Vox amenaza con romper con el PP en Andalucía si no cesan los ‘insultos’ de Casado

El giro al centro del líder del PP, Pablo Casado, que tras la debacle electoral del 28-A ha intentado distanciarse de Vox dándole por primera vez la definición que le corresponde, la de ‘extrema derecha’, puede tener consecuencias para su partido en el juego de alianzas para recuperar poder territorial. Está por ver qué ocurre tras las elecciones autonómicas y municipales del 26-M, en aquellos lugares como Madrid donde Vox puede irrumpir y tener un papel decisivo. Pero sin esperar hasta entonces, los ‘ultras’ ya se han hecho oír en Andalucía, donde el PP gobierna gracias a ellos y Ciudadanos tras haber cosechado un pésimo resultado en las elecciones del pasado mes de diciembre.

Lo curioso es que Vox se tome como un insulto que le llamen ‘ultraderecha’, como hizo el martes Pablo Casado tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP. Pero es que en esa rueda de prensa del líder del PP hubo más valoraciones sobre los resultados del 28-A en las que básicamente se responsabilizó a las formaciones de Santiago Abascal y Albert Rivera, Ciudadanos, de la victoria del PSOE y de que los socialistas puedan seguir al frente del Gobierno de la nación.

Todas las descalificaciones son, según el líder andaluz de Vox, Francisco Serrano, una “patada en la silla” a la negociación sobre los presupuestos andaluces.