El PPCV emula a Casado y culpa de su debacle a la fragmentación de la derecha

El portavoz de la campaña electoral autonómica del Partido Popular de la Comunidad Valenciana (PPCV), Jorge Bellver, ha atribuido la victoria de la izquierda en las elecciones autonómicas valencianas de este domingo a "la fragmentación del voto de centro derecha" en la Comunidad.

En unas declaraciones remitidas por el partido, Bellver ha destacado que, teniendo “prácticamente el mismo numero de votantes en ambos bloques”, el de la derecha no ha podido tener más diputados en Les Corts Valencianes debido a esa fragmentación.

“Tres diputados marcan la diferencia entre un gobierno del tripartito y un gobierno presidido por Isabel Bonig” (PP), ha afirmado Bellver, cuya formación ha perdido 12 escaños, al pasar de los 31 de 2015 a los 19 obtenidos este domingo.

Para el dirigente popular, lo que esta claro que es que habrá “un gobierno valenciano tripartito, con Podem dentro del mismo, más sectario y radicalizado”.

Bellver ha dicho que al PP le corresponde ahora hacer “un análisis realista de la situación”, algo que empezarán a hacer a partir de mañana con la reunión del comité ejecutivo nacional y a partir de ahí, ha agregado, lo hará también el comité ejecutivo regional.

Por su parte, el candidato de Ciudadanos (Cs) a la Presidencia de la Generalitat Valenciana, Toni Cantó, ha afirmado este lunes que su formación va a ejercer “el liderazgo de la oposición” en las Cortes valencianas ante un PP, ha subrayado, “en caída libre”. Cantó ha comparecido en la sede del partido junto a la cabeza de lista de Cs al Congreso por Valencia, María Muñoz, quien ha añadido que van a hacer una oposición “leal con España y comprometida con la Comunitat Valenciana”, que “no va a defraudar” a sus votantes.

El candidato ha agradecido la confianza depositada en su partido por los 466.000 votantes de la Comunidad Valenciana que les han dado su apoyo, y ha asegurado que “es un orgullo haberse consolidado como la verdadera alternativa al tripartito valenciano”.

Ahora bien, ha lamentado que “el hundimiento del PP” les haya impedido “acabar con los barracones, poder instaurar de nuevo la libertad de elección de la lengua, y acabar con las políticas lingüísticas y con los experimentos con nuestros hijos” que, ha asegurado, lleva a cabo el conseller de Educación, Vicent Marzà, así como poner fin a las listas de espera y de dependencia. Ésta, ha añadido, ha sido la espina que le ha quedado porque “tenía ganas” de reemplazar estas políticas.

Ahora bien, para el candidato de Cs pasar de 13 diputados a 18 en las Cortes valencianas es un “resultado histórico” ya que supone “superar al nacionalismo en la Comunitat Valenciana”, y una muestra además de que los valencianos han visto la “cara real de Compromís”, alejada, a su juicio, “del vinilo amable” que quieren mostrar.

“Vamos a ejercer el liderazgo en la oposición”, ha afirmado, “ante un PP que está en caída libre en Madrid y en la Comunitat Valenciana”, y “no vamos a fallar a los votantes” que han confiado en Ciudadanos, ha aseverado.