La ONU pide a Francia mantener conectado a un paciente en estado vegetativo

El Estado dispone ahora de un periodo de seis meses para presentar sus observaciones

El Comité de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad ha solicitado a Francia que suspenda toda decisión sobre la paralización del tratamiento que mantiene con vida al tetrapléjico en estado vegetativo Vincent Lambert a la espera de que se examine el fondo del caso.

Así lo confirmó este domingo uno de los abogados de los padres del paciente, Jérôme Triomphe, que acudió a esa instancia internacional después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) se pronunciara a favor de desconectar a Lambert, tal y como lo había solicitado su esposa.

Francia firmó en 2010 la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CRPD, según sus siglas en inglés) y su Protocolo Opcional, por lo que, según subrayó Triomphe, está obligada a seguir la decisión del comité, que fue comunicada a las partes este viernes.

El Estado dispone ahora de un periodo de seis meses para presentar sus observaciones, según recuerdan los medios. “Habrá intercambios contradictorios entre Francia y nosotros. En la práctica, la instrucción del caso dura años”, añadió el abogado.

El caso se ha convertido en el país en modelo del debate sobre los tratamientos al final de la vida y la muerte digna. Incluso en su familia hay partidarios (los padres, la hermana y un hermanastro) y opositores (la esposa, cinco hermanos y hermanas y un sobrino) de mantenerle vivo de forma artificial.

Lambert, de 42 años y enfermero psiquiátrico de profesión, sufrió un accidente de tráfico en 2008.

El traumatismo craneoencefálico le dejó tetrapléjico y absolutamente dependiente. En 2011, los médicos descartaron toda posibilidad de mejora y en 2014 su estado fue calificado de vegetativo.

Sus padres, de profundas creencias religiosas, siempre han defendido su derecho a la vida y consideran que desconectarle supondría un trato inhumano o degradante, por lo que en los últimos años han agotado todos los recursos judiciales posibles.

El Consejo de Estado, la máxima instancia de la justicia administrativa de Francia, ha autorizado en dos ocasiones cesar la alimentación e hidratación artificiales de Lambert, y la decisión del TEDH, elevada después al comité de la ONU, se había pronunciado en ese mismo sentido.