Israel destruye la casa familiar de un palestino acusado de un ataque en Cisjordania

El ejército israelí demolió esta madrugada la residencia familiar de Omar Abú Laila, el palestino acusado de matar a un soldado y rabino israelíes el mes pasado. Fuerzas del ejército, junto con la Policía de Fronteras y la Administración Civil, demolieron la residencia, situada en la aldea de Az Sawiya, en el territorio ocupado de Cisjordania, confirmó un comunicado militar.

El informe agrega que el ejército “continuará operando para prevenir el terror y mantener la seguridad en el área”.

Según Wafa, la agencia oficial de noticias palestina, la demolición duró seis horas e incluyó el desalojo de 50 familias vecinas.

Además, el ejército utilizó medios antidisturbios ante las protestas de jóvenes de la zona y el intento de periodistas y vecinos de documentar la demolición, aunque no se produjeron heridos.

Abú Laila, de 19 años, murió el pasado 19 de marzo tras enfrentamientos con el ejército israelí cerca de Ramala, tras dos días de intensa búsqueda por parte de las fuerzas de seguridad, que lo apuntaron como responsable de la muerte del sargento Gal Kaidan y el rabino Achad Ettinger junto al asentamiento de Ariel.

En octubre de 2015, cuando comenzó la última oleada de ataques palestinos con cuchillo, el Gobierno israelí aprobó una orden que permite derribar las casas familiares de los palestinos que han cometido ataques, con la intención de tener un efecto disuasorio.

Expertos en seguridad y ONG defensoras de los derechos humanos critican la medida y argumentan que esta no evita que haya más ataques, y que funciona más bien como represalia.