Puigdemont confía en el 26-M para eludir la irrelevancia política que le deparó el 28-A

“Mi pulso es con el Estado, no con ERC”. La afirmación de Carles Puigdemont en una entrevista con ElNacional.cat resume su esfuerzo para quitar importancia a unos resultados de las elecciones generales que no le fueron nada favorables, a unas encuestas que auguran la pérdida de su hegemonía en favor de Esquerra en las próximas autonómicas y a la posibilidad de verse despojado de toda representatividad política si finalmente no puede presentarse a las elecciones europeas del 26 de mayo.

“Nosotros competimos con un Estado español autoritario que nos ha llevado a la cárcel y en el exilio. No nos planteamos el combate en términos de hegemonías partidistas o personales”, ha insistido Puigdemont en la misma entrevista.

Lo cierto es que los resultados de las elecciones generales certificaron que los republicanos son ahora la primera fuerza política en Cataluña al haber obtenido un total de 15 diputados, seis más que en los últimos comicios. En segunda posición quedó el PSC, que con 12 escaños casi ha doblado los resultados de las anterior convocatoria. En la parte media de la tabla han quedado En Comú Podem -formación que ganó las anteriores elecciones y que ahora ha obtenido siete escaños (cinco menos que en 2016)- y Junts per Catalunya, también con siete diputados en la Cámara Baja. A continuación están Ciudadanos (cinco diputados) y cerrando la tabla el PP y Vox, con un diputado cada uno.

Así las cosas, Puigdemont corre el riesgo de perder su condición de ‘padre espiritual’ del independentismo que sigue llevando las riendas de las política catalana desde su retiro de Waterloo. Su única esperanza es que un escaño en el Parlamento Europeo le permita utilizar esa Cámara como altavoz de sus reivindicaciones para seguir teniendo un papel protagonista, aunque la Generalitat deje de estar en manos de su subalterno, Quim Torra. De momento, el Tribunal Supremo español ha ordenado a los juzgados de lo Contencioso-Administrativo de Madrid que sean ellos los que resuelvan de inmediato si el expresidente catalán puede concurrir a las elecciones europeas, aunque les recuerda que en el afectado “no concurre causa de inelegibilidad”.

Gonzalo Boye, abogado de Puigdemont, ha celebrado la decisión del Supremo y ha mostrado su convencimiento de que “también nos la darán (la razón) sobre la inmunidad cuando llegue el momento”. En un tuit, Boye ha reaccionado así a la decisión del Supremo:

La defensa de Puigdemont considera que si el expresident es elegido eurodiputado logrará automáticamente la inmunidad, aunque el Parlamento Europeo ya le ha advertido de que ésta solo será efectiva si recoge su acta en Madrid. Y ese es un asunto sobre el que aún debe pronunciarse el Supremo. De momento, y aunque los tribunales ordinarios aún deben pronunciarse sobre si Puigdemont y los prófugos pueden o no ir en las listas a la Eurocámara, JxCat y Torra han celebrado el auto del alto tribunal como una auténtica victoria. “Quiero felicitar al presidente @KRLS y los consejeros @toni_comin y @ClaraPonsati por esta victoria. Era tan aberrante la resolución de la JEC que la Fiscalía y el Supremo han reconocido que pueden presentarse a las elecciones europeas”, ha escrito el presidente catalán en Twitter.