ERC confirma su ‘no’ a Iceta, JxCat se suma y Sánchez les acusa de ‘vetar la convivencia y el diálogo’

“¡No vetan a Iceta, sino a la convivencia y el diálogo!”, ha denunciado Pedro Sánchez ante el bloqueo del independentismo a la designación de Miquel Iceta como senador autonómico para que pueda presidir la Cámara Alta. ERC ha reunido este miércoles a su grupo parlamentario y ha confirmado lo que avanzó el martes su líder 'in pectore', Pere Aragonés: votará en contra de la designación del socialista Miquel Iceta como senador autonómico, lo que bloquea la posibilidad de que sea elegido presidente del Senado, como desea el líder del PSOE, Pedro Sánchez.

Es la primera vez que se frena un trámite de este tipo, que normalmente carece de complejidades, como lo demuestra el hecho de que el Parlament de Catalunya votara sin problemas la designación del popular Xavier García Albiol, que no es precisamente el rostro más tolerante de la derecha, o de la diputada de Ciudadanos Lorena Roldán. El portavoz de ERC, Sergi Sabriá, ha sido incapaz de explicar esa contradicción en la rueda de prensa que ha ofrecido para anunciar la decisión de su grupo. “Estás mezclando cosas distintas”, le ha respondido al periodista que le ha preguntado al respecto.

Ante la imposibilidad de aportar una respuesta coherente que explique su actitud, el independentismo ha decidido refugiarse en el pretexto de ‘las formas’. Según Sabriá, el ‘no’ de ERC era “inevitable” después de haberse enterado “por la prensa” de la voluntad del presidente del Gobierno de que Iceta se convierta en presidente del Senado, sin tener en cuenta que antes el Parlament lo debe designar senador. Eso sí, ha sido incapaz de aclarar, a preguntas de La Sexta, qué hubiera ocurrido si se hubiera ocultado la intención del jefe del Ejecutivo, vulnerando así la transparencia a la que constantemente apelan todas las fuerzas políticas. El motivo de fondo no es ese y así ha acabado reconociéndolo Sabriá. Para los republicanos, “nadie” puede hablarles de “cortesía parlamentaria” cuando hay políticos en prisión y en el “exilio”.

Los republicanos han roto definitivamente la imagen de ser la mitad ‘tolerante’ del independentismo y abierta al diálogo al vincular su voto a Iceta a una decisión de la Junta Electoral Central que nada tiene que ver con el Gobierno de Pedro Sánchez. La JEC impidió el martes que el líder de Esquerra, Oriol Junqueras, interviniera en un debate para las elecciones europeas de TV3 desde la cárcel de Soto del Real, donde cumple prisión preventiva por su participación en el ‘procés’, porque Prisiones había alegado previamente que eso hubiera desbaratado los horarios del centro. Según los republicanos, la responsabilidad última del veto es del Gobierno, del que depende Instituciones Penitenciarias.

Pero ERC no ha sido la única formación independentista que ha anunciado que se opondrá a la designación de Iceta. La CUP no ha tenido ninguna duda en avanzar que votará en contra y JxCat se lo ha pensado un poco más pero finalmente también también se ha sumado a ese voto acusando al PSC de “perturbar la cortesía parlamentaria”. Los posconvergentes admiten que a los socialistas les toca un senador y no han puesto en duda la sustitución de Montilla ni la elección de Iceta, pero alegando que no es tarea suya elegir quién será el presidente del Senado. Y el partido de Carles Puigdemont acusa a Iceta de apoyar la aplicación del artículo 155 para suspender la autonomía de Cataluña que, según recuerda, Montilla se negó a votar ausentándose en el preciso momento en el que se sometió a la consideración de la Cámara alta. La número dos de JxCat para el Ayuntamiento de Barcelona, Elsa Artadi, ya había alertado de que su grupo en el Parlament no cedería al “chantaje” del PSOE y de su líder, Pedro Sánchez.

Así las cosas, el marcador está de la siguiente manera: el PSC solo tiene garantizado 25 votos a favor, los 17 suyos y los 8 de Catalunya En Comú Podem. En contra hay 70: 34 de JxCat, 32 de ERC y 4 de la CUP. Y habrá 40 abstenciones: 36 de Ciudadanos y 4 del PP. Los populares y el partido naranja no han querido sumarse al bloqueo independentista pero tampoco han hecho nada a favor de la designación de un político que no les gusta porque, según ellos, ha coqueteado con el secesionismo. Se trata de una visión completamente contradictoria con la de los partidos independentistas, lo que indica que ninguno de los extremos está a favor del consenso y el diálogo que siempre ha propugnado Iceta.

Para el presidente del Gobierno, que ha participado en un acto de campaña en San Sebastián, lo que ha demostrado el independentismo catalán es que tiene “miedo a las soluciones”. Sánchez ha apostado por “avanzar y no retroceder”, en concreto por “avanzar en la convivencia” y no “enquistar la polarización y el extremismo”. La intervención de Sánchez se ha producido después de que el PNV, por boca de su presidente, Andoni Ortuzar, haya  respaldado la propuesta de que Iceta sea presidente del Senado asegurando no entender la decisión de los independentistas catalanes. “Tiene que venir alguien que haga olvidar el Senado del 155 y ponga en marcha una Cámara del acuerdo y del diálogo”, ha demandado Ortuzar al dar su apoyo a Iceta.

El propio Iceta ha dicho que el veto a su designación supone una “aberración democrática” y ha recriminado a ERC que haga bandera del diálogo y después abra la puerta a bloqueos de este tipo. Esa decisión, ha añadido, “dificultará muchas cosas de ahora en adelante porque la vida es así, es un toma y daca”. El exministro de Exteriores en funciones y cabeza de lista del PSOE al Parlamento europea, Josep Borrell, ha pedido a los nacionalistas que recapaciten y levanten su veto y ha calificado de “irredenta” su actitud ante la “idoneidad” del candidato, a quien “no se le pueden poner ningún tipo de objeciones desde el punto de vista racional y objetivo”. Y el candidato del PSC a la Alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni, ha negado que ERC sea la pata “más moderada y dialogante” del independentismo y ha denunciado que los republicanos “han sido siempre los primeros en hacer saltar la vía del diálogo y en azuzar el conflicto”.

El PSC ha hecho un último intento de romper el bloqueo solicitando al presidente del Parlament, Roger Torrent, que la votación sobre la designación de Miquel Iceta como senador autonómico se hiciera mediante papeleta, ya que esa opción “no permite el voto negativo” y es el único sistema que evitaría “un resultado imposible”. La respuesta de la Mesa no se ha hecho esperar. Los miembros de la Mesa han votado en la tarde de este miércoles, registrándose 4 negativas, por parte de ERC y JxCat; dos abstenciones procedentes de Ciudadanos y un voto a favor del componente socialista.

Intelectuales, artistas, empresarios y políticos se han adherido a un manifiesto que pide a los partidos catalanes que no impidan esa designación y que a las pocas horas había logrado 1.200 firmas. El documento asegura que la elección de Miquel Iceta como presidente del Senado es “una oportunidad para impulsar el diálogo, la cooperación y los consensos necesarios para avanzar en el federalismo”, a fin de “rehacer el pacto territorial para que los diferentes sentimientos de pertenencia convivan en una España plural”.

RELACIONADO