Perplejidad en el PP por la marcha de Garrido aunque se le quita relevancia electoral

El presidente del PP, Pablo Casado, se ha enterado en la mañana de este miércoles en Sevilla, tras participar en un mitin electoral, de que el expresidente popular de Madrid Ángel Garrido se incorporaba a la lista de Ciudadanos para la Asamblea madrileña. "Nadie lo sabía en el PP", según fuentes del partido, que han asegurado que el presidente es el primer sorprendido por este fichaje.

Desde la dirección del partido aseguran que “no pasa nada” y que no van a dar “importancia electoral” a algo que no la tiene, ya que Garrido no era el candidato principal sino el número cuatro.

Este martes por la tarde, Garrido estuvo en la sede del partido, en la calle de Génova, y el lunes había firmado para ir de cuarto lugar en la candidatura europea del PP, han añadido las fuentes, tras su presentación oficial junto al resto de la candidatura hace unas semanas en Madrid, en un acto con Casado.

Casado, que no ha hablado con Garrido, se ha mostrado sorprendido por esta decisión, de la que “no tenía ni idea”, han dicho las mismas fuentes, ya que se le había concedido lo que pedía que era ir entre los números uno a cinco en la lista europea, aseguran.

“Preocupación ninguna”, afirman desde el PP, que añaden que Casado está centrado esta semana final de campaña en demostrar que su candidatura es la “única alternativa” a un Gobierno de Pedro Sánchez “mal que les pese a los que están fichando en aguas ajenas”.

Sobre qué pasará con la candidatura europea del PP, tras la salida de Garrido, instan a preguntar a Ciudadanos, el partido que le ha fichado, porque Casado nunca ficharía nadie que va en una lista “ya registrada”. Insisten en que “no pasa nada” y, al igual que en el caso del expresidente balear José Ramón Bauzá o la presidenta de las Cortes de Castilla y León Silvia Clemente, este tipo de casos “hace daño a Ciudadanos” y no al PP.

Para Casado, Garrido ha estado “muy elegante” en la rueda de prensa que ha ofrecido este miércoles junto con Ignacio Aguado en Madrid, han informado sus colaboradores, y cree que no tiene “ningún problema” con el presidente del partido.

Más duro se ha mostrado, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha asegurado que el fichaje de Garrido pone de manifiesto la necesidad de “algunos” de buscar “golpes de efecto” que disimulen la victoria del martes en el debate de Pablo Casado.

En declaraciones en La Sexta, el número dos de los populares ha dicho de Silvia Clemente que al final parece que ni la querían los militantes de Ciudadanos en la comunidad autónoma, en tanto que de Bauzá ha revelado que, cuando le llamó tras haber anunciado su adiós, le confesó que regresaría a trabajar a su negocio farmacéutico.

Sobre Garrido ha destacado que el mismo lunes estuvo en la sede del PP para firmar el “acepto” como número cuatro de la lista europea, y ha ido más allá García Egea al recordar un tuit del propio Garrido en el que denunciaba “el juego sucio” que la formación naranja está practicando en la Comunidad de Madrid. Por ello, García Egea ha lamentado que Garrido se esté haciendo la foto hoy con Ciudadanos “sin siquiera dar la cara”, lo que ha calificado como “sorprendente”.

A su juicio, estos adioses demuestran que “la renovación tranquila” de Casado “va por el buen camino”. Ha pedido en estos casos “valentía“, y tras remarcar que el PP es un partido “con las puertas abiertas” y que la gente es “libre” para ir a la organización que quiera, ha subrayado que “un poco de coherencia no estaría mal”, no obstante.

Garrido figura en las candidaturas europeas presentadas por el PP este mismo lunes como número cuatro, después de la cabeza de lista, Dolors Montserrat, y de los eurodiputados Esteban González Pons y Antonio López-Isturiz. La número cinco en esta lista es la exministra Pilar del Castillo.