Trump prohibirá a las empresas de EEUU hacer negocios con la china Huawei

El decreto se basa en la potestad del presidente para regular el comercio en caso de emergencia nacional que amenace al país

El presidente de EEUU, Donald Trump, podría firmar esta misma semana, aunque podría demorarse algún tiempo más, un decreto para que las compañías estadounidenses no usen equipos de telecomunicaciones fabricados por empresas que representan un riesgo para la seguridad nacional, abriendo así el camino a una prohibición de hacer negocios con el gigante de telecomunicaciones chino Huawei.

La información, que adelanta en exclusiva Reuters, asegura que tres altos cargos familiarizados con el plan subraya que el decreto no nombrará sin embargo a países o compañías específicas.

El decreto haría mención a la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional, que otorga al presidente de EEUU la autoridad para regular el comercio en respuesta a una emergencia nacional que amenace al país. En este caso, Trump siempre ha defendido que Huawei usa sus equipos para espiar.

El decreto además llegaría en un momento muy complicado en las relaciones comerciales entre China y Estados Unidos, que, aunque enfrentadas en una batalla con pocos precedentes, están dando pasos para intentar desbloquear la difícil situación.

El responsable de inversiones de la empresa china tecnológica, Wang Tao, ya ha negado que la prohibición de usar sus productos por parte de Estados Unidos afecte al devenir económico de la entidad, debido al escaso volumen de negocios que tiene la compañía en el país.

“Nuestro negocio en Estados Unidos no es demasiado grande”, aseveró Wang en una rueda de prensa en Pekín, agregando que Huawei está presente en “170 países y regiones”, un factor que le hace menos dependiente de su actividad en dicho estado.

También censuró que algunos gobiernos hayan “confundido” las cuestiones técnicas en torno a la ciberseguridad “con problemas políticos e ideológicos”, un planteamiento que, dijo, “no es constructivo” para ninguna de las partes.

“Considerar a una compañía como un desafío a la seguridad no es el camino correcto para avanzar. Esto no ayudará a mejorar la ciberseguridad en las sociedades inteligentes del futuro”, indicó el ejecutivo.

El empresario hizo estas declaraciones durante la presentación en Pekín de la primera base de datos de inteligencia artificial del mundo, GaussDB, anunciada hoy por el gigante chino tras casi nueve años de desarrollo.

“En comparación con otras empresas, Huawei respeta muchísimo la propiedad (de los datos). Nosotros no poseemos la propiedad de la información y prometemos que no monetizaremos su uso”, subrayó Wang.

El gigante chino de telecomunicaciones aumentó un 25,1 % sus beneficios en 2018, hasta los 59.300 millones de yuanes (8.850 millones de dólares o 7.802 millones de euros), pese a las acusaciones de espionaje de EEUU y otros países occidentales.

En este sentido, destaca la medida aprobada por Washington por la que prohibió a todas sus agencias gubernamentales adquirir productos de Huawei, una decisión que la firma china considera “inconstitucional” y por la que ha presentado una demanda contra el Gobierno estadounidense.

Una restricción que, sin embargo, no ha afectado a las cuentas de la compañía, que en los tres primeros meses de este año facturó un 39 % más que en 2018 y vendió 59 millones de teléfonos inteligentes en todo el mundo.