Puigdemont descarta concurrir a las catalanas y critica a Iceta pero no condiciona su designación

El cabeza de lista de JxCat a las europeas, Carles Puigdemont, ha afirmado que su intención es, si puede, coger el acta de eurodiputado en caso de resultar elegido el 26M, con lo que dejaría la del Parlament, y ha aclarado que no tiene "ningún interés" en ser candidato a otras elecciones catalanas. A través de videoconferencia, Puigdemont ha participado en una rueda de prensa organizada por la Agència Catalana de Notícies (ACN) como cabeza de lista de la candidatura de JxCat, que lleva por nombre Lliures per Europa, en la que no ha puesto condiciones a la designación de Iceta como senador autonómico.

En un momento en el que es diputado suspendido del Parlament de forma, a su juicio, “ilegítima e ilegal”, Puigdemont ha afirmado que hasta el presente “no ha renunciado” a ser investido de nuevo presidente de la Generalitat, pero ha indicado que no ha sido posible por una “muralla de ingeniería legal” del Estado. En todo caso, ha indicado que después del 26M, si es elegido eurodiputado, su “intención es coger el acta” en la Eurocámara, para seguir con el trabajo que lleva realizando desde que huyó a Bélgica a finales de 2017, de internacionalización de la causa soberanista.

Preguntado por si se plantea, después de su posible etapa como eurodiputado, retomar su carrera en las instituciones catalanas, el expresidente de la Generalitat ha afirmado: “No tengo ningún interés en ser candidato a unas elecciones al Parlamento de Cataluña; lo que sí quisiera es recuperar la normalidad”.

Ante las dudas de si podrá coger el acta de eurodiputado sin pisar España, donde sería detenido, Puigdemont ha asegurado que él no las tiene y se ha preguntado si España va a respetar “las reglas de juego de la UE”, así que en todo caso, ha indicado, la pregunta se debería “formular a las autoridades españolas”. Pero “creo que al Estado le convendría facilitar” que los eurodiputados de JxCat y ERC elegidos, incluido el preso Oriol Junqueras, puedan “ejercer” el cargo, porque sería “la mejor imagen que podría dar” España a Europa y sería además “parte de una solución” al conflicto catalán que “solo puede ser política”.

El expresidente catalán ha deseado que el ciclo electoral y la competición entre JxCat y ERC no “afecte” a la estabilidad del Govern que comparten, un ejecutivo que ha demostrado “una resiliencia extraordinaria”, y ha remarcado que el ejecutivo de Quim Torra debe tener una “legislatura larga”. En la Eurocámara, Puigdemont ha descartado incorporarse a grupos que estén en contra del derecho a la autodeterminación de Cataluña, con lo que ha excluido la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa (ALDE), donde había estado CDC, y en cambio ha dejado abierta la puerta a incorporarse a la Alianza Libre Europea (ALE), donde está ERC.

Por otro lado, el líder de JxCat ha criticado la actitud del socialista Miquel Iceta ante el 155 y los presos. Según sus palabras, Iceta “no se ha caracterizado por facilitar la distensión del conflicto”. Sin embargo, Puigdemont no ha fijado condiciones para su designación como senador en el Parlament. Ha recordado que es “notorio” que Iceta “no tuvo dudas” y se sumó de forma “entusiasta” a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, por lo que no considera que situarle como presidente del Senado se pueda interpretar como un “gesto” a Cataluña por parte del presidente en funciones del Gobierno. “Iceta no se ha caracterizado por facilitar la distensión del conflicto”, ha remarcado el expresidente catalán.

Puigdemont ha considerado que estaría bien que Iceta hubiera tenido más “empatía” hacia los presos y “exiliados”, que le hubiera llamado en este último año y medio a Bélgica o que hubiera tenido “otra actitud” con la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, en prisión preventiva y juzgada en el Supremo. En todo caso, ha afirmado que, si bien le hubiera gustado haber visto “otro Iceta”, no pone “ninguna condición” para su votación como senador, pues “no es un tema político, sino humano”. “Veríamos bien un cambio de actitud, de tono, más respeto, pero no es que le pida nada, no pongo condiciones porque no podré votar”, ha afirmado Puigdemont, que ha señalado que la decisión la tomará y la anunciará el grupo parlamentario de JxCat.

Si bien ha criticado la acción “precipitada” de Pedro Sánchez de elegir para la presidencia del Senado a un diputado catalán que aún no es senador, en todo caso ha afirmado que no discute “el derecho del PSC” de escoger a su representante para la Cámara Alta. Después de que Pedro Sánchez alertara de que vetar a Iceta en el Senado sería un “mal comienzo”, Puigdemont ha replicado que lo fue aplicar el 155 y, tras recordarle que el PDeCAT aprobó su moción de censura para que pudiera iniciar su etapa en la Moncloa, ha afirmado que le interesará lo que tenga que decir el líder del PSOE “después de las elecciones” del 26M.