la que se hizo un selfie con Xavier García Albiol, la entonces ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, y el delegado de Gobierno en Cataluña de Mariano Rajoy, Enric Millo, que se hizo viral.

Quien para unos es un símbolo de la supuesta represión del Estado en la que han basado toda su campaña a favor de la secesión, para otros es casi un peligroso simpatizante de la causa independentista. Es el caso del líder del PPC, Alejandro Fernández, quien ha reprochado a Iceta haber roto la unidad constitucionalista “para nada”. Fernández ha afirmado que el PP ya advirtió de que la supuesta voluntad de diálogo de los independentistas era un “chantaje”, mientras que ha acusado al PSOE y al PSC de haberse desmarcado, en cambio, de la “unidad constitucionalista”. “¿Merecía la pena romper la unidad constitucionalista para esto?”, se ha preguntado.

Carlos Carrizosa, en nombre de Ciudadanos, ha recurrido como el resto de los portavoces al electoralismo para acogerse al que está siendo uno de los principales argumentos de su partido para pedir el voto contra el PSOE: las alianzas que, según dicen los naranjas, ha tejido Pedro Sánchez con el independentismo. Cs ‘olvida’ el rechazo a los Presupuestos de Sánchez por parte de ERC y JxCat e incluso la votación de este jueves e insiste una y otra vez en la misma acusación: ‘Ustedes ya escogieron socios y dinamitaron sus puentes con el constitucionalismo. (…) Mire qué pago les dan a sus concesiones. Los nacionalistas no van a parar’.

La portavoz parlamentaria del PSC, Eva Granados, ha acusado por su parte a ERC y JxCat de “volar puentes” de diálogo por “tacticismo electoral”. ¿Qué gana Cataluña impidiendo que Iceta sea presidente del Senado? Sean valientes, coherentes y responsables. En momentos como estos es en los que se tiene que demostrar valentía y no tacticismo”, les ha interpelado. Granados ha reprochado a las formaciones independentistas que “vuelvan a vulnerar derechos, a volar puentes y a ir contra el interés general”, como ya hicieron en las jornadas del 6 y 7 de septiembre del 2017, cuando el Parlament aprobó las llamadas “leyes de desconexión” previas a la declaración unilateral de independencia.

La portavoz socialista ha defendido una tesis radicalmente opuesta a la de la CUP, al insistir en que la elección de Iceta como sustituto del expresidente de la Generalitat José Montilla en el Senado no es algo que la cámara pueda decidir de forma discrecional, ya que a su entender solo atañe al PSC decidir quiénes son sus senadores autonómicos. En este sentido, ha subrayado que, desde 1980, el parlamento catalán siempre ha avalado a los candidatos de los diferentes grupos al Senado, y ha agregado: “Esto no va de confrontación ni mercadeo, va de representación. Votar en contra de Iceta es votar en contra de la pluralidad de Cataluña”. “Vetar a Iceta es ir en contra del diálogo”, ha resuelto Granados, que ha atribuido el bloqueo a la designación de Iceta a la pugna interna de ERC y JxCat por dirimir a quién corresponde la hegemonía del independentismo.

También la presidenta del grupo parlamentario de Catalunya en Comú Podem, Jéssica Albiach, ha deplorado la “gesticulación” de los grupos independentistas, una postura que ha atribuido al contexto de la campaña del 26M. Lo que “hasta ahora era un simple trámite que no generaba mayor discusión”, ahora JxCat, ERC y la CUP lo han convertido en un motivo de bloqueo, una actitud que “seguramente tiene más que ver con la campaña electoral” por el 26 de mayo que con una “discrepancia ideológica”, ha dicho.

Albiach ha reconocido la “brutal situación de excepcionalidad” que vive Cataluña, pero ha recordado que también la había durante el 155. Ha reprochado a Iceta algunas de sus últimas declaraciones “incendiarias” que “no son propias” de él y ha denunciado que “los socialistas se han equivocado en las formas y los tempos”, ya que “no están demostrando demasiado respeto por las instituciones”. Además, ha considerado “indignante y sorprendente” que PSC y ERC “ahora estén enfangados en la designación de un senador”, por lo que ha pedido iniciar una “nueva etapa política de diálogo y acuerdos” que “deje atrás el simbolismo” y permita encarrilar una “resolución democrática del conflicto”.

La idoneidad de Iceta y el recurso de inconstitucionalidad

Antes de que se celebrara el pleno, en la Comisión del Estatuto de los Diputados del Parlament todos los grupos, excepto la CUP, han votado a favor de la idoneidad de Iceta para aspirar al cargo. La Mesa del Parlament, por otra parte, ha vuelto a rechazar la petición del PSC para que la designación de Iceta como senador autonómico se vote con papeletas, de tal modo que los diputados solo puedan depositar un voto con el nombre del candidato propuesto o en blanco, pero no puedan votar en contra.

El organismo parlamentario se ha reunido este jueves a primera hora para reconsiderar la solicitud de los socialistas, que ya descartaron ayer miércoles, cuando la mayoría de la Mesa acordó que la designación se decidiera por voto electrónico secreto. Fuentes socialistas han criticado la decisión de la Mesa y han asegurado que existen precedentes de votación con papeletas, en los años 89 y 92. Otras fuentes parlamentarias, sin embargo, señalan que desde 2010 se vota por vía telemática y secreta.

Las mismas fuentes socialistas han avisado de que, si se consuma el veto a la designación de Iceta, las formaciones independentistas, con la complicidad de la presidencia del Parlament -en manos de Roger Torrent (ERC)-, estarán vulnerando “derechos fundamentales de representación” del grupo PSC-Units, por lo que estudiarán la interposición de un recurso ante el Tribunal Constitucional.

Sobre la viabilidad del recurso, hay división de opiniones entre los constitucionalistas pero el catedrático Javier Pérez Royo ha sido tajante en declaraciones a la Cadena SER. A su juicio, el veto de los independentistas al nombramiento del primer secretario de los socialistas catalanes como senador por designación autonómica es “inconstitucional”, “una barbaridad” que “choca contra el artículo 69 de la Constitución, contra el principio de pluralismo político”. Ha explicado que “la elección es del grupo. La cámara certifica. Es un acto debido, un acto reglado. La cámara no tiene la capacidad de alterar la voluntad de los grupos”. Esta caso, ha señalado, es similar al del rey sancionando una ley: “El rey tiene que sancionar la ley, pero no puede no sancionarla”.

El jurista cree que este asunto se puede resolver de forma “fácil” y “rápida”. En lugar de un recurso de amparo, Pérez Royo plantea al grupo parlamentario socialista “solicitar al Constitucional que aplique la normativa del contencioso electoral” para que el caso se resuelva antes de la formación del nuevo Senado. “El Constitucional podría resolverlo en cinco días porque es un caso de interpretación jurídica”.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha confirmado este jueves la presentación del recurso tras advertir al independentismo de que su veto a Miquel Iceta “va a ser la historia de una gran torpeza política”. Calvo ha señalado que con la decisión de ERC y JxCat “se rompe la proporcionalidad obligada que arrojaron las urnas de Cataluña para la representación de los senadores autonómicos”. En ello basarán los socialistas su recurso al TC, ha señalado la vicepresidenta, que ha recordado a ERC que su decisión además es “inútil”, al tener el PSOE la mayoría absoluta en el Senado, por lo que ha garantizado que se “cumplirá el papel y la función que el presidente Sánchez tiene prevista”.

RELACIONADO