Pedro Sánchez llama a hacer del 28-A ‘una enorme moción de censura’

El presidente del Gobierno y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, ha llamado hacer el 28-A una "enorme moción de censura contra la desigualdad, la corrupción y la crispación como forma de hacer política". El candidato socialista ha sacado pecho de las medidas sociales que ha conseguido poner en marcha en tan sólo 10 meses en La Moncloa y ha evitado aclarar si pactará con Ciudadanos. Sobre el debate de los indultos, ha advertido de que "no puede haber negación preventiva del indulto" a los presos del 1-O.

En su intervención inicial del debate electoral a cuatro de RTVE, Sánchez ha planteado que la disyuntiva del próximo 28 de abril es “si queremos que España siga avanzando o retroceda“.  Según ha avanzado, dirigiéndose a los espectadores, que durante este espacio electoral en televisión escucharán dos historias: “la de la derecha, según la cual iba todo maravillosamente bien hasta que los malvados socialistas presentaron la moción de censura” y la suya, que explicará como ha puesto “rumbo a la limpieza, la convivencia y la justicia social” en diez meses de gobierno.

En el centro del debate económico del debate, Sánchez, ha recordado la incidencia de la corrupción en la economía española, pero acto seguido ha insistido en que el principal problema ahora en España es la desigualdad. La apuesta de su Ejecutivo ha sido revertir la tendencia que consagró, a su juicio, la gestión de Mariano Rajoy, y ha sido posible mediante la aprobación de reales decretos leyes en los llamados “viernes sociales“. Igualmente, Sánchez ha reprobado la propuesta fiscal del PP porque equivale al déficit que actualmente tiene la Seguridad Social, de 18.000 millones de euros.

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno ha pedido también un “detector de verdades” para rebatir “las mentiras” de los líderes del PP, Pablo Casado, y de Ciudadanos, Albert Rivera, en materia económica. Sánchez respondía así a la acusación de Casado de que se estaban destruyendo al día 6.800 empleos, una cifra que según el presidente es falsa porque se están creando más de 1.483.

Sánchez presume medidas sociales

En el curso del segundo bloque temático del debate, dedicado a la política social, Sánchez ha sacado pecho de las medidas que ha conseguido poner en marcha en tan sólo 10 meses en La Moncloa, un balance que Rivera ha tildado de irreal, mientras que Casado ve en riesgo el mantenimiento del Estado de Bienestar con la política económica socialista.

Con el mismo tono que ha empleado en sus mítines de campaña, Sánchez ha reivindicado su forma de hacer gobierno porque han “demostrado que se puede crecer y repartir el crecimiento“. Y ha pasado a enumerar las principales medidas sociales de su gestión: la recuperación de la sanidad pública universal, del subsidio para parados de más de 52 años y de la cotización de las personas que cuidan de familiares dependientes, la revalorización de las pensiones, la “mayor oferta de empleo público de la década” o la subida del sueldo de funcionarios, entre otras.

El candidato del PSOE ha pedido a Casado que le diga a sus candidatos y candidatas que “no es no” en las agresiones sexuales, en referencia a las declaraciones de la ‘popular’ Cayetana Álvarez de Toledo, y se ha enzarzado en una discusión con Albert Rivera sobre la gestación subrogada, durante el debate celebrado este lunes 22 de abril en RTVE.

“Señor Casado, me gustaría que le dijese a sus candidatos y, sobre todo, a sus candidatas que no es no y que cuando una mujer no dice sí, es no. Lo digo porque hay una experiencia clara por parte de las mujeres y es que cuando se sienten coaccionadas hay ocasiones en que no pueden decir no, ahí está el caso de las manadas”, ha subrayado durante su intervención en el bloque de política social.

Además, el líder socialista ha invitado a Casado a “decir a sus amigos ausentes de la ultraderecha –en referencia a Vox– que el vientre de una mujer no es un taxi“. A continuación, se ha dirigido al líder de Ciudadanos. “Y a usted señor Rivera le digo que el vientre de una mujer no se alquila”, ha subrayado.

Por su parte, el líder de Ciudadanos ha tachado a Sánchez de “carca”. “O sea que ¿usted decide por las mujeres o deciden las mujeres adultas libremente? ¿Dice la gestación subrogada? No sea carca Señor Sánchez, estamos en el siglo XXI: eutanasia, muerte digna, gestación subrogada”, ha indicado. El líder socialista se ha defendido asegurando que no es “antiguo” y que cree “en la justicia social” y en el “feminismo sin ningún tipo de adjetivo”.

“No, usted es excluyente”, le ha respondido Rivera, para recordarle un episodio de la manifestación feminista del pasado 8 de marzo. “Todos los españoles tienen la imagen de la Señora Calvo y de otras personas del PSOE gritando contra las mujeres de Ciudadanos en la manifestación de las mujeres. ¿Se puede ser más sectario y echar a mujeres del Día de la Mujer como hace el PSOE?”, se ha preguntado el candidato de la formación naranja.

Por otro lado, Sánchez ha reprochado a Casado que, como parte de la solución para sostener las pensiones, diga que “lo que tienen que hacer las mujeres es no abortar”, una idea que, a su juicio, “asusta a las mujeres“. El líder del PP ha incidido en una ley de maternidad para que “a la mujer que decida ser madre no le falte de nada” o la reducción a 30 días de las listas de espera en sanidad.

El tema catalán

Casado y Rivera han atacado a Sánchez por sus “pactos” con los independentistas y le han afeado que no aclare si indultará a los “golpistas”. Sin embargo, el candidato del PSOE ha calificado de “mentiras” y “falsedades” las afirmaciones de la “derecha“.

El presidente del Gobierno ha afirmado que tanto el independentismo como “las derechas” saben que la independencia de Cataluña “no se va a producir” y ha añadido que el problema en esta comunidad “no es la independencia sino la convivencia”. A su entender, ante ese problema lo que hay que hacer es “dialogar” dentro de la Constitución.

Sánchez ha tachado de “falsedades” y “mentiras” los argumentos de PP y Cs. “Llevan diez meses mintiendo las dos derechas”, ha proclamado, para añadir que hay que “respetar la separación de poderes”, el “trabajo de la Justicia y del Tribunal Supremo”.

De hecho, ha asegurado que “no hay precedente de un presidente del Gobierno que haya dicho antes de una sentencia en firme “qué es lo que va a hacer” y ha subrayado que el propio Felipe González ha dicho que no puede haber indultos antes de que haya sentencia en firme.

“No puede haber un indulto preventivo ni la negación preventiva del indulto“, ha exclamado Sánchez. También ha afirmado que “la derecha lo que hace es jugar y hacer trampas con las palabras” y ha preguntado al presidente del PP de “qué color tiene manchadas las manos”, después de asegurar en Barcelona hace dos semanas que Sánchez prefiere las “manos manchadas de sangre a las manos manchadas de blanco”.

Sánchez evita descartar un pacto con Cs

En el bloque de los pactos, Sánchez ha evitado descartar un pacto de gobierno con Ciudadanos, como le ha reclamado una y otra vez el líder de Podemos, Pablo Iglesias. Sánchez ha optado por destacar que es posible “un tercer espacio” en el que haya una “amplia mayoría” que apoye un Gobierno formado por socialistas e independientes “progresistas”, como el que ha liderado estos 10 meses.

Es más, Sánchez ha reprochado duramente al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que haya puesto un “cordón sanitario” al PSOE y no a una “ultraderecha” que ha calificado de “temible” y que ha identificado con Vox, ausente del debate.

“Qué decepción“, ha dicho una y otra vez Sánchez, mientras Rivera le reprochaba que quien es temible es el presidente catalán, Quim Torra, que llama “bestias taradas” a los españoles y que pese a ello el PSOE se ha puesto “en sus manos”.

Rivera se ha dirigido también al líder del PP, Pablo Casado, para insistir en que él está dispuesto a un pacto, pero siempre que queden excluidos los nacionalistas. En concreto, ha criticado que el PP esté dispuesto a pactar con el PNV, como ya hizo en el pasado.

Casado ha respondido dejando claro que esa acusación no la entienden los votantes del PP ni de Ciudadanos y, tras dejar claro que Rivera no es su adversario –“usted tampoco”, ha concedido el líder de Ciudadanos–, se ha defendido con un ataque: “Yo no voy a pactar con el PNV, ni con Sánchez, como usted hizo en 2015″.

Vox, la “ultraderecha temible”

Sánchez ha introducido a Vox en el debate al alertar de las consecuencias que podría tener para España un pacto del PP y Ciudadanos con la “ultraderecha temible”. No han sido numerosas las referencias a la formación de ultraderecha en este debate entre los candidatos del PSOE, PP, Unidas Podemos y Ciudadanos y del que el partido de Santiago Abascal ha estado ausente por decisión de la Junta Electoral Central.

Ha habido que esperar 35 minutos para que hubiera la primera alusión a esa fuerza política, por parte de Sánchez y sin citarla por su nombre. Cuando se debatía sobre las propuestas relativas a las políticas sociales y, en concreto, en las relativas a la protección de las mujeres, Sánchez se ha dirigido directamente al presidente del PP, Pablo Casado, para pedirle que trasladara a sus “amigos ausentes de la ultraderecha que el vientre de la mujer no es un taxi”.

Ha sido en el bloque relativo a política territorial cuando Sánchez ha vuelto a aludir a Vox. Cuando en un momento de ese debate Rivera le reprochaba su actitud ante el independentismo y le mostraba una foto suya con Torra en el palacio barcelonés de Pedralbes, el jefe del Ejecutivo le ha contestado que podía haber puesto en ese marco la foto de Colón. Se ha referido de esa forma al acto conjunto que celebraron PP, Cs y Vox en la plaza madrileña de ese nombre.

Sánchez, que en ningún momento ha citado a Vox por su nombre, ha advertido de los riesgos y ha asegurado que sólo el PSOE puede hacer frente al pacto de las tres derechas. “Las dos que están aquí y la ausente”, ha señalado antes de alertar que, si pueden, harán lo que están haciendo en Andalucía pero “con Casado de presidente, con Rivera de acompañante en algún ministerio y con la ultraderecha a los mandos”. A renglón seguido ha avisado de que la ultraderecha es una realidad muy peligrosa que no hay que olvidar.

La ultraderecha en este país es temible, está diciendo cosas como que hay que tener armas en casa, que hay que suprimir las autonomías, que la violencia de género es un cuento, que el genocidio nazi es un invento, llevan candidatos franquistas declarados en sus listas y dicen que van a cerrar las televisiones que no les gustan”, ha enumerado.

Y ante ello ha reprochado a Ciudadanos que “se abrace a la ultraderecha” y ponga un “cordón sanitario” con el PSOE al no querer pactar con él. También ha sido Sánchez el único que ha pronunciado el nombre del líder de Vox cuando en otro momento ha vuelto a alertar del pacto entre las dos derechas presentes en el debate “y la del señor Abascal, hoy ausente”.

Minuto de oro de Sánchez

Sánchez ha llamado a los españoles a hacer una “enorme moción de censura contra la desigualdad, la corrupción y la crispación como forma de hacer política” el próximo 28 de abril, en su minuto de oro del debate a cuatro en RTVE.

Sánchez, que ha intervenido el último de los cuatro candidatos, ha pedido el voto a los jóvenes, por el futuro; a las mujeres, por la igualdad y el respeto; a los mayores, por la seguridad; y a todos, por la convivencia. Al igual que en su intervención inicial, el candidato socialista ha recalcado que los españoles están llamados a elegir el 28-A qué país quieren y se ha reivindicado como el garante de la España que avanza.

A ese respecto ha defendido que hace diez meses presentó una “moción de censura que hizo historia y cambió el rumbo del país” y ha llamado a seguir apostando por esa “España que avance en justicia social, convivencia y limpieza”.