La Audiencia juzga a cinco jóvenes por incitar al terrorismo en Facebook

Los acusados ensalzaban e incitaban al terrorismo yihadista a través de la página de Facebook, llamada "Islam en español"

La Audiencia Nacional juzga desde este lunes a cinco jóvenes, tres marroquíes, un alemán y un paquistaní, acusados de ensalzar e incitar al terrorismo yihadista a través de una página de Facebook, llamada “Islam en español”, dirigida a musulmanes hispanohablantes y que llegó a tener 32.500 seguidores.

Los cinco, que entre 2013 y 2016 conformaron un grupo bajo los postulados de Dáesh, se enfrentan a una petición del fiscal de 3 años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo y para uno de ellos, Junaid Hameed Parveen, de origen paquistaní, reclama 8 años más de prisión por un delito de integración en organización terrorista.

Según el escrito de acusación del fiscal, este último, que tenía intención de viajar a la zona del Estado Islámico, manifestó en su declaración judicial su deseo de que en España se implantara el Califato y en una de sus publicaciones en internet imploró que Allah “acabe con los infieles españoles”.

La Fiscalía relata que dos de los acusados, los marroquíes Ilyas El Allaoui y Anass Bekkaoui, eran los administradores de la citada página en Facebook, cuyo ritmo de seguidores era “vertiginoso”, con 500 en una semana, y en la que los procesados interactuaban “de manera relevante”.

En ella “se registraron múltiples publicaciones donde se instaba a la realización de la yihad armada, o a emprender acciones violentas contra los considerados ‘infieles'”, según lo recabado en la red por un agente encubierto informático.

En esa página de Facebook se difundió también una publicación de la página “Islam en español.tumblr.com”, en la que se amenazaba con acciones violentas con la imagen nocturna de una ciudad bombardeada, bajo el título: “Paciencia, el día de ajustar cuentas llegará pronto y entonces conocerán el dolor”.

El otro administrador, Anass Bekkaoui, mantenía con Ilyas “una especial relación de confianza, ya que ambos son familiares” y llegó a manifestar que los integrante de Dáesh “estaban haciendo ‘algo grande’ y que son verdaderos seguidores del Islam“.

En una de sus publicaciones difundió un vídeo en el que se observa cómo se expande la bandera del Dáesh por Oriente y toda Europa, “viéndose en el mapa a España señalada como Al Andalus”.

En comentarios del 14 de noviembre de 2015 responsabilizó al entonces presidente de Francia, François Hollande, “de los ataques que sufre Siria, mostrando su apoyo al grupo Dáesh tras los atentados de París el día anterior” en la sala Bataclan y otros puntos de la ciudad.

También celebró meses después un terremoto ocurrido en Ecuador, mostrando “su conformidad con las muertes ocurridas” y tras insultar a los latinoamericanos, dijo: “mejor que mueran así que en manos nuestras. Nosotros os cortamos en trozos”.

Además llegó a afirmar “si somos terroristas me alegro de que nos pongan ese nombre. Somos el terror, me encanta que me teman”.

Del acusado de integración, la Fiscalía indica que manifestó de forma reiterada su intención de viajar a los territorios de “los buenos musulmanes“, lo que generó tal preocupación en sus familiares que lo pusieron en conocimiento de la Policía.

Llegó a contactar con terroristas del EI a los que envió 150 euros a través de un intermediario en el Líbano y se supo que fue investigado en EEUU por su relación con el yihadista Marión Hicks, condenado en su país y con quien planificaba una acción terrorista en Al Andalus.

Su actividad en la red era principalmente la de divulgar propaganda de Dáesh y se atribuía el rol de experto en religión islámica.

Para ello creo un canal en Youtube y una página en Facebook llamada “Monoteísta“, desde donde compartió vídeos subtitulados por él al español, “estableciendo de este modo una plataforma idónea” para adoctrinar a los musulmanes hispanohablantes.

Además de las penas de prisión, la Fiscalía pide para todos inhabilitación absoluta y especial para profesión o empleo en el ámbito docente o deportivo y libertad vigilada tras cumplir condena, así como se ordene a las redes y plataformas que retiren los contenidos declarados ilícitos.